‘Quitar subsidios de la VIS y darlos a la clase media no sería ético’

Según el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, la meta es bajar el déficit de vivienda social y para lograrlo, los auxilios son claves.

Jonathan Malagón, ministro de Vivienda.

El subsidio a la tasa ayudó al estrato medio, pero fue una medida contracíclica, dijo el ministro Jonathan Malagón. Foto: Minvivienda

Cortesía. Minvivienda

POR:
Portafolio
agosto 12 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-08-12

según el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, algunos representantes del sector constructor le han sugerido destinar al estrato medio parte de los recursos vigentes de los subsidios a la tasa, que la política habitacional ha focalizado en la vivienda de interés social (VIS).

Sin embargo, el funcionario dice que entiende la preocupación de los constructores, debido a que varios indicadores no han tenido el comportamiento esperado, pero asegura que “además de antitécnico, no sería ético hacerlo”.

Lea: (‘La compra de vivienda usada debería respaldarse con subsidio’)

Malagón reiteró que “el 90% de las metas del Plan Nacional de Desarrollo (PND) están en la VIS, porque, precisamente, el objetivo es disminuir el déficit y para lograrlo, los subsidios en este segmento son determinantes”.

¿Qué mensaje les envía a quienes construyen y compran oferta diferente a la social?

No hay duda de que el subsidio a la tasa fue importante para el segmento medio, pero vale recordar que era una medida contracíclica. Ahora, no cumple el propósito social que tiene el Estado.

Ese subsidio respaldaba la compra de vivienda entre $112 millones y $360 millones. ¿Cómo se ha comportado este rango?

Aquí es importante revaluar una idea equivocada en el sentido de que al haber quitado el beneficio, este mercado cayó, cuando lo cierto es que el dato anual, a junio pasado, demostró que sin esta ayuda, las ventas crecieron 7,5%. Y curiosamente, con el auxilio el comportamiento no era el mejor.

Entonces, ¿qué sucedió?

La problemática en este segmento es más profunda, viene de tiempo atrás y se manifiesta en el indicador de rotación (tiempo en que se vende una casa o un apartamento), que de 9,7 meses en el 2015 aumentó a 15 meses en junio de este año; ¿por qué?, porque hay unidades producidas desde el 2014 que no se comercializaron y de un inventario promedio de 2.000 viviendas, pasamos a casi 10.000. Es decir, aún hay viviendas construidas sin vender.

¿Cuáles son las fórmulas para mover ese inventario acumulado?

Las tenemos. El hecho de darle a la VIS la importancia que se merece, no significa que abandonamos otros mercados. Muestra de ello es que estamos impulsando la entrega de créditos para adquirir viviendas construidas en este rango y, para ello, debo anunciar que antes de que finalice agosto empezará a funcionar el apoyo del Fondo Nacional de Garantías (FNG) a las operaciones de leasing que financien hasta el 90% del valor de los inmuebles. A esto le sumaremos los prestamos tradicionales, con el apoyo de la banca, y el crédito constructor.

Retomemos la VIS, donde, precisamente, el indicador de iniciaciones estuvo bien, según el dato anual a junio...

Por encima de los lanzamientos y las ventas, la iniciación de viviendas nuevas sí nos permite ver qué se está construyendo, y eso mostró la VIS, pues el indicador se incrementó 24,1%. Incluso, el dato de la rotación o tiempo en el cual se venden los inmuebles, estuvo en 6,1 meses en junio pasado.

Pero quiero destacar otro dato relevante relacionado con la entrega de subsidios entre agosto del 2018 y el mismo mes de este año: sumamos 38.000, lo que es importante si se compara con los 37.987 entregados entre el 2015 y julio del 2018. Esto es una demostración del gran potencial, si, además, tenemos en cuenta que hay más de 100.000 colombianos ávidos por comprar VIS a través del programa Mi Casa Ya.

¿Cree que el 2019 cerrará mejor o tendremos que esperar hasta el próximo año?

Veo muchos lanzamientos de VIS en el segundo semestre que, por lo tanto, serán iniciaciones en el 2020. Esto, acompañado del ajuste de los precios tope que plantea el PND, de la habilitación de suelo y de la continuidad de los subsidios (que irán hasta el 2025), nos permitirá sumar entre 60.000 y 70.000 unidades. A esto debemos agregarles los trece macroproyectos de interés nacional, que participan con el 20% de la meta total de 520.000 VIS que esperamos construir en el cuatrienio.

¿En qué va la idea de sumar los subsidios de las cajas de compensación familiar y los del Fondo Nacional de Vivienda (Fonvivienda)?

Bien. De hecho, son muy importantes para ayudarles a las familias a lograr el cierre financiero. A mi me mortificaba el hecho de no poder llegarles a los hogares que ganan menos de 2 salarios mínimos; sin embargo, con esta iniciativa será posible, además, porque en el primer año se gestionarán $300.000 millones del Fondo de Vivienda de Interés Social (Fovis) que administran estas entidades.

SEMILLERO DE PROPIETARIOS

El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, destacó que el programa Semillero de Propietarios, que es un arriendo con opción de compra, se lanzó el 24 de agosto del 2018, y para respaldarlo, se aprobaron vigencias futuras. “Así, aseguramos recursos para los primeros 40.000 beneficiarios, de un total de 200.000 en el cuatrienio”, dijo el funcionario, quien recordó que en días pasados se lanzó la plataforma de registro de beneficiarios y el aplicativo para la inscripción de viviendas y gestores inmobiliarios. Lo que sigue, este mes, es notificar a los inscritos que cumplen los requistos”.

GABRIEL E. FLÓREZ G.
Redacción Economía y Negocios – El Tiempo

Siga bajando para encontrar más contenido