Sector edificador, firme para enfrentar el cambio climático

Una buena parte de las iniciativas de todas las industrias, deberán apostarles a enfrentar el calentamiento global. Ya hay un camino recorrido.

Cambio climático

Varios constructores han atendido el llamado para enfrentar el cambio climático.

123rf.

POR:
Portafolio
octubre 01 de 2018 - 02:43 p.m.
2018-10-01

Buscar la forma de ser amigables con el medioambiente, y, en consecuencia, con quienes habitan el planeta, es una preocupación que empieza a subir escalones en el listado de prioridades del empresariado colombiano.

Entre ellos están varios constructores, que han atendido el llamado para enfrentar el cambio climático y, tras ese objetivo, mitigar los problemas causados –por ejemplo– por la contaminación, la mala disposición de escombros y residuos, y el derroche de agua, energía y otros recursos.

(Lea: Medio ambiente, uno de los retos del país en la Ocde)

En la actividad edificadora, el compromiso ha aumentado debido al crecimiento de proyectos, que van desde viviendas, complejos de oficinas, hoteles y otros usos.

Una de las compañías comprometidas con esta causa es Prabyc Ingenieros, que tiene en las cuatro torres de oficinas identificadas como Elemento, en la Avenida del Dorado, en el occidente de Bogotá, un ejemplo del aporte al medioambiente. De hecho, cuentan con la certificación estadounidense de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED), que reconoció cómo el complejo provee soluciones sostenibles.

(Lea: Alimentos pierden nutrientes por el cambio climático

Por ejemplo, la compañía implementó paneles solares y 8.000 metros cuadrados de zonas al aire libre, entre otros sistemas que –finalmente– lo que buscan es aportar al objetivo de ser más verdes.

Justo en la misma línea están los representantes de las zonas francas y los puertos colombianos, quienes durante su primer congreso celebrado recientemente en Cartagena, firmaron un memorando comprometiéndose a contribuir, por medio de diferentes acciones, a mitigar las consecuencias del cambio climático con la instalación de mecanismos para generar fuentes de energía renovable en sus instalaciones.

(Lea: El cambio climático aumentaría las muertes en Colombia

De parte de las constructoras también hay otros ejemplos claros de lo que significa contribuir con la sostenibilidad. Según Juan Carlos Ardila, gerente técnico de la constructora Hábitat de los Andes, “del lado de los empresarios se ha pensado en crear algunos espacios dedicados a combatir los factores climáticos y de contaminación; esto, sin la necesidad de que exista una legislación que obligue a tomar medidas al respecto”.

De todas formas, con la premisa de que todo lo que se gestione normativamente y desde las empresas suma al objetivo general, Ardila agrega que al momento de evaluar el tema, hay que destacar los primeros pasos que se están dando, por ejemplo, en las ciudades intermedias de Colombia.

“Allí, hay una dinámica interesante en el impulso de este tipo de políticas, que, de hecho, en la mayoría de los casos siguen una misma vía con la promoción, tanto de la parte arquitectónica y urbanística, como de la movilidad, con el transporte sostenible”, enfatiza Ardila.

RENOVACIÓN URBANA APORTA


Incluso, en aras de sumar más acciones y aportar a los objetivos, los proyectos de renovación urbana tienen un gran reto. En Bogotá, por ejemplo, hay varias intervenciones; una de ellas es el complejo inmobiliario ubicado en la antigua fábrica de Bavaria, en el occidente de la ciudad, donde –además de atender el déficit habitacional– hay acciones de alto contenido ambiental.

Según Hernando Salazar, vocero de los gestores del plan parcial en el cual se proyecta la renovación, “las tendencias en el sector de la construcción apuntan a que los edificios cuenten con fachadas sostenibles y otros elementos que, de una u otra forma, cumplan requerimientos constructivos, pero también se adecúen a las variables que buscan contrarrestar el cambio climático”.

Incluso, a lo que están haciendo los sectores público y privado también se suman entidades foráneas como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que –de hecho– cuenta con todo un programa guiado al respecto, o las Naciones Unidas, que a través de varias estrategias, reconocen los esfuerzos particulares o grupales realizados para cumplir con esa materia.

El trabajo gremial también está encaminado a sumar, si se tiene en cuenta que reúne a las firmas del sector. Al respecto, en días pasados la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, recordó cómo el país, y, con este, sus compañías edificadoras, están en línea con los compromisos adquiridos por el país en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21).

De las oficinas de los constructores, pasando por el gremio que las agrupan, hay otra serie de estrategias que incluyen –por ejemplo– la participación de la banca apoyando diferentes procesos.

Por ejemplo, en el portafolio de opciones, Bancolombia está impulsando incentivos especiales para los compradores de casas o apartamentos con características sostenibles, si hacen parte de las obras que ellos financian. El beneficio está representado en una tasa efectiva anual de 35 puntos, dependiendo de la construcción y sus certificaciones, como la Edge o LEED.

A esta apuesta de la banca hay que agregarle la participación de otras entidades, que muestra la diversidad de frentes comprometidos con la causa. La WWF, una organización no gubernamental que impulsa el concurso One Planet City Challenge, promueve la sostenibilidad urbana y con su participación, incentiva a la actividad edificadora, a través de la promoción de transporte en bicicleta, el uso de energías renovables y la capacidad para transformar los residuos, entre otras estrategias.

De hecho, esta iniciativa tuvo su origen en una de las grandes preocupaciones: la emisión de los gases efecto invernadero (GEI) proveniente de las urbes, que tal como lo informa la entidad, producen el 70% de las emisiones.

A pesar de esta alerta, es importante destacar –en el caso colombiano– cómo Cali, Ibagué y Montería demostraron su capacidad para sacar adelante políticas acordes con los objetivos que persigue One Planet City Challenge.

Incluso, en días pasados, una delegación de Armenia (Quindío) visitó la ciudad española de Almería para trabajar, precisamente, a favor del desarrollo urbano sostenible.

Este intercambio entre urbes nació de la iniciativa de Cooperación Urbana Internacional (IUC), que está apoyando a ciudades en distintas regiones del mundo, con el fin de que se conecten y compartan soluciones comunes en desarrollo urbano sostenible, en el marco de la Nueva Agenda Urbana y la lucha que existe contra el cambio climático.

MEDELLÍN, PRESENTE EN RECIENTE CUMBRE

En días pasados, líderes políticos y de la sociedad civil del planeta, científicos y empresarios, entre otros, se reunieron en San Francisco (EE. UU.) para participar en la Cumbre Mundial de Acción Climática.

Allí, estuvieron alcaldes de varias ciudades, y entre ellos hubo en representante de Colombia: Federico Gutiérrez, de Medellín. También de Suramérica estuvo Carlos Rodríguez, alcalde de Quito (Ecuador).

Llamó la atención –según la agencia Efe– el compromiso de varias empresas, cuyos voceros explicaron los esfuerzos contra el cambio climático: Hyundai, IKEA, Starbucks, Apple, Salesforce, Microsoft y Google son algunas.

Siga bajando para encontrar más contenido