La letra menuda, lo que más debe revisar de la garantía de su carro

Antes de hacerla efectiva debe tener claro cómo funciona ya que esto le evitará dolores de cabeza. 

Comprar Carro

Llegado el caso en que haya que hacer uso de la garantía las marcas explican que esto se tramita a través de sus respectivos canales de servicio.

123rf.com

POR:
Portafolio
noviembre 28 de 2018 - 03:51 p.m.
2018-11-28

Al comprar un carro nuevo uno de los aspectos que mejor expone cada marca es el cubrimiento que ofrece su garantía. Sin embargo, esto debe mirarse más allá del tiempo o kilometraje, pues la letra menuda de las inclusiones, exclusiones y condiciones es espesa.

La garantía suele cubrir un periodo mayor al tiempo que el primer propietario mantiene en su poder el vehículo, es decir, que a veces el segundo dueño ‘hereda’ la garantía. Pero está sujeta a que todos los mantenimientos se hagan dentro de los tiempos estipulados en la red de servicio de la marca, y a que no haya modificaciones que alteren los sistemas originales del vehículo, como por ejemplo cuando se cambian sistema de sonido o las luces.

(Lea: Carros sin conductor transitarían con valores 'morales')

Volviendo a la letra menuda, hay que tener claros todos los ‘asteriscos’ de la garantía pues esto hará la diferencia entre un posible dolor de cabeza, un daño o falla no cubierta e incluso la decisión de no comprar uno sino otro vehículo.

Lo primero que se debe tener claro es el cubrimiento, tanto en tiempo como en kilometraje, pues así como varía entre marcas también lo hace entre los diferentes modelos de la misma.

(Lea: ¿Cuándo y por qué es necesario reparar el motor de su vehículo?

Por ejemplo, mientras que BMW ofrece los mismos dos años sin límite de kilometraje para todos sus modelos, la anunciada Garantía Total Honda de 2 años o 100.000 km no incluye a los modelos WR-V, HR-V LX y Accord, que tienen sus propias cláusulas.

En Ford los tres años sin límite de kilometraje no aplican para la Ranger; en Chevrolet el cubrimiento varía según el tipo de vehículo; a las Renault Koleos y Alaskan les aplica una garantía de tres años o 100.000 km, diferente a los dos años o 50.000 km de los demás modelos; y los 7 años o 150.000 km de Kia incluyen una extensión de garantía de dos años o 50.000 km que Metrokia ofrece adicionalmente a los 5 años o 100.000 km ofrecidos de fábrica.

(Lea: ¿En qué ciudad sale más económico comprar un seguro para el carro?

También es importante aclarar que marcas como BMW y Honda incluyen el mantenimiento gratis durante un tiempo, pero este ítem se debe revisar con lupa para estar seguros de qué incluye y qué no.

Este, precisamente, es el siguiente punto que se debe tener en cuenta, pues así como hay fallas de fábrica que pueden ser solventadas por un llamado a revisión, hay piezas que al estar sujetas a un desgaste por su uso, no siempre están cubiertas por la garantía. En todo caso eso no las exime de ser propensas a un desgaste o daño prematuro por error de fabricación y no únicamente por un “mal manejo” por parte del propietario.

Las mencionadas marcas afirman que todas las partes del vehículo están cubiertas por la garantía por defectos de fabricación o ensamble (no por desgaste), pero que para que el proceso sea efectuado bajo estos parámetros son sus técnicos, con la ayuda de máquinas especializadas de diagnóstico, quienes deben hacer un análisis; y son ellos los que tienen el veredicto final sobre la razón por la cual ocurrió el daño, si fue por un defecto de fábrica o desgaste normal de la pieza.

Juan Sebastián Neira, gerente de posventa de Kia, aclara que “en los casos de componentes sujetos a desgaste tales como amortiguadores, embrague, pastillas, cuando se presentan fallos prematuros, o sea daños antes de la vida útil esperada, se evalúa cada caso en particular y si no se debe a un maltrato o uso inapropiado del vehículo (tales como empleo en competencias, sobrecarga, uso no acorde al especificado, no seguir las instrucciones de los manuales de garantía y mantenimiento o del propietario, etc.), se concede la garantía”.

En el caso de Chevrolet, por ejemplo, Juan David Rosero, gerente de operaciones de servicio de General Motors Sudamérica Oeste, es muy claro al explicar que este análisis se hace desde dos frentes.

“Uno, el componente afectado. Este puede dar evidencia si estuvo dañado por una mala operación o defecto de calidad. Por otro lado, a través de la extracción directamente del computador del carro donde se saca una lectura para revisar cómo están funcionando todos los testigos en el caso de alguna falla electrónica, o se pueden ver aceleraciones y demás y le puede dar evidencia si fue por un defecto de fábrica o uso inadecuado del propietario. En el caso de amortiguadores, piezas de desgaste y demás, también podemos analizar el impacto en amortiguadores; si fue por un hueco o efectivamente por una falla de calidad. Hoy por hoy contamos con proveedores que tienen equipos para diagnosticar si efectivamente fue por falla de producto”. Al comprar un carro nuevo uno de los aspectos que mejor expone cada marca es el cubrimiento que ofrece su garantía. Sin embargo, esto debe mirarse más allá del tiempo o kilometraje, pues la letra menuda de las inclusiones, exclusiones y condiciones es espesa.

A propósito de esto, las fallas electrónicas son hoy en día un punto crucial, pues gran parte de los vehículos dependen de estos sistemas. Por la misma razón, cualquier intervención que se pueda hacer sobre el mismo puede repercutir en un fallo complejo y conscientes de eso las marcas son claras al decir que no habrá cubrimiento de la garantía si por ejemplo hubo alguna instalación ajena de luces o sistema de sonido.

Llegado el caso en que haya que hacer uso de la garantía las marcas explican que esto se tramita a través de sus respectivos canales de servicio. Sin embargo, si hay una discrepancia entre la marca y el cliente, por ejemplo porque se alega que una falla no puede ser cubierta por la garantía, el cliente puede acudir a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

De acuerdo con esta entidad es posible acudir a ellos por Garantía del bien o por Garantía del servicio, casos por los cuales entre 2016 y 2018 se han presentado un total de 3.067 solicitudes. Una vez abierto el caso frente a la Superintendencia, el proceso tiene una duración aproximada de siete meses antes de que se dé un veredicto, el cual igualmente puede ser apelado por cualquiera de las dos partes.

Lo ideal es que desde el principio se tenga clara la forma en que funciona la garantía de su vehículo para saber no solo qué aplica, sino también cómo. De esa forma, en caso de ser necesario la garantía podrá ser aplicada en el momento y manera adecuada, sin necesidad de ir a instancias más largas y complejas.

LLAMADOS A REVISIÓN

Un punto importante a tener en cuenta son los diferentes llamados a revisión que hacen los fabricantes de vehículos para solventar posibles fallas que puedan tener algunos de sus modelos. Estos llamados son registrados a través de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y aunque en teoría cada representante debería comunicarse con sus clientes para hacer efectivo el proceso, esto no siempre es posible, por ejemplo porque el vehículo ya cambió de dueño.

En estos casos es responsabilidad del propietario actualizar sus datos y/o estar al tanto de los llamados que puedan estar vigentes para su vehículo. Esto se puede hacer a través de la página web de la SIC, siguiendo los enlaces ‘Protección del consumidor’, ‘Campañas de seguridad’, ‘Campañas de seguridad automotores’. Dichas revisiones no tienen costo para el cliente.

REDACCIÓN VEHÍCULOS

Siga bajando para encontrar más contenido