close
close
Otros Columnistas

Mujer y rol en la reactivación económica

Las mipymes son los actores principales ante el reto de aumentar la participación de la mujer en el mundo laboral.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
noviembre 24 de 2021
2021-11-24 12:11 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La participación de la mujer es de gran importancia en el cumplimiento de los derechos humanos y en el crecimiento de la sociedad. Lo anterior, se enmarca dentro del Objetivo 5 de Desarrollo Sostenible como base para lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a las mujeres y niñas.

En la historia del país, desde el reconocimiento de la mujer por parte del Estado a través del ejercicio de su derecho al voto por primera vez en el año 1957, se han ido ganando espacios en diferentes ámbitos, marcando hitos en cambios culturales, democráticos y económicos. Sin embargo, muchos de los indicadores en materia de empleo, educación, y participación en cargos públicos siguen reflejando una brecha que, aunque era preexistente a la pandemia, con esta se amplió. Esto visibiliza la necesidad de profundizar sobre una estructura normativa e institucional que ofrezca las mismas oportunidades de desarrollo para todos.

Teniendo en cuenta el mercado laboral en Colombia, se observa que, la tasa de participación de las mujeres siempre ha estado por debajo de la de los hombres y al realizar un comparativo entre el año 2019 y 2020 respecto al total de ocupados, las mujeres disminuyeron en un 27% mientras que, los hombres disminuyeron en un 17%, representando cerca de tres millones de empleos femeninos perdidos. Por otro lado, cuando las mujeres logran ingresar al mercado laboral, son segregadas a ciertas ocupaciones y sectores económicos, obligándolas a ocuparse en la informalidad.

Por lo anterior, en el proceso de reactivación es elemental no solo recuperar los empleos perdidos, sino posicionar bases que permitan una mayor participación laboral femenina en el país, siendo preciso simplificar la legislación en busca que esta no se convierta en un factor exclusivo por parte de los empleadores al complejizar su contratación.

Al incentivar la diversidad de género por medio de la contratación femenina,
permite conformar equipos con altos niveles de conocimiento y proactividad en la implementación de nuevos emprendimientos mejorando el desempeño del tejido empresarial. Según un estudio de Catalyst, las compañías con mujeres en cargos gerenciales para el año 2004 obtuvieron un retorno sobre su patrimonio 35% más alto que aquellas entidades con menos mujeres al mando. Aunado a lo anterior, según expertos, la inserción laboral de las mujeres, además de ser rentable para las empresas y para la economía, incide en aspectos como la disminución de la pobreza impactando positivamente en las familias, ya que las mujeres son responsables del 45% de los hogares colombianos.

Frente a esto, el papel de la mipyme es fundamental al generar cerca del 80% del empleo, lo cual las convierte en los actores principales ante el reto de aumentar la participación de la mujer en el mundo laboral, por lo que las acciones deben ir enfocadas a volver a niveles prepandémicos, e incluso superarlos y en el aprovechamiento de instrumentos gerenciales como factores claves para adoptar modelos de negocios más inclusivos.

ROSMERY QUINTERO
Presidente Nacional de Acopi

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes