Certificación turística multiplica visitantes

Una evaluación de áreas y destinos turísticos con un fuerte énfasis en criterios de sostenibilidad se está convirtiendo en un generador de valor.

Alfredo García, gerente General de la compañía Certification Quality Resources.

Alfredo García, gerente General de la compañía Certification Quality Resources.

Cortesía

POR:
Portafolio
junio 13 de 2019 - 10:15 p.m.
2019-06-13

Colombia ha avanzado notoriamente en la consolidación de buenas prácticas en el sector turismo, no solo para poner sus diversos destinos a la altura de los mejores del mundo, sino también para brindar a los visitantes nacionales y extranjeros una oferta certificada de áreas, ciudades y municipios, con un enfoque integral.

Según los últimos datos oficiales disponibles del MinComercio, el turismo receptivo del país viene creciendo a tasas cercanas a 15%, al punto que en 2018 se registró oficialmente la llegada de unos 4,3 millones de visitantes extranjeros, un dato muy alentador si se tiene en cuenta el crecimiento en economías emergentes como: Brasil 10,6%, India 4,5% y China 2,3%.

(Lea: Turistas extranjeros gastan en promedio US$1.200 en el país

Y es en este contexto en el que una debida evaluación de áreas y destinos turísticos con un fuerte énfasis en criterios de sostenibilidad se está convirtiendo en un generador de valor para zonas y ciudades colombianas, explica Alfredo García, gerente General de la compañía multinacional Certification Quality Resources, CQR, por sus siglas en inglés.

¿Qué experiencia tiene CQR Certificación en este campo?

Justamente, el emblemático sector de La Candelaria en Bogotá, posterior a un largo proceso de construccion participativa y una evaluación de conformidad de cumplimiento frente a estándares normativos, obtuvo la certificación por parte de nuestra compañía.
Esta zona de la capital colombiana ha sido evaluada y aprobada de conformidad con los estándares definidos en la norma técnica sectorial NTS-TS 001-1, que mide integralmente la gestión de los requisitos de sostenibilidad para un área turística.

En podcast: El turismo diferente de Impulse Travel 

¿Cuáles son los criterios que se tienen en cuenta para expedir esta certificación?

Esta norma especifica requisitos de gestión de zonas o ciudades relacionados con la criterios ambientales, socioculturales y económicos, aplicables a un destino turístico o a un área turística dentro del mismo.

Este instrumento promueve la adopción de un enfoque basado en normas de producto, permitiendo que el destino o área turística demuestre, de manera permanente, la gestión de los programas establecidos para cada uno de los pilares de sostenibilidad definidos al momento de reglamentarse estos procedimientos.

¿Qué aspectos debe tenerse en cuenta para alcanzar este tipo de reconocimiento como área turística?

Para efectos de estos procesos de certificación, área turística es una unidad territorial con vocación turística delimitada espacialmente, de menor tamaño que un destino turístico, en la que se cuenta con capacidad administrativa para desarrollar instrumentos comunes de gestión, enfocados a lograr su sostenibilidad.

(Lea: Turismo de lujo, clave para atraer colombianos a México

Se caracteriza por la presencia de algunos de los siguientes componentes: atractivos, servicios o facilidades, infraestructura básica, actores públicos, privados, o demanda turística, como conjunto de bienes y servicios ofrecidos al visitante o turista, en la zona y por diversos grupos humanos, entre los cuales se encuentra la población residente.

¿Qué diferencia existe para lo que se denomina destino turístico?

Destino turístico es una unidad territorial con vocación turística delimitada espacialmente, pero de mucho mayor tamaño, que cuenta con capacidad administrativa para desarrollar instrumentos comunes de gestión, enfocados a lograr su sostenibilidad.

Allí, entonces, es muy importante la coordinación muy estricta de lo que en el mercado de viajes se denomina como un circuito turístico, donde el usuario va a encontrar una adecuada combinación de opciones de su preferencia, como, por ejemplo, gastronomía, deportes, relajamiento, cultura y turismo ecológico, entre otros aspectos.

En ese sentido, ¿qué ofrece CQR a áreas y zonas turísticas del país que tienen interés en certificarse?

El servicio de evaluación que ofrece nuestra compañía va en línea con la necesidad del país de generar valor frente a la demanda turística de consumidores cada vez más exigentes en asuntos de sostenibilidad y frente a un mercado regional cada día más competitivo. Esto ha conducido al propio gobierno a buscar nuevos instrumentos que fomenten el uso adecuado de la oferta turística protegiendo las áreas o regiones receptoras en su integridad cultural y biodiversa, contribuyendo al empoderamiento de las comunidades locales, a la generación de empleo y a la posibilidad de trazar orientaciones de desarrollo territorial sostenible.

¿Existe algún énfasis en el turismo sostenible?

Efectivamente, la necesidad de promover un turismo responsable con el ambiente y las comunidades ha llevado al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo a gestionar la creación de esta norma técnica sectorial que permite y brinda herramientas para el mejoramiento en la sostenibilidad de la prestación de los servicios turísticos.

Esta norma de sostenibilidad representa la creación de espacios de construcción social a partir de la participación de todos los actores públicos, privados, desde los aspectos ambientales, socioculturales y económicos, como ha ocurrido en el exitoso caso de la certificación de La Candelaria, en el que hemos participado y en que hemos sumado más experiencia para proyectarnos hacia otros destinos y áreas turísticos del país que pueden fortalecer su presencia en el mercado.

¿Y cuál es su recomendación para que más ciudades, áreas y destinos turísticos se sumen a esta modalidad?


En CQR consideramos que el gran valor agregado que ofrece la norma es la posibilidad de una construcción conjunta entre la administración pública, trátese de alto gobierno o administraciones locales en las regiones colombianas, y las partes interesadas, es decir, en primer lugar las comunidades locales, toda la cadena de servicios turísticos, alojamientos, guías turísticas, agencias y promotores de viajes, gastronomía, deporte y cultura, entre otras, que debe conducir a una gestión estratégica. Lo importante es que el objetivo no es obtener la certificación, sino, a través de ella, de consolidar un negocio de turismo estructurado sobre principios, beneficioso para los visitantes y el desarrollo local; esencialmente sostenible.

Siga bajando para encontrar más contenido