Negocios

Banco de perfiles femeninos para juntas directivas

Tiene las hojas de vida de unas 150 ejecutivas que aspiran a estos altos cargos en las empresas.

Mónica Contreras

Mónica Contreras, Presidenta TGI y CEO Club 30% Colombia.

Cortesía

POR:
Portafolio
febrero 14 de 2021 - 07:00 p. m.
2021-02-14

Ahora que las empresas y sus accionistas están próximos a decidir si renuevan o mantienen los miembros de sus juntas directivas, la invitación es a que opten por una mayor cuota femenina.

(Lea: ‘Mujeres en juntas directivas es un negocio que vale la pena’)

Una herramienta para encontrar perfiles ajustados a sus necesidades es el banco de hojas de vida que creó el Centro de Estudio Corporativos del Cesa y el Club del 30%, que aboga por que las empresas permitan, como mínimo, ese nivel de participación a las mujeres en esa instancia de decisión ejecutiva.

“La plataforma está activa. Tenemos casi 150 mujeres capaces y con facultades. Esas hojas de vida y esa base de datos está totalmente segmentada por habilidades, tanto técnicas como en experiencias laborales que nutren esos procesos para los diferentes perfiles que se que se requieren. A veces nos llaman para juntas directivas en fundaciones, en compañías de tecnologías”, explica Mónica Contreras, presidenta de Transportadora de Gas Internacional, Chair del Club 30% Colombia y miembro de la junta directiva de Women in Connection.

Al destacar que este trabajo es ‘excepcional’ dice que con este sistema de información se supera un barrera común que tiene que ver con la afirmación constante de los hombres que no hay mujeres para esas responsabilidades.

“Con esto, estamos demostrando que hay y muchas”, señala la ejecutiva.
Así como las empresas pueden tener acceso a este banco de hojas de vida, también pueden ser orientadas para seguir la ruta de generar políticas de inclusión que le abra espacio a la equidad de género en sus organizaciones. En esto, es clave el diagnóstico, la medición y la sensibilización, sostiene.

Muchos dicen que ya tienen una mujer en una junta directiva y se sienten satisfechos. Pero si bien, la presencia de una ejecutiva marca diferencia, el objetivo es que sea 30% como mínimo para que en realidad hay a un progreso.

“Cuando las juntas superan este umbral de participación, constituyen un entorno positivo para la innovación”, advierte al respecto el Centro de Estudios en Gobierno Corporativo del Cesa.

Igualmente, se ha demostrado que hay rentabilidad del negocio, mejor reputación empresarial, un gobierno corporativo mucho más transparente y, lógicamente, un aumento en el flujo de caja, que es muy relevante.

Y si bien hoy Colombia está en 17% la cuota femenina, solo un 8,6% de ese total son presididas por mujeres, es decir que la brecha es muy grande todavía, concluye Mónica Contreras.

Los datos de Colombia, según el Cesa, también advierten un panorama complejo para el desempeño laboral y la posibilidad de ascenso que tienen las mujeres en el mundo laboral.

Por ejemplo, solo el 63 % de las mujeres en edad laboral tienen trabajo. A eso se agrega que la tasa de desempleo femenino, incluso en pandemia es 71% más alta que la masculina, y que los ingresos femeninos son 17% más bajos que los de los hombres.

Adicionalmente, el 38% de las horas trabajadas por una mujer no son remuneradas - están dentro de la llamada economía del cuidado- y se han incrementado en esta pandemia. Por lo tanto, explica la ejecutiva, las mujeres trabajan semanalmente 17% más de lo que están trabajando ellos.

Ese es un tema importante cuando entendemos lo que está pasando con el rol de la mujer, la pandemia y la importancia que tiene el regreso de los niños a las aulas para que las mujeres puedan avanzar en el mundo laboral.

La situación es compleja, teniendo en cuenta que en el World Economic Forum, este año como en el 2020, se reiteró que si seguimos a nivel mundial con la participación de mujeres como está hoy, se requerirían 257 años para cerrar la brecha de la participación económica y las oportunidades laborales para ellas.

Por tanto, considera Mónica Contreras, es fundamental acelerar el cambio. Las economías emergentes, que muestra el Fondo Económico, tuvieron el 13% de participación de mujeres en cargos directivos versus 26% en todos los mercados desarrollados.

“Nosotros como país emergente tenemos que ser muy claros en que venimos muy atrás en la agenda y de que Colombia tiene un rezago de inequidad que se convierte en una barrera para el desarrollo del país y de la inversión”, comenta al respecto.

El trabajo debe estar, de parte de las empresas, en permitir mayor diversidad e inclusión femenina en las mesas de los primeros niveles de las organizaciones y me refiero que tengamos más mujeres CEO, más mujeres vicepresidentas.

Y concluye que dar más cabida a las mujeres en altos cargos, es criterio muy competitivo y se está constituyendo en un nuevo estándar de inversión tenido en cuenta en los estándares globales de sostenibilidad para los inversionistas.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido