close
close
César Caballero Reinoso

Mi voz de protesta

La alcaldesa Claudia López vuelve a insistir en relacionar a los migrantes venezolanos con el deterioro de la seguridad en Bogotá.

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso
agosto 22 de 2021
2021-08-22 08:54 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

La primera ocasión puede ser equivocación, la segunda implica convencimiento. La alcaldesa Claudia López vuelve a insistir en relacionar a los migrantes venezolanos con el deterioro de la seguridad en la ciudad y por ese camino estigmatiza a un grupo poblacional abriendo la puerta a expresiones y comportamiento xenófobos.

Elevo mi voz de protesta ante esta iniciativa y felicito al presidente Iván Duque por haber salido al paso y manifestar que la creación de un ‘bloque conjunto’ entre Migración Colombia y la Policía Nacional era una pésima idea de política pública.

La alcaldesa intenta minimizar las implicaciones de su iniciativa, pero si el problema que quiere abordar es el de la impunidad por falta de identificación de las personas, existen otras vías para manejar el asunto, distintas a un grupo conjunto de funcionarios públicos y fuerza pública buscando migrantes en las calles.

Además, como ha sido reportado las cifras no le dan la razón: la inmensa mayoría de los crímenes de la ciudad son cometidos por colombianos. Los venezolanos son acusados del 2 % de los hurtos y representan el 1,7 % de la población carcelaria.

No se si la alcaldesa sea o no xenófoba, pero su insistencia a conectar los temas de seguridad con el fenómeno de la migración abre la puerta para muchas expresiones y acciones claramente xenofóbicas. Basta ver algunos de los comentarios en redes, que apoyan la iniciativa para ver el nivel de intolerancia, prejuicios y expresiones racistas en contra de los venezolanos en Colombia.

La mala idea de política pública afortunadamente murió con el anuncio. En eso hay que reconocer y alegrarse de la existencia de muchas voces públicas, de ciudadanos, periodistas, funcionarios y políticos que la rechazaron.

No obstante también aparecieron voces de una minoría de periodistas y ciudadanos en redes sociales, a favor. Priman los prejuicios, el señalamiento de casos aislados, la falta de conocimiento sobre las cifras y el deseo de una solución fácil, equivocada y peligrosa: “recójanlos a todos, enciérrenlos en un caja y mándelos a Venezuela”, dice uno de ellos.

Un país de migrantes internacionales, que ha sufrido la estigmatización en otros lugares porque algunos colombianos se dedican al narcotráfico debe ser más reflexivo a la hora de plantear estos temas. El liderazgo público de la alcaldesa debería ser más constructivo y cuidadoso al escoger sus palabras e imaginar alternativas para cumplir con sus responsabilidades.

Creo en la fuerza innovadora de los migrantes, en su contribución al desarrollo y bienestar de nuestro país de quienes sólo desean un lugar en la tierra donde poder construir sus sueños y afortunadamente han llegado a Colombia para hacerlo.
Reitero lo dicho en esta columna hace un tiempo: Bienvenidos todos los venezolanos.

CÉSAR CABALLERO
​Director de Cifras y Conceptos

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes