close
close

Más Contenido

Empresas que reducen la huella de carbono

OPAIN-El Dorado, Punto Azul y Cakao Río Black, algunas de las que apuestan al Programa Nacional Colombia Carbono Neutral, de Minambiente.

Ambiente

Manejo de residuos, aprovechamiento del aguas lluvia e implementación del sistema de iluminación retrofit’ en el El Dorado.

Archivo Particular

POR:
Portafolio
julio 01 de 2022 - 09:45 p. m.
2022-07-01

Cuando se habla de sostenibilidad y de reducir la hulla de carbono para contribuir a las metas para combatir el cambio climático, el ahorro de agua y energía, y el reciclaje de residuos como los envases de plástico y cartón figuran entre las primeras acciones que acometen las empresas.

Cada vez son más las compañías que se suman al Ministerio de Ambiente en su meta de llegar en el 2050 a la carbono-neutralidad, es decir compensar toda la huella de carbono. Aquí tres ejemplos de empresas que se la juegan por la sostenibilidad ambiental.

OPAIN-El Dorado

OPAIN-El Dorado se acaba de convertir en el primer aeropuerto del mundo certificado como edificación LEED Platino en operación y mantenimiento de edificios existentes, un reconocimiento que se otorga únicamente a construcciones que cumplan con estándares sobresalientes en materia de sostenibilidad.

Esta distinción está directamente alineada con la apuesta clave de OPAIN- El Dorado por la reducción de la huella de carbono, el aumento de la eficiencia energética, la protección del agua y el fortalecimiento de la economía circular.

“Estamos en un momento donde el planeta necesita un aporte real por parte de las empresas, y es precisamente por medio de la reducción de la huella de carbono y aumentando la eficiencia energética que lograremos dejar a las futuras generaciones un mejor planeta, este es nuestro compromiso desde El Dorado”, aseguró Andrés Ortega, gerente General de El Dorado.

Entre las acciones en pro de reducir la huella de carbono de OPAIN-El Dorado, en el 2021, se destaca el aprovechamiento del 100 por ciento del agua lluvia captada en la terminal que se utilizó en los baños. Fueron 14.443 metros cúbicos aprovechados, equivalentes a cinco piscinas olímpicas.

Otra acción estratégica fue la implementación del sistema de iluminación Retrofit, que representó un ahorro de energía de aproximadamente 80.000 kilovatios por mes, tras el reemplazo de 14.236 luminarias tradicionales por tecnología LED.

Y un tercer frente con logros destacados es el de la economía circular enfocado en aumentar el aprovechamiento de los residuos que se generan en la terminal, para generar un cambio permanente en los hábitos de consumo y disposición de los residuos.

Durante el 2021 se logró aprovechar el 64 por ciento de los residuos que se generan en el aeropuerto y solo se envió al relleno sanitario de Doña Juana el 36 por ciento. Gracias al compromiso de la comunidad aeroportuaria y a las alianzas con distintos actores del sector privado, a la fecha, a este 64 por ciento se le da una segunda vida útil y para el 2025 se espera llegar al 70 por ciento.

En el 2021, El Dorado desarrolló una alianza con Esenttia, llamada ‘Plástico por sonrisas’, que busca convertir el plástico reciclado en la terminal en parques para las comunidades vecinas al aeropuerto.

Entre las acciones en este frente también se destaca la capacitación del 81,91 por ciento del personal de la concesión y la sensibilización de 4.561 personas de la comunidad aeroportuaria, con el fin de mejorar la clasificación en la fuente de los residuos y el uso adecuado del código de colores. Esto permitió una gestión más responsable de los materiales que se reciclan.

Gracias a estas acciones, El Dorado es reconocido por Icontec como miembro platino basura cero pues durante tres años consecutivos ha mantenido la certificación en la categoría Oro, la máxima distinción. Entre las distinciones que ha recibido por su trabajo de sostenibilidad y reducción de la huella de carbono se destacan la Certificación LEED Platino, el nombramiento como Green Airport de Latinoamérica y el Caribe y el premio a la Eficiencia energética por iluminación Retrofit. Además, El Dorado fue vinculado al programa nacional de carbono-neutralidad del ministerio de Ambiente en la categoría más alta por el desarrollo de proyectos orientados a disminuir el impacto ambiental.

Otras acciones

La Planta de Tratamiento de Agua Residual (PTAR) del Aeropuerto El Dorado tiene una capacidad de tratamiento de 57,3 litros por segundo, que equivale a llenar una piscina olímpica en 12 horas. Este proceso evita el vertimiento de 1,85 toneladas al día de materia orgánica y 345,34 kilogramos de residuos sólidos. En 2021 se trataron 859.919 m3 de aguas residuales y se entregó agua en buenas condiciones al Río Bogotá.

Otro proyecto enfocado a la sostenibilidad es la instalación del primer punto de recarga para vehículos eléctricos, en una alianza con Celsia para fomentar el uso de energías limpias que descontaminan la ciudad. Gracias al uso de estos puntos de recarga, se deja de emitir 1 Tonelada de dióxido de carbono al mes, lo cual equivale a dejar de tanquear con combustible fósil 135 vehículos convencionales mensualmente.

“Al cierre del 2021, hemos reducido la huella de carbono en un 41 por ciento. Y la meta trazada por El Dorado es disminuirla en un 57 por ciento para el 2028”, aseguró el gerente Andrés Ortega.

