Altura de los carros: un centímetro puede hacer la diferencia

Algunos milímetros de más, especialmente cuando se trata de la la distancia al piso, son determinantes y pueden dar lugar a dos modelos distintos.

Colombianos invertirán $13 billones en comprar carro en 2012

Algunas cotas en la ficha técnica del carro le pueden indicar el uso para el que fue pensado.

POR:
Portafolio
agosto 27 de 2019 - 03:24 p.m.
2019-08-27

Más espacio para los hombros o las piernas en la banca trasera, un poco más de reglaje de altura en los puestos delanteros, pueden ser suficientes para tener que rediseñar varios elementos del interior en beneficio de una mayor habitabilidad. Seguramente a muchos les ha pasado: llevan el carro a lavar y cuando van a salir nuevamente algo no cuadra. Todo parece estar fuera de lugar y el carro se siente raro. La razón: corrieron la silla un ‘punto’ hacia adelante o hacia atrás. Solo un par de centímetros, tal vez menos, pero eso bastó para que todo se sintiera fuera de lugar.

Lea: (Mercado automotor continuó al alza en el primer semestre)

Considerándolos solo como números, esos milímetros o centímetros de diferencia parecerán poco, pero cada vez que una marca renueva o actualiza un modelo suele hablar sobre esas pequeñas modificaciones y ganancias en la amplitud interior

Lo mismo sucede con el exterior y especialmente con una medida que puede hacer la diferencia en países del tercer mundo, como el nuestro, donde la malla vial suele pasar factura. Hablamos del despeje al suelo, esa distancia que permitirá salir de un garaje o pasar un policía acostado sin problema o raspando la parte inferior del carro.

Lea: (GM desafía al mercado de deportivos con otro Corvette)

Aunque la idea de un carro ‘levantado’ no es nueva, podría decirse que el 2005 fue un año decisivo en la región, pues en Brasil se dieron a conocer los Volkswagen Crossfox y Fiat Uno Mille Way que literalmente abrieron el camino para lo que hoy es una oleada de subcompactos con ínfulas de SUV.

La moda de los SUV es tan fuerte que incluso se ha convertido en una estrategia de mercadeo para vender estos pequeños carros con alguna mayor altura al suelo y con algunos apliques plásticos a lo largo de su carrocería. Tanto así que algunas marcas los comercializan como parte de su portafolio de camionetas o SUV.

Dejando de lado esta estrategia, sobre la cual cada marca tiene claros los números de su efectividad, pasemos a lo importante: ¿qué incidencia tienen esos centímetros de más sobre el suelo? Tomaremos como ejemplo algunos de los modelos que se venden en Colombia en su versión tradicional y/o en su variante ‘levantada’.

Tenemos los Chevrolet Spark y Spark Activ, y Onix y Onix Activ. Están el Kia Rio y Kia Tonic. El Fiat Uno Way. Los Renault Sandero y Stepway. Y finalmente los Volkswagen Xtreme (antiguamente conocido como Crossfox y variante del Fox que no se comercializa en nuestro país) y el Cross up! (cuya versión tradicional tampoco se comercializa en Colombia).

La diferencia entre el Spark y el Spark Activ es de apenas un centímetro sobre el suelo, dada principalmente por las llantas que son más altas en este último por 1.6 centímetros en total; es decir, este apartado aporta 8 milímetros más de altura porque esta reparte en el diámetro. ¿Dónde está el resto? Por alguna razón las marcas no quisieron entrar en detalle cuando preguntamos sobre las diferencias técnicas, pero podríamos apuntar a puntos de soportes distintos de la suspensión o resortes espirales más largos.

Lo mismo sucede en el caso de los Onix y Onix Activ, este último midiendo 1.4 centímetros más sobre el piso con una altura total de llantas 1.3 centímetros mayor. Además de los apliques estéticos de cada versión Activ, el principal diferencial con las versiones tradicionales es el precio. Por ejemplo, de 34 millones en su versión de entrada, el Spark pasa a 40 millones como Activ, en tanto que el Onix sube desde los 46 hasta los 52 millones. En ambos casos la mecánica es la misma.

Entre el Kia Rio y el Kia Tonic la altura sobre el piso varía en dos centímetros a favor del Tonic, cuyas ruedas son 1.5 centímetros más altas en total. De los ejemplos que aquí mencionamos este es donde más diferencia de precio hay (de 53 millones se pasa a 64.4 millones), en parte porque es el único caso donde también se cambia de mecánica: del 1.4 litros del Rio al 1.6 litros del Tonic.

Donde hay más diferencia de altura es entre el Sandero y el Stepway: 2.9 centímetros (1.9 cm total de ruedas), y una diferencia de precio casi tan significativa como en el caso de los Kia: 36.6 millones del primero y 46.4 millones del segundo. Curiosamente, esa diferencia de altura de las ruedas parece haber sido compensada con unas relaciones de caja (en tercera y quinta marcha) y relación final distintas. Claro que también las marcas agregan accesorios y embellecedores externos como boceles, bómperes, barras de techo o rines que justifican el precio superior, más allá del centimetraje sobre el piso.

Por su parte, el Fiat Uno Way (34 millones) ofrece un despeje total de 19 centímetros y los Volkswagen Xtreme (47 millones) y Cross up! (39 millones) 21 centímetros. Este último bien podría ser el modelo más beneficiado por el despeje, pues su distancia entre ejes también es de las más cortas.

¿Apariencia o funcionalidad? Lo primero es subjetivo y lo segundo tiene sus variables, pues como acabamos de mencionar la altura libre al piso también está condicionada por aspectos como la distancia entre ejes (entre mayor esta medida, menor el efecto de la altura), así como de qué tan largos sean los voladizos delantero y trasero.

Igualmente, unas ruedas más altas condicionarán el pique y la frenada, en tanto que una mayor altura pasará factura a la aerodinámica (que puede influir en el consumo) y sobre todo en la estabilidad debido a que el centro de gravedad es más alto. Cabe mencionar que ninguno de estos modelos equipa control de estabilidad.

Estas modificaciones no son simples porque siempre implican rediseño de los ángulos de las suspensiones de algunas piezas o el largo de trabajo de los amortiguadores.

Asimismo cuando se ponen llantas de mayor altura y avance, es necesario modificar las relaciones de la caja y diferencial para compensar la pérdida de aceleración, como el caso que citamos de los Renault. Por lo tanto, cuando muchas personas piensan en “levantar” el carro caseramente sin pasar por estos requisitos pueden solucionar un problema de vadeo de obstáculos pero ingresar a una zona de inconvenientes tecnológicos que existirán inevitablemente.

De ahí que la recomendación es que, cuando necesite un vehículo de este tipo, recurra siempre a la versión original “levantada” del mismo, si existe.

Lo cierto es que independientemente de todo esto son carros que así como entran por los ojos (porque seguramente a más de uno le gustarán más estéticamente), también llenan ese espacio para quienes necesitan una mayor altura al suelo pero sin tener que recurrir a un vehículo más grande (un crossover o SUV ‘de verdad’, por ejemplo) con todo lo que eso conlleva (tamaño, desempeño, capacidades, costos, etc.).

REDACCIÓN VEHÍCULOS - EL TIEMPO

Siga bajando para encontrar más contenido