close
close
Andrés Barreto

Mercados gratis 

si como ciudadanos no conocemos los mínimos deberes de información y legalidad, difícilmente dejaremos de caer en esquemas ilegales como pirámides.

Andrés Barreto
POR:
Andrés Barreto
mayo 24 de 2022
2022-05-24 10:09 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/02/10/602404e1ac19d.png

Hay conceptos difíciles de entender y otros que simplemente parecen no interesarnos y que a veces, con irresponsabilidad y ligereza, desconocemos para después reclamarlos cuando hemos desatendido nuestro deber de información.

Hace algunas semanas escuché en una radio musical un fin de semana un concurso en donde los oyentes llamaban y daban un listado de productos que empezaran por la misma letra durante un minuto, siempre y cuando los productos fueran de la canasta familiar para que la emisora se los regalara. Para mi sorpresa evidencié que los oyentes en su mayoría mencionaban productos que no eran de la canasta familiar, agotaban el tiempo por falta de conocimiento, y veían truncado su deseo de acceder a la generosa oferta de la emisora.

Imaginé que la mayoría eran personas trabajadoras que en su día de descanso aprovechaban una pausa en sus quehaceres para concursar y así aliviar el bolsillo, sin embargo, este episodio me hizo recordar que, como consumidores somos desinformados, y por ende como ciudadanos a veces irresponsables.

La desinformación que nos embarga en las más sencillas nociones económicas, en nuestra educación financiera, en los asuntos que como consumidores nos afectan (productos, impuestos, precios, etc.) son terreno fértil para tomar decisiones irresponsables de consumo.

Reiteradamente vemos como en compras y acceso a productos financieros y digitales no tradicionales, así como captaciones masivas e ilegales (pirámides), la falta de información y transparencia de los oferentes, unido a la candidez e irresponsabilidad de los tomadores, terminan en el reclamo al Estado, por situaciones autogeneradas por nuestra impericia e irresponsabilidad al momento de tomar estas decisiones.

Según Asobancaria, para 2021, después de una década de avance en educación financiera y más de 110 iniciativas en curso, Colombia tuvo un retroceso de 1,13 puntos en conocimiento, comportamiento y aptitudes, frente a la medición hecha por la CAF en 2013. A su turno, como consumidores tenemos 11 derechos y solo 5 deberes en la ley, a más de una amplia gama de instrumentos de protección desde lo administrativo hasta lo judicial, que abarcan el comercio tradicional y electrónico, sobra decir el formal.

A pesar de los inmensos esfuerzos por capacitar, informar y vigilar, si como ciudadanos no conocemos las mínimas nociones de finanzas personales y los mínimos deberes de información y legalidad, difícilmente dejaremos de caer en esquemas ilegales como pirámides, tendremos que recurrir al gota-gota, seremos víctimas de financieras abusivas, o adquiriremos deudas impagables.

Ojalá que este desconocimiento no afecte nuestras decisiones democráticas cuando votemos sin saber cómo nos impactan las promesas basadas en gasto, como se afectarán nuestras pensiones, empleos o ahorros, y como los controles de precios y el proteccionismo afectan la oferta y calidad.

Así como los oyentes de la emisora perdieron la oportunidad de algo ‘gratis’, seamos ciudadanos informados.

ANDRÉS BARRETO GONZÁLEZ
Superintendente de Industria y Comercio
superintendente@sic.gov.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes