Edificar ciudades dormitorio, el reto de los constructores

Mucha gente tiene actividades en Bogotá, pero vive en los municipios aledaños y necesita oferta.

VALORIZACIÓN de la vivienda

123rf

POR:
Portafolio
octubre 08 de 2018 - 09:53 p.m.
2018-10-08

A Julián Colmenares dos situaciones lo llevaron a vivir en Cajicá hace diez años: “Mi papá tenía una bodega en la vía a Siberia –al occidente de Bogotá, en la calle 80– y por comodidad decidió venderla y comprar otras en Tocancipá y Zipaquirá. De paso, yo entré a estudiar a la Universidad de la Sabana y la cercanía hizo las cosas más fáciles”.

(Lea: Auge de las ciudades impulsa a municipios). 

Hoy, Colmenares es abogado en una compañía con sede en la capital y sigue viviendo en Cajicá, donde, a pesar de los pormenores propios de la de movilidad, se siente a gusto, mientras que su padre continúa con sus negocios.

Estos casos son los de muchas personas, que han ‘hecho maletas’ para irse a sitios aledaños a Bogotá, donde la demanda de vivienda también se ha incrementado de forma considerable, obligando a los constructores a impulsar la oferta.

De hecho, un reciente reporte de la Galería Inmobiliaria reveló algunos datos sobre el stock disponible en la ciudad y sus municipios aledaños, varios de ellos en el grupo donde están los que se identifican como “dormitorios”, pero que –vale aclarar– el informe no discrimina. Aun así, es relevante el hecho de que de 29.591 casas y apartamentos nuevos en oferta, a agosto pasado, 11.201 pertenezcan a esas zonas cercanas a Bogotá.

BAJO ‘UN MISMO TECHO’

Al respecto, el gerente del Grupo Oikos, Luis Aurelio Díaz, le dijo a Portafolio que “lo que buscan quienes optan por estos lugares es tener todo cerca, luego de llegar de trabajar de la capital”. O, como el papá de Colmenares, mover negocios allí, porque hay exenciones tributarias y beneficios para las empresas que llegan. Para Díaz, la forma de atender esta demanda es con proyectos de uso mixto, es decir, que tienen centros comerciales, zonas recreativas, colegios, espacios para el deporte y hospitales, entre otros.

Según el directivo, el transporte es un tema para monitorear, pero la mezcla de servicios –insiste– “es lo que hace exitoso el modelo y por eso se están haciendo más proyectos en estas ciudades dormitorio”.

(La casa de los 446 millones de dólares). 

Al margen de beneficios como contar con la naturaleza y con servicios complementarios, hay otros aspectos del ordenamiento que están en la agenda de los constructores.

Por ejemplo, el presidente de la constructora Amarilo, Roberto Moreno, sugiere manejar temas estratégicos del concepto de ciudad-región para contrarrestar problemas de movilidad e incluso, la disposición de servicios públicos, porque, al final, “lo que se busca es que exista una integralidad”.

Al respecto, el directivo de Economía Urbana, Julio Miguel Silva, señala que “básicamente, lo que se requiere es un ordenamiento institucional supramunicipal para planificar mejor el territorio y los proyectos que son de interés común para dos o más municipios. Sin ese ordenamiento no es posible o es muy difícil la formulación y ejecución de proyectos”, enfatiza.

En esto coincide Sandra Forero, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), quien considera que desde el punto de vista funcional de la planificación territorial, “estas ciudades deben integrar elementos que permitan lograr un equilibrio urbano como movilidad e infraestructura social, entre otros. Esto implica ejercicios de planificación con visión regional e inversiones en infraestructura”, señala.

A su turno, Andrés Correa, vicepresidente de los miembros jóvenes de la Federación Colombiana de Profesiones Inmobiliarios (Fiabci), explica que “al agotarse el suelo urbano, una consecuencia es que se incrementa el valor por metro cuadrado en los centros de las capitales; por eso, el auge de las ciudades dormitorio y los municipios aledaños”.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios.

Siga bajando para encontrar más contenido