Punto azul

Punto Azul ha trabajado en la recolección de residuos como plásticos, desde el 2019.

Archivo Particular

Punto Azul, la reducción de la huella de carbono en medicamentos y plástico

Punto Azul, la corporación que en los últimos 12 años ha liderado la eliminación adecuada de 3.227 toneladas de medicamentos en el país para evitar la contaminación que producen estos residuos, bajó en 13 toneladas anuales las emisiones de CO2 que hacía con el transporte de esos productos.

Esta es una contribución al compromiso ambiental que asumió Punto Azul al unirse a la alianza del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible Colombia-Carbono-Neutral, desde donde el sector privado se consolida como actor estratégico del logro de las metas climáticas del país.

“Nosotros teníamos toda la operación centralizada en Cota (Cundinamarca) y había un despliegue de transporte a nivel nacional muy importante para traer todo hasta el centro del país, y eso generaba un impacto evidente en huella de carbono por las emisiones en tema de transporte”, explicó Jorge Enrique Trujillo Sánchez, el director Ejecutivo de Punto Azul.

Ahora se cambió la logística, se sectorizó el transporte para hacer menos trayectos y más cortos y se pactaron alianzas con diferentes aliados y gestores para hacer un tratamiento de los residuos de manera local. “Esto nos ha llevado a reducir de manera importante la huella de carbono en el transporte: son 13 toneladas de dióxido de carbono equivalente”, agregó.

Aunque muchos colombianos lo ignoran, Corporación Punto Azul lidera el trabajo colectivo de recoger y disponer de manera correcta los residuos de medicamentos que, por ser considerados peligrosos, no deben ir a la basura corriente ni a las fuentes de agua. Cuenta con más de 1.700 puntos de recolección a nivel Nacional.

El trabajo comenzó en el 2010 con 26 empresas y, después de un intenso trabajo de ‘evangelización’ con los empresarios del sector, hoy lidera el trabajo con el 97 por ciento de las empresas farmacéuticas que operan en el país.

Este proyecto ambiental tiene el respaldo y aporte de 281 laboratorios que entraron en la dinámica de hacer el cierre de ciclo de vida de los medicamentos, en el marco del programa del ministerio de Ambiente denominado Responsabilidad Extendida del Productor (REP).

El tema es clave para el ambiente porque estos residuos generan procesos de resistencia microbacterial y son nocivos para las fuentes de agua y para las zonas donde se depositan las basuras.

Hoy la corporación cuenta con el reconocimiento de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) de ser el principal programa colectivo que cumple con los requerimientos relacionados con la devolución de productos posconsumo de fármacos o medicamentos vencidos.

A su misión con los medicamentos, Punto Azul le sumó en el 2019 la gestión de residuos de envases y empaques de papel, cartón, plástico, vidrio y metal. En dos años se han aprovechado 9.559 toneladas y se han beneficiado 5.000 familias en estado de vulnerabilidad vinculadas al proceso. Trujillo recuerda, fundamentado en un estudio del Ministerio de Ambiente, que por cada kilogramo de plástico reciclado se reduce en 2,7 kilogramos el dióxido de carbono equivalente.

“Esto nos lleva a que, en el caso de Punto Azul, de todas las toneladas que recogemos, 9.559, el 37 por ciento son plásticos, y bajo la conversión de ese estudio que hizo el Ministerio hemos reducido 9.255 toneladas de dióxido de carbono equivalente”, afirma el director de la Corporación.

Cacao

La apuesta por el cacao natural se enfoca en la salud.

Archivo Particular

Compañía verde de cacao natural

En una pequeña empresa ubicada en Bucaramanga, departamento de Santander, se produce desde hace cinco años cacao natural y orgánico. Desde el árbol hasta la barra, el chocolate y el cacao de mesa tienen certificación verde.

Se trata de Cakao Río Black (finca Santa Ana), una empresa de Cacao Orgánico Criollo Nativo Colombiano. Alexander Caicedo Guzmán, líder del equipo multidisciplinario que trabaja en este emprendimiento, comenta que han trabajado de la mano con Fedecacao, con el ministerio de Ambiente y con la autoridad ambiental de Santander.

“Los cultivos están desarrollados para sistemas agroforestales y el cuidado del agua, el suelo, los animales de la finca, el hábitat, la idea es no impactarlo”, informa Caicedo, que de manera paralela al desarrollo del emprendimiento se ha documentado sobre el tema de la huella de carbono para hacer parte del programa Colombia Carbono-Neutral.
Como emprendimiento verde, lo primero que se decidió fue no utilizar agroquímicos. “Desarrollamos nuestros propios abonos aplicando el modelo de economía circular; del cacao se hacen podas durante el año, dentro del proceso de cosecha se genera desperdicio y con el caparazón se hace un proceso y se convierte en abono orgánico”, dice.

Esta empresa está alineada con las tendencias actuales en las que las personas se preocupan por su bienestar físico y mental, que van de la mano con la alimentación y el consumo de productos amigables con el medio ambiente, que no contaminen. “Nuestro enfoque es en el ámbito de la salud, el cacao genera beneficios a la salud, más que comercializar a gran escala”, señala.

MÁS CONTENIDO*. Un proyecto de Contenidos Editoriales Especiales de EL TIEMPO, con el auspicio del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Destacados

  • MAS CONTENIDO
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido