‘El control urbano en Colombia es muy deficiente’

La corrupción campea en todos los sectores y la arquitectura no es ajena. Sin embargo, frente a otras profesiones somos los de menos líos: SCA.

Flavio Romero, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

Flavio Romero, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 09 de 2018 - 11:04 p.m.
2018-10-09

DESDE marzo del 2015, el presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA), Flavio Romero, ha tenido que vivir y opinar sobre varias situaciones, propias de su cargo, que van desde la realidad de una arquitectura colombiana en ascenso, hasta los pormenores del desplome del edificio Blas de Lezo o la polémica por la construcción del proyecto de vivienda Aquarela, ambos en Cartagena.

Aun así, la mayoría han sido buenas noticias. De hecho, hoy el directivo suma su segunda Bienal de Arquitectura como cabeza de la SCA, pero su agenda tiene chuleadas muchas más como participante activo. Por eso, a propósito de la inauguración de la edición número 26 del certamen que va hasta el próximo 12 de octubre, en Cartagena, Romero habló con Portafolio de su actividad, desde diversos frentes.

Al comienzo identificamos dos situaciones recientes, aunque hay más, que pusieron sobre la mesa el tema del control urbano. ¿Qué está fallando?

En general el control urbano en el territorio colombiano es muy deficiente. Falla en muchos aspectos, para enumerar solamente algunos: incompetencia de las personas a cargo, focos de corrupción y clientelismo político, enfoque inadecuado de cómo debe ser el control, procesos policivos y jurídicos excesivamente lentos, desconocimiento de las normas urbanísticas e irrespeto por quienes las conocen amparados en la impunidad y la falta de recursos técnicos, económicos y humanos para tamaña tarea.

A propósito, la SCA ha trabajado desde hace tiempo temas de ética en el ejercicio de la profesión. ¿Cómo ve que en algunos casos la arquitectura y la ingeniería no sean ajenas a temas de corrupción?

Es natural que en una sociedad donde la corrupción campea en todos los sectores nuestra profesión no sea la excepción. Sin embargo, contamos con el Consejo Profesional Nacional de Arquitectura y Profesiones Auxiliares (CPNAA) que preserva la ética entre los colegas, y que está integrada a la comunidad y permanece vigilante. Más bien, anoto, que son pocos los colegas envueltos en líos éticos, frente a otras profesiones.

La SCA se ha caracterizado por ser muy académica, pero ahora está al tanto de las políticas de Estado y opina sobre otros temas. ¿Qué lectura le da a lo que dejó el gobierno saliente para el sector y a lo que viene?

Entre los principios de la SCA está su relación con el Estado; por lo tanto, es natural nuestro interés por las políticas desarrolladas por los gobiernos, especialmente en los aspectos del patrimonio arquitectónico, la vivienda y la planeación territorial. En los tres campos, el gobierno Santos sobresalió por su consistencia en el desarrollo de planes de vivienda de interés social (VIS), donde cumplió un importante trabajo para disminuir el déficit cuantitativo y el cualitativo.

Del mismo modo se adoptaron medidas financieras para facilitar la adquisición de vivienda a personas de estratos más solventes. También es justo reconocer el avance logrado en dotación de agua potable y la construcción de alcantarillado.

¿Y qué le sugiere al actual gobierno?

Las políticas exitosas deben mantenerse y hay que implementar otras que puedan incrementar la cobertura de servicio y la construcción de VIS. Además, a las instituciones que lideren proyectos de edificaciones e infraestructura hay que exigirles que realicen concursos de méritos de diseño urbanístico y arquitectónico, que son sinónimo de transparencia, pluralidad de oferentes y diversidad de alternativas.

También es clave que el actual gobierno reciba asesoría y acompañamiento de los cuerpos consultivos del gobierno como la SCA, que, además, hace parte del Colegio Máximo de las Academias.

Hoy comienza la Bienal Colombiana de Arquitectura. ¿Qué puede adelantar de las obras participantes?, ¿qué le ha sorprendido?

Que en Colombia se está haciendo muy buena arquitectura en espacio público, en equipamiento urbano y en vivienda social.

La arquitectura colombiana está siendo reconocida internacionalmente por su alta calidad, así lo han manifestado los miembros extranjeros del jurado. Por otra parte, destaco la masiva y profunda producción editorial liderada por las universidades del país, con variados temas, análisis de nuestra realidad, muy vinculada a los fenómenos mundiales.

A propósito de la VIS, en otras ocasiones el premio para este tipo de obras se declaró desierto, pero algo ha mejorado. ¿Qué trae esta bienal?

La alta producción de VIS en el país ha contribuido a encontrar canales de eficiencia habitacional y operativa, con oferta variada en muchas regiones nacionales.

Hay participación de profesionales y empresas de todo el país con obras de calidad, producto del acierto gubernamental de llevar bienestar a la población menos favorecida. Este año tendremos premio y reconocimientos.

Tras las secuelas del 2017, el primer semestre del 2018 no fue bueno para muchas industrias, entre ellas, la construcción. ¿Qué prevé para el cierre del año y para el 2019?

Que habrá un renacer con mucho dinamismo. Las campañas políticas metiendo miedo y mostrando diablos o fantasmas generaron desconfianza entre los inversionistas. El panorama se despejará pronto.

Se está hablando bastante de la economía naranja en diferentes áreas. ¿Cuál puede ser el aporte de la arquitectura?

La arquitectura por sí misma es naranja, porque se fundamenta en los aportes del talento, el recurso intelectual, construir basado en la creatividad y el optimismo.

Clave, además, promover la arquitectura colombiana en el mundo a través de la Cancillería y ProColombia, participar en la próxima bienal de Venecia, realizar muestras de arquitectura.

Nosotros estuvimos en Italia hace tres semanas reunidos con los colegios de Arquitectos de Florencia y Roma, así como en las universidades de Venecia y Florencia donde acordamos realizar exposiciones de la XXVI Bienal Colombiana durante el primer trimestre de 2019.

Gabriel E. Flórez G.
En Twitter: @GabrielFLorezG

Siga bajando para encontrar más contenido