close
close

Jubilación

Envejecimiento suma presión fiscal en economías: Ocde

La organización indicó que es indispensable una reforma laboral para hacer frente a esta situación.

Empleados

El crecimiento económico de los países miembros de la Ocde disminuiría 1,5% a 2060. Cortesía

Archivo particular

POR:
Bloomberg y AFP
octubre 19 de 2021 - 10:00 p. m.
2021-10-19

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, en su informe ‘Juego largo: perspectivas a 2020’, señaló que a 2060, las presiones fiscales en los países aumentarán 8 puntos en el PIB.

(Le puede interesar: Ocde rebaja previsión de crecimiento económico mundial para 2021)

También argumentó que es necesaria una reforma laboral que permita lidiar con el encarecimiento de los servicios pensionales y de salud.

(Lea: Acuerdo histórico para un impuesto mundial a las multinacionales)

La Ocde prevé que, por motivos de envejecimiento de la población, los problemas fiscales de los países se agudizarán. “Las tendencias seculares como el envejecimiento de la población y el aumento del precio relativo de los servicios seguirán agregando presión sobre los presupuestos gubernamentales”, argumentó la organización.

Asimismo afirmó que, de acuerdo con el escenario a 2060, la desaceleración en las grandes economías y las menores ganancias en productividad disminuirían el crecimiento económico tendencial en los 38 países miembros de la Ocde y las naciones que pertenecen al G20. Explicó que se reduciría a la mitad de lo registrado en la actualidad (3%).

Para hacer frente a esta presión, los países tendrían que aumentar sus ingresos en un 8% del PIB, indicó la organización.

Como una estrategia para reducir este efecto a largo plazo, el informe propone que se lleven a cabo reformas de tipo laboral, respecto al aumento de la edad de jubilación según la esperanza de vida de cada país.

Para la organización se deben eliminar las jubilaciones anticipadas y sumar ocho meses de trabajo más por cada año de esperanza de vida.

Según la Ocde, esto podría reducir la mitad de la presión fiscal esperada en cuatro décadas. Sin embargo, aclara que la estrategia debe ajustarse a las características demográficas de cada país.

Por otro lado, aclaró que una de las consecuencias de esta presión fiscal sería el aumento de la deuda pública, puesto que se ha incrementado de 2019 a 2022, entre 20 y 25 puntos de PIB, a causa del covid-19.

Esto generaría que, después de la normalización financiera, los intereses de la deuda aumenten entre 1 y 1,5 p.p de PIB .

Destacados

  • MIS FINANZAS
  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido