Cosméticos, un mercado que vale en Colombia 3.280 millones de dólares

Un colombiano gasta en promedio 192.000 pesos en productos de cuidado personal. El sector espera crecer este año alrededor de 3 por ciento. 

Cosméticos

El año pasado la industria de la cosmética y de aseo exportó 713.397 millones de dólares.

Reuters

POR:
Portafolio
septiembre 18 de 2018 - 11:49 p.m.
2018-09-18

En promedio, un colombiano invierte anualmente en belleza y cuidado corporal $192.000, un monto que ubica a Colombia en la región lejos de Chile, Uruguay y Brasil – los tres primeros en el segmento- con gastos que llegan a los $474.000, $450.000 y $420.000, respectivamente.

(Lea: Productos para cabello afro, un negocio creciente)

Lo anterior, se desprende de un estudio de Euromonitor dado a conocer por la Cámara de la Industria Cosmética y Aseo de la Andi, que pese a las cifras muestra un mercado importante para crecer y con buenos resultados en el 2017. El año pasado la industria vendió en Colombia 3.280 millones de dólares y creció 8,6% respecto a 2016.

(Lea: Mujeres: más informadas y con más plata a la hora de comprar)

De acuerdo con el estudio, estas cifras ubican a Colombia como el quinto mercado de belleza y cuidado personal de Latinoamérica, solo por detrás de Brasil, México, Argentina y Chile. En otras palabras, el espacio que tiene el país para crecer es muy amplio.

(Lea: Futuro prometedor para la industria cosmética en Colombia)

Así lo señaló Juan Carlos Castro, director de la Cámara de la Industria Cosmética y Aseo de la Andi, quien además resaltó que muchas de las categorías del segmento son productos de primera necesidad, como artículos de cuidado bucal, desodorantes, jabones o el champú.

“Si te detienes a pensar, desde que arrancas la jornada en la mañana, dentro de tus hábitos de bienestar y de salud comienzas usando esos productos que son hábitos de consumo que te generan bienestar, aseo e higiene”, anotó.

Si bien Colombia no es un gran consumidor de cosméticos, Castro precisó que en el país se han dado cambios importantes que han jalonado la industria, como el hecho de que más hombres ganan participación en el mercado.

Las fragancias y los productos de cuidado bucal son las dos categorías que más consumo tiene en Colombia, según Euromonitor, y se destaca que los artículos de aseo masculino entran en el tercer lugar.

“Ahí hay varios temas. Primero, el mito del ‘macho’ que no se aplica nada ya pasó. Segundo, son muchos los ‘baby boomers’ que todavía tienen una vida plena, que escogen verse bien y cuidarse porque mucho de eso tiene que ver con aseo, higiene y cuidado de la piel. No es vanidad”, precisa Castro.

Y agrega que también hace mucho se rompió la tendencia de productos solo para mujeres. “A partir de eso la oferta crece. No hay duda en que las mujeres son las que siguen consumiendo más, pero el mercado de hombres está creciendo muchísimo”, anota.

Catalina Pérez, Gerente de Marketing de Natura Cosméticos, comenta que los consumidores son cada vez más informados, más exigentes, conscientes de lo que hay detrás de cada producto para garantizar que sus elecciones de consumo tengan sinergia con sus creencias “y les conecten con su ideal de pertenecer a algo más que sus propios gustos, que esas elecciones les permitan hacer parte de una causa, de ese cambio que el mundo está necesitando”.

Y añade que en el caso colombiano, los consumidores buscan siempre innovación. “Para estar en sintonía con eso Natura renueva alrededor de 30% de su portafolio cada año. En I SEM 2018 lanzamos 181 productos en Colombia”, dice.


Al respecto, Alberto Mario Rincón, gerente general de L’Oréal Colombia, dice que el país tiene dos grandes retos en el sector. El primero tiene que ver con el consumo interno, teniendo en cuenta la baja tasa de gasto per cápita frente a otros países de la región.

“Para esto es clave seguir trabajando en la penetración de hogares de categorías como cuidado facial, protección solar, tinturas, tratamientos capilares, entre otras. En las categorías ya más maduras (maquillaje, champú, desodorantes) el reto está en seguir innovando para entregarle al consumidor opciones de valor que le permitan conquistar sus sueños de belleza y formatos más asequibles para probar y disfrutar la belleza”, sostiene Rincón.

El segundo reto, destaca el ejecutivo, se ubica en desarrollar las ventas digitales aprovechando las conversaciones que se dan en redes sociales (Facebook, Instagram y Youtube) y el conocimiento del usuario acerca de productos (‘reviews’, how-to’s, etc). “El comercio digital es un canal que puede entregarle mucho valor al consumidor en términos de educación, disponibilidad y experiencia de usuario. Hoy a duras penas llega al 1% de las ventas y penetración de hogares”, precisa.

Rincón anota que a pesar de que el contexto macroeconómico de inicio de año, la fuerte valorización que impulsó la devaluación y la migración de canales a causa de los discounters fueron fenómenos que frenaron el crecimiento del mercado.

“En el primer semestre varias categorías se vieron afectadas como maquillaje, desodorantes, fragancias o tinturas. Sin embargo, para el segundo semestre esperamos una recuperación del consumo impulsado por maquillaje, cuidado facial, acondicionadores y protección solar”, anota.

EXPORTACIONES
El año pasado la industria de la cosmética y de aseo exportó 713.397 millones de dólares, que representaron el 2% del total de las exportaciones de Colombia y los principales destinos se ubicaron en Perú, México, Ecuador y Chile.

Los principales productos exportados fueron aceites esenciales y risonoides, perfumes y aguas de tocador, jabones de tocador, champúes, preparaciones para el maquillaje de los labios, entre otros.

Sobre este mercado, Juan Carlos Castro recalca que Colombia tradicionalmente ha sido muy competitiva y las exportaciones han generado que se hagan inversiones de Colombia en eso. “Antes, un país que producía mucho, tanto en materias primas como en terminados, era Venezuela, pero por la coyuntura política mucha industria se desplazó hasta Colombia por temas de competitividad y estabilidad”, dice.

ESPACIO PARA CRECER
Alberto Mario Rincón señala que aún queda mucha tela por cortar en este negocio y las tendencias cada vez llegan más rápido al país. “Se seguirá desarrollando formatos enfocados en la experiencia de compra del usuario, como las tiendas especializadas de maquillaje, la farmacia moderna o proyectos como Éxito WOW en hipermercados , las ventas ‘online’ cada vez serán más atractivas y finalmente el crecimiento de la clase media impulsará a que la consumidora tenga más posibilidades de darse sus gustos y completar sus rutinas de maquillaje”, puntualiza.

Por su parte, Castro señala que los encadenamientos productivos son claves para sacar todo el potencial de la cadena de valor en el sector y hacerlo más competitivo. “En Colombia casi todas las materias primas son importadas (85%) y muchas de esas son derivados de la palma. Si en Colombia el sector palmero tuviera el interés de encadenarse en la producción de derivados, que son principalmente emulcificantes o sulfactantes, eso aumentaría la competitividad del país de una forma impresionante”, puntualiza.

Siga bajando para encontrar más contenido