Las deudas y su efecto en la salud

Estudios han encontrado que sobreendeudarse o incumplir con sus obligaciones pueden llevarlo a enfermarse.

Depresión

Las personas con deudas iguales o superiores a sus ingresos totales presentaban las peores condiciones de salud.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
febrero 20 de 2019 - 09:37 a.m.
2019-02-20

Las deudas pueden llegar a ser perjudiciales para la salud. Estudios han comprobado que las personas que pasan por una crisis financiera tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud mental que los que no enfrentan dificultades económicas.

Una investigación realizada por la Universidad de Southampton y la Universidad de Kingston en Inglaterra (2013) analizó la relación entre los problemas de salud y de la deuda. En esta se detectó que más del 25% de los participantes que estaban endeudados tenían problemas de salud mental.

Por su parte, un estudio realizado por la antropóloga Elizabeth Sweet, que estudia la relación entre las deudas y la salud en la Universidad de Massachusetts, en 2014 encontró que las deudas podrían contribuir al desarrollo de una salud precaria.

El análisis, que contó con la participación de 8.400 personas entre los 24 y 32 años, midió la relación entre las deudas y la salud teniendo en cuenta factores como el estatus socioeconómico, el ingreso familiar y las condiciones de salud preexistentes.

(Lea: Generación X, la más endeudada en el país

Entre los hallazgos más importantes está que las deudas afectan a la población más joven y que cerca del 20% de los encuestados aseguró que aunque liquidara sus activos seguiría endeudado. De igual manera, las personas con deudas iguales o superiores a sus ingresos totales presentaban las peores condiciones de salud.

“Nuestros hallazgos muestran que reportar una deuda financiera alta en relación con los activos disponibles se asocia con una mayor percepción de estrés y depresión, un peor estado general de salud y una mayor presión arterial diastólica”, señala el estudio.

La mayoría de estudios existentes al respecto, relacionan enfermedades como el estrés, la ansiedad y la depresión con situaciones económicas difíciles. De igual manera, para expertos como el psicólogo clínico Jonathan Irreño Sotomonte, estas enfermedades mentales pueden desencadenar en problemas físicos como enfermedades gastrointestinales, lumbares o cefaleas.

(Lea: Deudas decembrinas acompañarán a los colombianos hasta mitad de año

“No hay un registro que relacione en el país enfermedades mentales con la situación financiera. Sin embargo, al tratar al paciente se va llegando a las razones que dieron pie al desarrollo de dicha enfermedad, y las deudas suelen estar asociadas”, explicó Irreño.

De acuerdo con Irreño, en muchas ocasiones estas relaciones se dan por las expectativas que generan la solicitud de préstamos, pues en su gran mayoría, las personas suelen tomar créditos para estudios, comprar la casa o el vehículo de sus sueños, así como viajar y comprar cosas que satisfaga sus necesidades.

Sin embargo, al revisar los números y caer en cuenta que se llegó a un sobreendeudamiento, suele presentarse una frustración, que desestabiliza su estado emocional. Así como un temor a perder los activos, culpabilidad y vergüenza.

“Muchas personas presentan sobrepreocupación por esas deudas o problemas financieros los cuales los llevan a tener síntomas como ansiedad, depresión. Incluso, puede que presenten alteraciones de sueño, terror nocturno”, explicó Irreño.

Desde su experiencia, el especialista ha detectado que existen tres compromisos financieros que comúnmente están asociados con los pacientes que presentan este tipo de enfermedades: los créditos hipotecarios, los créditos educativos y el gota a gota.

Para el primero, Irreño asegura que el solo hecho de que haya un temor a perder un patrimonio familiar puede repercutir en la salud mental de las personas. “Este tipo de casos hace que la familia se desestructure, tanto que en muchas ocasiones los familiares tienden a responsabilizar a la persona por las decisiones tomadas y aislarlas, lo cual genera una alta carga de sintomatología de enfermedades mentales”, explicó.

Frente a los créditos educativos, el tiempo que proyecte una persona para pagar su deuda es un factor que genera frustración y que puede repercutir en la depresión.

“Otro de los problemas financieros que puede desencadenar en un problema psicológico son las deudas gota a gota. Cuando se presentan conductas de amenazas o temor de peligro de vida del deudor o sus allegados, claramente el nivel de ansiedad y depresión aumenta”, comentó el psicólogo.

¿CÓMO ACTUAR ANTE ESTA SITUACIÓN? 

Para Irreño, lo principal es la existencia de un equilibrio entre la inteligencia emocional y la inteligencia financiera.  "Es muy difícil decirle a una persona que tenga inteligencia emocional si maneja estrés o ansiedad o depresión cuando sigue manteniendo un total desequilibrio en su vida financiera. Por lo que debe complementarse esos dos puntos con una previa educación y tratamiento", señaló.

De igual manera, puntualmente en el tema psicológico, algunos métodos de protección que pueden tomar son: 

* Buscar información sobre cómo solventar los compromisos financieros. 
* Tener algún tipo de distracción que lo aleje de mantener su mente concentrada en sus problemas financieros. 
* Tener hábitos saludables: comer bien, dormir bien, hacer actividad física. Esto ayudará a mitigar sintomatología ansiosa o depresiva. 
* Crear estrategias familiares para mejorar la sintomatología y para sacar adelanta las obligaciones. 
* Buscar ayuda en el momento oportuno. 

Siga bajando para encontrar más contenido