close
close

Mis finanzas

Diferencias entre una deuda buena y una mala

Siga estas recomendaciones para que sepa cómo usar de manera correcta un crédito.

Créditos

Lo ideal es crear un plan de ahorro que permita tener los recursos antes para así evitar, entre otras cosas, los intereses.

Archivo

POR:
Portafolio
mayo 29 de 2022 - 09:22 p. m.
2022-05-29

Aunque la mayoría de veces las deudas tienen una connotación negativa en el imaginario de la gente, lo cierto es que estas no son siempre malas. Lo importante es saber usar los créditos a nuestro favor y tener así una vida tranquila.

(Inteligencia Artificial a la hora de tomar decisiones crediticias). 

“Conocer cómo usar de manera correcta un crédito nos permitirá conseguir metas y sueños. Además, desde las entidades financieras enseñar esto nos permite transformar vidas y acercar de una manera más fácil a las personas a sus objetivos”, afirma Fabio Chavarro, gerente Corporativo del Grupo Juriscoop.

Lo primero que debemos saber es que una “buena deuda” “es aquella que permite generar dinero con ella.

Por ejemplo, comprar una vivienda que en un futuro se revalorice; invertir en un negocio con el que tendrá un ingreso extra; o para estudios, lo que le permitirá optar por mejores puestos de trabajo con salarios más altos, puntualiza Chavarro.

Por su parte, una “deuda no es tan buena” cuando genera gastos, como comprar un celular a demasiadas cuotas, las cuáles van a superar la vida útil del mismo, o endeudarse para ir de vacaciones.

(Abecé del proyecto que busca acabar el llamado crédito ‘gota a gota’). 

El experto señala que para estas ocasiones lo ideal es crear un plan de ahorro que permita tener los recursos antes para así evitar, entre otras cosas, los intereses.

Lo segundo a tener en cuenta es conocer para qué sirven los diferentes créditos que nos ofrece el mercado financiero y darles el mejor uso.

Fabio Chavarro, Gerente Corporativo del Grupo Juriscoop nos explica las diferencias:

-Crédito de Libre Inversión: Como bien dice su nombre este tipo de crédito puede utilizarse para cualquier cosa, vacaciones, educación, compras o como ayuda con alguna obligación. “Normalmente, las entidades financieras no solicitan tanto requisitos a la persona interesada, convirtiéndolo en una gran opción, rápida y de fácil acceso” apunta Fabio Chavarro.

El monto otorgado dependerá de la capacidad de pago de endeudamiento del usuario y el plazo será definido con la entidad al igual que la tasa de interés que será fija desde el inicio al fin, lo que garantizará que la cuota mensual no varíe, pudiendo ajustar de esa manera nuestras finanzas.

Dentro de este tipo de crédito existe otro que se llama Cupo Rotativo, “en este el usuario siempre tiene una cantidad permanente de dinero que le permitirá contar con efectivo para lo que necesite, transfiriéndolo a una cuenta de ahorros o corriente” afirma el gerente corporativo del Grupo Juriscoop. En otras palabras, es un crédito que funciona como una tarjeta de crédito.

-Créditos Específicos: Este tipo de créditos sí tienen un destino específico y no podrán ser utilizados para otra cosa. Por ejemplo: créditos educativos, hipotecarios, vehículo, entre otros. La ventaja de estos es que las condiciones de los mismos están diseñadas para ese fin determinado y tendrán unos beneficios en cuanto a tasa y plazos de pago que se ajustarán mejor al solicitante que otro tipo de crédito.

-Crédito por Nómina: Este préstamo es parecido al de Libre Inversión. Lo que lo diferencia es que para que una entidad financiera te lo otorgue deberás tener la cuenta de nómina con ellos. Es entonces cuando en base a tu salario el banco te otorgará un monto determinado y el pago del mismo se descontará automáticamente de tu cuenta, mensualmente.

-Tarjeta de Crédito: Seguramente este producto de crédito sea el más famoso y conocido por todos. La tarjeta de crédito es un medio de pago con el que puedes hacer compras, en establecimientos o internet, o retirar dinero en forma de “avance” y cancelar el valor de estas posteriormente.

“Al usar este producto lo ideal es poder diferir las compras a una sola cuota para evitar el pago de los intereses que suelen ser los más altos. O bien diferir en montos que se adecuen a tus finanzas. Ten en cuenta que en los próximos meses tus gastos aumentarán y tendrán un pago extra que debemos planificar para no caer en mora”, declara Fabio Chavarro.

“Al usar cualquiera de estos productos de crédito es muy importante que seas consciente que se trata de un préstamo, una plata que necesitas y no es tuya, la cual deberás ir pagando dentro de los plazos y términos que hayas acordado con tu entidad financiera. Debemos ser responsables con el compromiso adquirido para evitar sobreendeudarnos y tener una vida financiera sana y controlada”, finaliza Fabio Chavarro, Gerente Corporativo del Grupo Juriscoop.

Destacados

  • MIS FINANZAS
  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido