De 27 firmas, solo 3 ya tienen cupo para venta de ‘cannabis’

En 2019, del total de las empresas en mención, 17 obtuvieron cuotas para el cultivo.

Marihuana medicinal

Cada planta de Cannabis necesita 2,5 litros de agua diaria.

Portafolio

POR:
Valerie Cifuentes M.
febrero 06 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-02-06

Tras más de tres años que lleva remando la industria de cannabis medicinal en el país, para muchos empresarios del sector este es el año en el que esperan comenzar a ver los frutos de los procesos investigativos y demás trámites con el que han venido abonando el terreno hasta ahora.

(Lea: Cannabis medicinal, una oportunidad económica para Colombia)

Para 2019, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (Jife), órgano de Naciones Unidas que controla la producción global de sustancias sometidas a fiscalización para usos medicinales y/o investigativos, le asignó a Colombia un cupo de 14 toneladas para cultivo de cannabis psicoactivo (THC).

(Lea: Kuida empieza las ventas en el mercado de Estados Unidos)

En este último punto, es relevante agregar que al transformar esta flor seca (THC) se puede sacar un extracto para fabricar medicamentos con potenciales propiedades analgésicos, antiinflamatorios, entre otras.

(Lea: En la industria del ‘cannabis’: “todos estamos aprendiendo”)

Cabe mencionar que la cuota que la Jife le dio al país venció el 31 de diciembre del año pasado y, solo las empresas a las que se le otorgaron cupos, podían cultivar hasta la fecha en mención para posterior transformar la flor con fines medicinales y/o investigativos.

Así las cosas, el año pasado, 27 empresas solicitaron ante el Grupo Técnico de Cupos (GTC) algún tipo de estas cuotas, pero solo 17 lograron obtenerlos.

De estas, 14 firmas lograron cupos ordinarios en la modalidad de investigación y solo tres compañías los obtuvieron para fines comerciales (uso nacional y exportación), según explicó Dúmar Javier Cárdenas, subdirector técnico de Control y Fiscalización de Sustancias Químicas y Estupefacientes del Ministerio de Justicia.

Aquí cabe decir que, dentro de las tres empresas que lograron cupos para cultivar cannabis psicoactivo en 2019, una de ellas además obtuvo una cuota para la modalidad de uso nacional.

Respecto a cuánto de la cuota que la Jife le otorgó al país se asignó a las compañías, Cárdenas dijo que de esas 14 toneladas para 2019, el GTC entregó alrededor de 5,1 toneladas, sin detallar cuántas de estas se destinaron a fines comerciales.

Una de las problemáticas que ha venido teniendo la industria es la demora en la tramitología y la asignación de cupos, algo en lo que se ha venido avanzando según el funcionario.

De acuerdo con fuentes del sector, el cupo que le asignó la Jife a Colombia este año es de 54 toneladas, 40 más que en 2019. Respecto a este punto, aseguraron que desde abril del año pasado se han venido haciendo las solicitudes para acceder a las cuotas de 2020, con fines comerciales de uso nacional o exportación, y que a la fecha no se han otorgado.

En respuesta a esto, el funcionario del Minjusticia dijo que si bien las solicitudes se hicieron antes de mitad de 2019, el GTC no podía otorgar cuotas a las compañías hasta que la Jife no les confirmara cuántas toneladas le iban a dar al país, dato que se conoció a finales del año pasado.

Además, dijo que hay 18 empresas en las que el GTC ya revisó sus solicitudes, pero estas se encuentran pendientes de completar unos requerimientos, “que una vez lleguen y estén completos, se van a aprobar”. Agregó que “el trámite de un cupo si está completo, si no se le hace ningún requerimiento, se otorga en 20 días hábiles. Si se hacen solicitudes son 2 meses máximo, aquí también depende de la agilidad de la respuesta de la empresa”.

FECHAS CLAVE PARA LAS FIRMAS

Aunque ya hay varias firmas de origen colombiano que venden productos dermocosméticos con CBD, componente no psicoactivo del cannabis con propiedades antioxidantes e hidratantes para la piel, varias firmas del sector esperan que este año puedan vender al consumidor final extractos de aceites, productos individualizados mediante formulaciones magistrales (bajo prescripción médica), entre otros.

Según Juan Diego Álvarez, vicepresidente de Asuntos Regulatorios de Khiron, la primera producción se deriva del único cupo de uso nacional otorgado en el 2019 en el país y por medio de este la empresa espera atender las necesidades de por lo menos 45.000 pacientes en 2020.

Sin embargo, destacó que están a la espera de que el laboratorio de Buenas Prácticas de Elaboración (BPE) obtenga la ampliación de su certificado de BPE por parte del Invima para poder fabricar preparaciones magistrales con cannabis.

Por su parte, Medcann dijo que este año ampliarán su capacidad de propagación y esperan producir y entregar cerca de 100 toneladas de flor seca de cannabis no psicoactivo. Esto en línea con un acuerdo que cerraron en 2019 para el suministro de 600 toneladas anuales destinado a procesamiento y exportación.

En cannabis psicoactivo esperan exportar aceite este primer semestre. “Calculamos que la primera producción será más de US$3 millones”, resaltó.

De otro lado, la firma Pideka-Ikänik Farms, estima que la primera producción del año para la venta será de 4.000 litros de extracto certificado de grado farmacéutico tanto para preparaciones magistrales como productos terminados de uso nacional e internacional. Esto tendría un valor de US$120 millones.

“Inicialmente se comercializará aceites, tinturas, resinas y aislados como materia prima para la industria farmacéutica a nivel global para julio”, agregó.

Por último, Avicanna, dijo que “después de que salió en diciembre la guía de prácticas de elaboración de las fórmulas magistrales, buscamos garantizar que los pacientes tengan acceso a estas. Seguiremos trabajando con la educación médica para iniciar su comercialización en el segundo semestre de este año”.

Valerie Cifuentes Martínez
valcif@eltiempo.com

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido