VIERNES, 12 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close

Más Contenido

26 jun 2023 - 12:00 a. m.

Surgen cambios en los motivos de consulta

La virtualidad ha vuelto más efectiva a la rama judicial.

Día del Abogado, virtualidad

La Fiscalía General de la Nación ha presentado muchas demandas de extinción de dominio, por lo que estas asesorías han tomado importancia en los últimos años.

iStock.

POR:
MÁS CONTENIDO

En cuanto a los divorcios, cesación delos efectos jurídicos o asuntos de familia, expertos aseguran que se ha evidenciado que la pandemia del covid-19, el confinamiento y la convivencia permanente por dicha causa generó muchos inconvenientes en las familias y que, por ende, a hoy se sigue consultando en gran cantidad para resolver estos asuntos.

En derecho penal, los motivos de consulta han cambiado en relación a los asuntos que en años anteriores se consultaban con mayor frecuencia. En el caso personal, las consultas sobre accidentes de tránsito donde se investigaba, imputaba, acusaba y sentenciaba por lesiones u homicidios en este contexto rebajaron sustancialmente.

Puede ser debido a las campañas de concientización, medidas administrativas de sanciones, etcétera, que ayudan a establecer la reducción de solicitud de servicios de asesoría y consulta. Por otra parte, existe un gran incremento de consultas y representaciones en delitos presuntamente cometidos en niños, niñas y adolescentes.

Bladimir Alzate Estrada, dice que básicamente se siguen presentando las mismas consultas pero que, de alguna manera, la coyuntura del país hace que se presenten asesorías en temas de insolvencia de persona natural no comerciante y reorganización de personas jurídicas.

“De la misma manera, ante el desbordado caso de actos ilegales y narcotráfico por el que pasa el país, la Fiscalía General de la Nación ha presentado muchas demandas de extinción de dominio, por lo que estas asesorías han tomado importancia en los últimos años”, anota este abogado urbanista de la Universidad Javeriana.

Innovación

En cuanto a la virtualidad de la rama judicial, así como la evolución de la sociedad, ha implicado un cambio importante en las necesidades de los ciudadanos y, por ende, de los requerimientos judiciales.

Seguramente la implementación de la Inteligencia Artificial cambiará de nuevo estas necesidades y requerimientos; ahora bien, se ha evidenciado un crecimiento importante en los últimos tres años de asuntos migratorios y adquisición de propiedades en Estados Unidos con el objetivo de dolarizar el patrimonio.

Debido a los retos sobre el cambio climático, el futuro de las mayores acciones judiciales será sobre consultas para la protección del medioambiente, en tanto que la sociedad colombiana –por la globalización cultural realizada por redes sociales– generará una mayor demanda de la igualdad de derechos en todos los ámbitos de la sociedad.

Inteligencia artificial sí, pero no así

Desde hace varios años la tecnología ha tomado un rol protagónico en el ejercicio de la abogacía. En 2017, JP Morgan Chase redujo 360.000 horas de trabajo de abogado a través de una herramienta llamada 'Coin', la cual se dedicaba a revisar contratos comerciales de préstamo. En tal sentido, el uso de inteligencia artificial en el sector legal no es una novedad y muchas firmas de abogados se apoyan en softwares especializados con el fin de mejorar su eficiencia y rentabilidad.

Ahora bien, la irrupción en el mercado de herramientas gratuitas como Chat GPT o Midjourney ha masificado la adopción de estas tecnologías, pero generando riesgos para la profesión legal; muchos abogados no entienden cómo funcionan estos algoritmos ni sus limitaciones, por lo que se exponen a inexactitudes en los documentos, a divulgar información confidencial o incluso a no ser dueños de los resultados.

Por ejemplo, en este momento existe una discusión acerca de quién es el titular de los derechos de autor de los documentos creados con inteligencia artificial, por lo que surge la duda de si estos resultados pueden ser explotados económicamente.

"Los abogados cuando usamos tecnología debemos conocer sus capacidades y tenemos la responsabilidad de supervisar los resultados que esta genera. No son raros los casos en los cuales sistemas de procesamiento de lenguaje natural inventan jurisprudencia o cometen imprecisiones conceptuales al no haber sido entrenados con ese fin. Confiar ciegamente en un programa de computadora sin indagar acerca de cuáles son sus capacidades o hacer una revisión exhaustiva de los documentos creados es susceptible de comprometer la reputación y responsabilidad profesional", anota Juan Sebastián González, asociado de Posse Herrera Ruiz.

Incluir herramientas que ayuden a los abogados a realizar su trabajo es necesario y deseable. "No obstante, para las firmas es fundamental desarrollar políticas internas de cómo usar las herramientas para preservar la confidencialidad de la información, garantizar la titularidad de los derechos de autor y verificar la calidad de los contenidos generados a través de estos sistemas", concluye González.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta