‘Aportamos 60.000 barriles a la producción de Ecopetrol’

María Victoria Riaño, presidenta de Equión, explica cómo desarrollan la operación, en plena cuenta regresiva para devolverle la licencia a Ecopetrol. 

María Victoria Riaño, presidenta de Equión.

“En el 2018 generamos un flujo de caja positivo por US$350 millones”, dice María Victoria Riaño, presidenta de Equión.

POR:
Portafolio
mayo 14 de 2019 - 10:20 p.m.
2019-05-14

Luego de ocho años de operación, el próximo 29 de febrero del 2020, la compañía Equión desaparecerá del radar de la actividad petrolera de Colombia. La razón, ese día devuelve toda la operación que desarrolla actualmente en el piedemonte llanero (departamento de Casanare) a su par, la estatal Ecopetrol.

A poco más de nueve meses de la entrega, y en plena cuenta regresiva, María Victoria Riaño, presidenta de la compañía, recalcó a Portafolio cómo desarrollan la operación para aportarle más de 60.000 barriles promedio día a la producción de Ecopetrol.

(La sostenibilidad, la estrategia del negocio de Equión). 

Así mismo, describió cómo vienen realizando la tarea para dejar todo listo al momento de entregar la licencia, y subrayó que ya están en un plan de trabajo con Ecopetrol para la apertura de seis nuevos pozos que producirían entre 3.000 y 5.000 barriles de crudo al día.

¿Cómo cerró la operación de Equión en el 2018?

Pese al comportamiento volátil del precio del petróleo, sumado a un año de incertidumbre política y económica, se generaron ingresos operacionales por US$471 millones y un flujo de caja positivo de US$350 millones. Además, arrojó un Ebitda de US$406 millones con margen Ebitda del 68% y Ebitda/barril por US$44,1.

¿A cuánto llega la producción promedio diario de crudo en la operación de Equión?

Uno de los retos más grandes que maneja Equión es que, ante la declinación del campo, mantenemos un nivel alto de producción. No tenemos licencias nuevas, y la operación que desarrollamos es la misma y en el mismo sitio. Es decir, en el mismo campo. El cierre de la operación en el 2018 nos permitió arrancar muy bien el 2019.

Teniendo en cuenta que no operamos Cusiana y Cupiagua, el año pasado lo cerramos con 63.000 barriles día en producción equivalente, de los cuales 45.000 son crudo. La utilidad estuvo por encima de los US$130 millones.

¿Cuál es el balance en el primer trimestre del presente año?

Fue positivo. Esto se logró gracias al desarrollo de más capacidad en las plantas, estimulando los yacimientos para seguir con los niveles de producción ante la declinación. Con este entry (arranque) en el 2019 y que no estaba planeado, ya que lo proyectado era una declinación mayor, el primer trimestre presentó un buen comportamiento. Las utilidades registradas fueron cercanas a los US$30 millones. Reitero, como cerramos muy bien la operación en el 2018, esto ayudó a que iniciáramos con pie derecho las tareas en el 2019.

¿Cómo va el desarrollo de la operación en el presente año?

El 2019 es un año con muchos retos para la compañía. Esto teniendo en cuenta que la licencia se acaba el 29 de febrero del 2020 y toda la operación pasa a manos de Ecopetrol. Es un año en el que no solo estamos produciendo, sino que además se presentan costos relacionados a la terminación de los contratos. Hay personal dedicado exclusivamente al cierre de convenios y al mismo tiempo tengo personal dedicado a producir.

(Ecopetrol recibió de Equión operación de Cusiana).


Así, la eficiencia del costo por barril se ve afectada por esta situación, ya que no todos los colaboradores están asignados a las tareas de bombeo. Muchos de los colaboradores están con la tarea del proceso de cierre de la licencia.

¿Y en las tareas de ahorro y eficiencias en la operación?

Seguimos identificando varias eficiencias en costos de operación, pero ante esta coyuntura, por el cierre de la licencia, el tema es mucho más difícil.

¿En cuenta regresiva para la entrega de la licencia, realizarán nuevas inversiones?

A raíz de la terminación del contrato, las inversiones están un 100% en manos de Ecopetrol. Cada nuevo pozo ya es de su resorte. Y más que tener un porcentaje de inversión en los campos, los tiempos no dan para que un tercero que no está en el contrato lo haga.

En lo que resta para la devolución de la operación está en aprobación el desarrollo de un pozo y unas intervenciones adicionales cuyo monto de inversión es de US$60 millones. Y en operación la meta es continuar con los 60.000 barriles día en promedio. Hoy, Equión neto está haciendo inversión para mantener la producción.

¿Cómo está el panorama de la operación en plena cuenta regresiva para devolver la operación a Ecopetrol?

La prospectividad del piedemonte es alta. Tiene un muy buen potencial. Se ha trabajado en un plan de trabajo con Ecopetrol para seguir desarrollando el campo, incluso abriendo la posibilidad de hacer seis pozos nuevos. La meta es mantener la producción.

¿En qué consiste este plan de trabajo que han trabajado con Ecopetrol?

Se viene desarrollando desde hace dos años. Es un plan que se ejecuta en diferentes fases de maduración y que inició desde la idea conceptual. Estamos a la etapa de selección de la actividad para llevarla a su desarrollo.

Si se amplia la licencia, Equión operaría la apertura de nuevos pozos. La proyección es que cada pozo llegaría a producir entre 3.000 y 5.000 barriles día. Este proyecto se demora en desarrollarse más de seis meses. Incluso, puede llegar a los cinco años. Y esto se realizaría en lo que se llama el Pie de Monte Fase 3.

¿En que estado se encuentra el proyecto Piedemonte Fase 3?

Estamos en la fase inicial, y la inversión es 100% de Ecopetrol, compañía que a partir del 29 de febrero del próximo año, asumirá toda la operación. Solo le puedo decir que se entrega el contrato.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido