Cerro Matoso, con tres cartas busca mantener la producción

La multinacional quiere estar en el rango de las 40.000 toneladas de ferroníquel y sus esfuerzos se enfocan en esa tarea.

Cerroso Matoso

Panorámica del complejo de producción de ferroníquiel de Cerro Matoso, en el municipio de Montelíbano Córdoba.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
diciembre 03 de 2018 - 09:55 p.m.
2018-12-03

Aunque la producción de níquel en el complejo minero de Cerro Matoso (en Montelíbano, Córdoba) se encuentra en la etapa de declive natural, su administración viene desarrollando un programa con el que busca mantenerse a flote en los niveles de extracción del mineral.

Así, para garantizar un promedio de 40.000 toneladas en el año financiero, hasta que termine el contrato de operación en el 2029, abrió un frente de producción en abril del 2017, y tiene otros dos en proceso, en la misma región donde tiene la operación, cuyos volúmenes se adicionarían a la explotación principal.

Los proyectos La Esmeralda, Planeta Rica y San José de Ure son las cartas con las que la compañía minera busca mantener el citado margen de extracción. Esto le permitirá de paso a la administración analizar si extiende las tareas hasta el 2044, estudio en el cual la cotización internacional del níquel tendrá un peso importante en la decisión final.

(Lea: Cerro Matoso logra acuerdos con comunidades de Alto San Jorge)

Pero la apuesta va más allá. South32, multinacional de la que la compañía Cerro Matoso es filial, está dando los primeros pasos para establecer a la vuelta de dos años si es viable una operación para producir cobre en el municipio de Puerto Libertador, a escasos 30 kilómetros de donde está ubicado el complejo de níquel.

LA ESMERALDA, EN PRODUCCIÓN


Técnicos de Cerro Matoso le explicaron a Portafolio que el primer frente que abrieron en producción, luego de siete años de exploración, fue el proyecto La Esmeralda, el cual entrega mineral desde abril del 2017.

(Lea: Complejo Cerro Matoso tiene en marcha dos nuevos proyectos)

Registros de producción de la compañía indican que a junio 30, este proyecto ha reportado una extracción de 43.000 toneladas de material, de los cuales se encontraron 16.000 toneladas de níquel. Uno de los ingenieros consultados precisó que la operación de La esmeralda tiene una proyección de desarrollo hasta el 2022 y que indudablemente ‘alivió’ el volumen de producción del complejo.

Cálculos de los técnicos indican que el aporte de La Esmeralda a Cerro Matoso es de aproximadamente un 40%.

PLANETA RICA: PROMETEDOR

Dentro de las áreas consideradas como de “potencial mineralizador”, está Planeta Rica, la cual luego de inspecciones geológicas, recibió vía libre para su exploración y etapa de prefactibilidad.

(Lea: La Corte le halla la razón a Cerro Matoso sobre tutela)

Esta última culmina en dos semanas y, según los ingenieros y geólogos de Cerro Matoso, los recursos inferidos se calculan en 16 millones de toneladas, con un tenor promedio de 1,1%. En la presente semana, personal técnico especializado fue enviado por la administración de South32 desde Suráfrica está haciendo los respectivos estudios para dar inicio a la etapa de factibilidad a finales de enero del próximo año.

Y se estima que la operación de producción comenzaría a finales del primer semestre de 2020 y se extendería hasta el 2029.

Además, se calcula una inversión que oscila entre los US$40 y US$100 millones. Para la extracción, no solo se tiene en cuenta la cotización internacional del níquel, sino además el desarrollo de las consultas previas con las comunidades, y el trámite en las licencias ambientales.

Los ingenieros explicaron que la ventaja en el desarrollo de la producción del yacimiento en Planeta Rica es que el mineral se encuentra incrustado en cerros, localizados exactamente a 90 kilómetros del complejo de Cerro Matoso.

SAN JOSÉ DE URE

La tercera carta puesta sobre la mesa es el proyecto San José de Ure, el cual está en una fase inicial. Está en etapa conceptual pero ya con un potencial identificado gracias a los análisis arrojados por pozos exploratorios en una campaña que comenzó en septiembre pasado y que concluyó la semana pasada.

Así, con la información que se recolectó en esta primera campaña de exploración, los geólogos de Cerro Matoso construirán un modelo de operación que tendrán listo en junio del 2019.

Para los ingenieros consultados, solo hasta el segundo semestre del próximo año se podrá comenzar a hablar del potencial inferido del yacimiento de níquel. Sin embargo, la apuesta es grande ya que estiman que la etapa de factibilidad comenzaría entre diciembre del 2019 y enero del 2020.

El cinturón del mineral que se proyecta para San José de Ure es largo y delgado, y no tan profundo como el encontrado en La Esmeralda por lo cual se estima que su producción será más rápida.

COBRE, UNA ALTERNATIVA

Más se demoró la noticia sobre el potencial de cobre en el departamento de Córdoba que la casa matriz de South32 en mandar personal técnico para comenzar los trabajos de exploración en los cuatro títulos que poseen en el municipio de Puerto Libertador.

A diferencia de Cerro Matoso, que lo opera la compañía del mismo nombre, pero que es filial de la citada multinacional, está trabajará directamente en una posible operación en el municipio de Puerto Libertador.

Los técnicos explicaron que se encuentra en etapa conceptual, pero con inicios en la exploración con pozos desde junio pasado. Y dejaron en claro que las concesiones solo serán operadas por la South32.

Sin embargo, no descartó que de establecerse la viabilidad del proyecto, se aprovechen las tareas logísticas y administrativas del complejo de Cerro Matoso. Así mismo afirmó que por ser un negocio diferente el montaje de la infraestructura sería distinto al de la producción de níquel.

Alfonso López Suárez
Montelíbano, Córdoba

Siga bajando para encontrar más contenido