La discapacidad cognitiva y el reto de la inclusión social

Según la OMS, más de 1.000 millones de personas en el mundo tienen algún tipo de discapacidad, es decir, cerca del 15% del total de la población.

Breves654
POR:
PORTAFOLIO
octubre 23 de 2020 - 08:06 p. m.
2020-10-23

Desde hace 25 años el programa Enlaces contribuye al desarrollo y preparación para la vida de personas con discapacidad cognitiva beneficiando, a la fecha, a más de 15.000 personas y sus familias.

De acuerdo con la OMS, más de 1.000 millones de personas en el mundo padecen de algún tipo de discapacidad, lo que representa cerca el 15 por ciento del total de la población, y, en Colombia, según el Censo Nacional de Población y Vivienda - CNPV 2018, hay 3.134.036 personas con dificultades para realizar actividades básicas diarias, 1.784.372 de ellas en los niveles de mayor severidad, lo que corresponde al 4.07 por ciento del censo nacional.

Adicionalmente, de acuerdo con las estadísticas del Dane, más de la mitad de los colombianos con alguna discapacidad son mujeres (54,1%) y la mayoría de las personas que presentan dificultad en su funcionamiento están en la edad más productiva. Sumado a ello, uno de los temas más cruciales para esta población es el laboral, solo el 29,1 por ciento, es decir, tres de cada diez personas han recibido alguna vez un ingreso por su trabajo.

Sin duda, este panorama hace cada vez más prioritaria la definición y puesta en marcha de políticas, programas y acciones orientadas a favorecer la protección de las personas con discapacidad en el país, así como la necesidad de promover su acceso a servicios de salud, formación, recreación, empleo, y, en general, alternativas que contribuyan al mejoramiento de su calidad de vida.

Y un ejemplo de ello es el programa Enlaces de la Caja de Compensación Familiar Compensar, que el próximo 30 de octubre cumple 25 años promoviendo la inclusión social de las personas con discapacidad intelectual afiliadas a la Caja en categorías A y B, por medio de procesos de movilización social, gestión del conocimiento, acompañamiento y orientación a las familias, como principales aliadas al proceso, así como a través de la articulación de alianzas con diversos actores del orden público y privado.

El programa, que desde su nacimiento ha beneficiado a más de 15.000 personas con discapacidad intelectual y a sus familias, contempla tres modalidades de atención. La primera, “Creciendo juntos”, para niños y jóvenes de 1 a 17 años, orientada al desarrollo de experiencias pedagógicas a partir del juego, la recreación, la exploración y el acercamiento a distintas expresiones artísticas. La segunda, “Habilidades para la vida”, orientada al fortalecimiento de las habilidades académicas y ocupacionales, para contribuir a la definición de sus proyectos de vida. Y, por último, “Formación para la inclusión laboral”, en alianza con el SENA, con el fin de promover el desarrollo de sus capacidades, la autonomía y la participación en los ámbitos ocupacional, productivo y social.

En su eje formativo, Enlaces ofrece una alternativa pedagógica complementaria de orden grupal, dirigida a potenciar el desarrollo de las capacidades y habilidades de los participantes a partir del reconocimiento de sus gustos, intereses y características individuales, además, contempla un fuerte componente de formación en valores.

“A lo largo de estos 25 años, el programa Enlaces ha logrado enlazar a cientos de personas con discapacidad cognitiva con un mundo lleno de oportunidades, aprendizajes y experiencias, que les han ayudado a crear lazos de confianza y sensibilidad hacia los demás y con ellos mismos, lo que impacta no solo en su bienestar, sino que también beneficia sus entornos familiares y sociales”. Señaló Diana Emilse Moreno, directora del programa Enlaces de Compensar.

Incorporación a la vida productiva

Por otra parte, Enlaces orienta importantes esfuerzos al reto de estimular el empleo en esta población, capacitando y empoderando a los participantes en la creación de sus propios emprendimientos, como el de María Camila Barrero, de 26 años, quien, junto a su familia, creó en el 2015 CamiObleas, un negocio de preparación y distribución de obleas que le ha brindado la posibilidad de vincularse al sector productivo. Sumado a ello, a través de ferias de emprendimiento promovidas por el programa, los jóvenes y adultos con discapacidad cognitiva se atreven a descubrir un mundo lleno de posibilidades, que los incorpora cada vez más al entorno laboral.

“Enlaces es muy importante en nuestra vida como familia y ha trascendido a otras familias, dejando huella, porque es que el que pasa por acá se lleva algo, el que pasa por acá no pasa inadvertido, hay muchas cosas que se aprenden y los padres aprendemos a reconocer las capacidades de los muchachos, aprendemos a socializar y a darle un espacio en la sociedad a nuestros hijos”, afirmó Isabel Náñez, madre de Diego González, uno de los participantes del programa.

A esta apuesta de Compensar por la inclusión social, se suma su continua participación en las olimpiadas especiales FIDES, el programa de vinculación laboral para personas con discapacidad motora y cognitiva que adelanta al interior de la organización en convenio con el SENA, y el Programa de Inclusión Laboral de su Agencia de Empleo y Emprendimiento, entre otros.


“Fieles al propósito con el que nacimos hace 42 años, en Compensar trabajamos continuamente en la creación de alternativas que nos permitan favorecer el bienestar integral de la población con discapacidad, tanto afiliada como no afiliada, contribuyendo de esta manera al propósito de construir una sociedad más equitativa, incluyente y con igualdad de oportunidades para todos”, puntualizó Margarita Áñez Sampedro, directora de la Unidad de Bienestar y Desarrollo Social de Compensar.

Recomendados

  • MAS CONTENIDO
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido