Que los días sin IVA no se conviertan en dolores de cabeza

"Hay que evitar la tentación de adquirir diversos artículos por tener un precio menor, pero que realmente no son necesarios", asegura un experto.

Día sin IVA

Los días sin IVA buscan impulsar las ventas, los ingresos de los comerciantes y generar beneficios para los consumidores al permitirles adquirir una serie de productos a menores precios.

Fotógrafo: JAIVER NIETO ÁLVAREZ/CEET

POR:
Portafolio
junio 18 de 2020 - 04:29 p.m.
2020-06-18

Los días sin IVA son una de las medidas que el gobierno nacional definió desde 2019 para impulsar el comercio en el país, fomentar la formalidad y la bancarización. Ante la crisis generada por la pandemia, se han hecho varias reformas en relación con la propuesta inicial, de manera que, según lo consignado en el Decreto 682 de 2020, sus fechas se anticiparon, se amplió el conjunto de productos con este beneficio y se elimina el requisito de la factura electrónica.

Lea: (Economía colombiana se desplomó en abril)

Estos días sin IVA buscan, además de impulsar las ventas y los ingresos de los comerciantes, generar beneficios para los consumidores al permitirles adquirir una serie de productos a menores precios que los habituales, pero es indispensable ser cuidadosos a la hora de tomar las decisiones de compra.

Lea: (Colombianos buscan nuevas opciones para pago deudas tras el Covid-19)

En primer lugar, es recomendable hacer una planeación de las compras que se deseen hacer, pues se puede caer en la tentación de adquirir diversos artículos por tener un precio menor, pero que realmente no son necesarios, decisión que resulta arriesgada en momentos de incertidumbre económica como la que atravesamos. Las compras tienen un alto componente emocional, es decir, en muchas ocasiones decidimos con el corazón, por impulsos, sin mayores cálculos, ante lo cual el consejo es mantener la cabeza fría, hacer un presupuesto y cumplirlo con disciplina.

Lea: (Militarizan a Barranquilla por desborde de casos de coronavirus)

Segundo, hay que tener en cuenta que, lastimosamente, algunos establecimientos están aprovechando la ocasión para aumentar sus ganancias, mediante la distorsión de los precios, subiéndolos en días previos para mostrar descuentos que realmente no existen y dejar para su bolsillo el ahorro que le correspondía al comprador. Es por esto que se debe tener claridad sobre cuál es el precio justo del producto que se desea adquirir, comparar varios establecimientos y en caso de identificar irregularidades, poner la queja respectiva ante la Superintendencia de Industria y Comercio.

Ahora bien, un tercer aspecto es el relacionado con la forma de pago que se usará, pues tanto el pago con tarjeta débito como el realizado con tarjeta de crédito tienen sus riesgos. En medio de esta delicada crisis se requiere cuidar al extremo el efectivo, pues aún no hay certeza del momento en que ella se superará, de manera que, a pesar de que ciertas compras pueden ser muy convenientes, no conviene excederse en los gastos y quedarse sin reservas que pueden ser vitales en los meses venideros.

Si el pago se hace con tarjeta de crédito, se recomienda la moderación, no gastar más allá de la capacidad real de pago que se tenga a futuro, la cual en muchos casos se presenta hoy como incierta. Adicionalmente, es bien sabido que los intereses que se pagan al usar esta alternativa son los más altos del mercado y bien pueden superar los descuentos que se obtienen en los días sin IVA, dejándonos al final con más deudas y con productos cuyo precio neto es más alto que el usual. No está de más resaltar el riesgo de hacer compras con dinero prestado, pues muchos colombianos se encuentran sin empleo o con ingresos muy reducidos, caso en el que no es recomendable pedir plata prestada para adquirir productos que incluso no se necesitan, lo cual agravaría más su situación económica.

En cuarto lugar, la seguridad a la hora de comprar por Internet es un aspecto fundamental, debido al creciente riesgo de estafa, posible robo de información o incumplimiento de las condiciones ofrecidas. El comercio electrónico es uno de los campos de mayor crecimiento en la actualidad, dadas las restricciones que la pandemia está generando para la asistencia a locales físicos; se espera, entonces, que durante los días sin IVA haya un importante crecimiento de las transacciones virtuales, hecho que resulta conveniente para quedarse en casa, evitar posibles aglomeraciones y dar cumplimiento a las disposiciones de autoridades para el cuidado de la salud.

A este respecto, la recomendación es comprar en establecimientos reconocidos, en páginas web oficiales y seguras (deben iniciar por https), consultar referencias de otros clientes, llamar telefónicamente y tomar datos de quién atendió el pedido, asegurarse de contar con garantía de la compra, desconfiar de promociones exageradas (sobre todo si son presentadas por vendedores de quienes no hay claridad sobre su reputación), usar equipos propios y en ningún caso dar datos personales más allá de lo estrictamente necesario. Estas recomendaciones son particularmente importantes para personas que por diversos motivos no tienen la suficiente experiencia en el manejo de la tecnología para hacer pagos y transacciones.

Será necesario evaluar la experiencia de esta primera jornada sin IVA para corregir posibles fallas en los siguientes (3 y 19 de julio), de tal forma que cumplan efectivamente los objetivos para los que fueron diseñados, contribuyendo al dinamismo de la economía y, particularmente, al bienestar de los consumidores, quienes deben tomar decisiones bien pensadas para que el ánimo de hacer compras con descuentos no resulte convirtiéndose en un dolor de cabeza (y de bolsillo).


Por: Alejandro J. Useche. Profesor Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.

Recomendados

  • MIS FINANZAS
  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido