¿Cómo es el camión perfecto para el territorio colombiano?

Para soportar las duras condiciones de las carreteras, conozca los factores que reducen los riesgos del transporte en el país.

CamiónFR

.

POR:
ARTÍCULO PATROCINADO
septiembre 27 de 2018 - 10:07 a.m.
2018-09-27

A la hora de comprar un camión, muchos inversionistas del mercado nacional solo revisan lo que este puede cargar. “Solo se fijan en el peso que le cabe a un camión y ahí radica una política que desde la industria responsable queremos cambiar: queremos mostrarle al comprador también cómo puedes cargar mejor, pues la integridad estructural es clave en los camiones y no es muy tenida en cuenta”, comenta Julián Galarza, ingeniero de Chevrolet especializado en el sector del transporte de carga.

Y es que sí, adquirir no es solo un tema de peso y precio, tener bien distribuidas las cargas de un camión da más estabilidad, permitiendo que no se dañe ni se desgaste. A esto hay que sumarle una verdad histórica de nuestro país: Colombia tiene una topografía diversa pero que constituye un reto para la carga, la cual tiene que ser transportada por carreteras muchas veces en mal estado o cerradas.

En esa medida, el comprador siempre debe preguntarse: ¿Qué va a cargar y cómo es la mejor manera de transportarlo?

En general, hay dos tipos de clientes de camiones en el mundo: uno es el que le importa el largo, pues necesita volumen más que fuerza. Este transporta paquetes livianos o de gran tamaño, como ‘snacks’ o colchones, etc.). El otro cliente necesita cargar mucho peso: arena, cemento, etcétera, haciendo la potencia muy relevante.

El impacto en las cargas de un camión genera una fatiga, lo cual sino se cuida o si se tiene una mala calidad en el vehículo, puede ocasionar una ruptura.

¿Cómo descubrir esto? Mirando las partes de un chasis se puede observar que este debe ser totalmente plano como indicador de calidad, mientras que si este es irregular, será una seña inequívoca de que puede a futuro desgastarse más fácil.

Esto se puede dar porque hay muchas marcas de camiones que mezclan todas las partes del vehículo siendo estas de diferentes proveedores, lo cual va en detrimento de la calidad.

“Un camión, que es un elemento destinado a lo más pesado de las transportación, requiere tener una ingeniería exacta. El ensamble de cada piñón debe ser como si se tratara de la exactitud de un reloj suizo”, cuenta el experto en carga pesada.

Galarza cuenta que hay varios modelos que tienen en cuenta estas especificaciones de calidad y seguridad, para lo cual pone como ejemplo la Serie F de Chevrolet, especializada en transporte pesado.

A manera de ejemplo, podemos revisar los modelos FVR y FVZ, que pueden venir con dos cortes distintos: más largo para mayor volumen o más corto para carga pesada. “Esto es un factor vital a la hora de comprar”, dice, contando que estos pueden tener el mismo motor, la misma estructura, pero se transforma el chasis y los soportes según cada necesidad.

Para girar mejor

Otro factor que toma mayor valía es el ángulo de viraje. Esta tecnología de viraje es clave para maniobrar, permitiendo una proyección en la dirección y reduciendo riesgos en las curvas o el tener que abrir la acción del conductor de manera desproporcionada.
Actualmente el líder en el mercado colombiano en este sentido es Chevrolet, contando con 42 grados en su ángulo de viraje.

Otro tema es el factor de seguridad, un elemento invisible al comprador final en el momento de la compra, que sumamente influyente en la calidad. Este es una capacidad de carga o de seguridad extra, “pues muchas veces en nuestro mercado vemos transportadores que sobrecargan sus vehículos, por lo cual se añade una capacidad adicional invisible. Esto no quiere decir que deba ser utilizada constantemente, pues incurriría en un desgaste progresivo sin duda alguna, pero sí ayuda a elevar la calidad ante prácticas evidentes en nuestro mercado”, comenta Galarza.

Para que se haga una idea, Chevrolet tiene como factor de seguridad de hasta un 30 por ciento adicional de carga en sus vehículos.

La insignia en ventas de Chevrolet en esta categoría pesada, es el modelo FRR, que es un ejemplo perfecto de las necesidades de los transportadores locales.

El modelo FRR es un camión acondicionado a las condiciones nacionales, pues aumenta su relación diferencial, caja y torque de motor, en otras palabras se rediseña su tren motriz para convertirlo en un camión de fuerza y velocidad.

Igualmente este vehículo con tecnología Euro IV y ABS, cuenta con un diseño de cabina ergonómico que incluye columnas frontales y laterales rectas, diseñadas para un mayor aprovechamiento del espacio y la seguridad para el conductor.

El FRR pertenece a la serie F, la línea con los camiones más fuertes de portafolio de Chevrolet. Estos son modelos 4x2 y 6x4 para carretera y ciudad, especializados para trabajos de alta carga, pues cuentan con motores Isuzu de alta potencia que son complementados con cajas y diferenciales de alta relación.

“Contamos con un portafolio que resume el mercado colombiano, pues vamos desde los 187 caballos de potencia hasta los 280, y torques desde 52 kgm hasta 90 kgm. Y es que la Serie F va desde los 10.400kg hasta los 26.500 kg en cuanto al peso bruto vehicular, teniendo seis modelos diferentes”, cuenta Galarza.

¿Qué aprecia el conductor de carga pesada?

Sin duda los conductores son los protagonistas de las carreteras: ellos son los héroes silenciosos para que nuestra comida llegue a nuestras mesas y la carga siempre tenga buen puerto.

Pues bien, un buen camión es aquel que los tiene realmente en cuenta para su diseño y concepto.

Entre las especificaciones más apreciadas por ellos, el diseño de la cabina es primordial: “esta debe estar armada con buenos accesorios, gran confort y una ergonomía superior, pues sus jornadas son largas como las de ningún trabajador en nuestro país”, acota el ingeniero experto en camiones.

Precisamente esta marca viene trayendo nuevas tecnologías en función de mayor confort y con estudios de mercado en conjunto con los transportadores colombianos. Investigadores se han subido al camión y han visto que lo que buscan los conductores principalmente son sillas reclinables de 0 a 120 grados y que estas sean 100% neumáticas, de aire más confortable.

A esto se le suma la necesidad de aditamentos tecnológicos, como Bluetooth y radios nuevos que garanticen la conectividad para rastrear la carga, así como el entretenimiento.

“En nuestro caso nos hemos dado a la tarea de desarrollar unos alternadores muy potentes, para no fallarle a nuestros transportadores que siempre quieren engallar más sus camiones, que son para ellos como un elemento de devoción”, cuenta Julián Galarza.

Para más información haga clic aquí.

Siga bajando para encontrar más contenido