‘El desarrollo del fracking es ambientalmente sostenible’

Pablo Bizzotto de la petrolera YPF (Argentina), dice que Vaca Muerta es prueba de que los no convencionales se pueden adelantar sin dañar el ambiente.

Pablo Bizzotto

“La meta inicial es producir 200.000 barriles de crudo diarios en 2022”, Pablo Bizzotto, vicepresidente Ejecutivo Upstream YPF.

Cortesía

POR:
Portafolio
agosto 28 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-08-28

La técnica del fracking que se utiliza en el Yacimiento no Convencional (YNC) de Vaca Muerta (Argentina) es ambientalmente sostenible, porque ha demostrado que cada uno de los procesos que intervienen en su desarrollo generan impactos mínimos en los ecosistemas.

(Lea: Argentina busca replicar el éxito del ‘fracking’)

La afirmación es de Pablo Bizzotto, vicepresidente ejecutivo upstream de la compañía estatal petrolera argentina YPF, quien en diálogo con Portafolio subrayó que el agua que se utiliza para este proceso es la que está en el yacimiento y no es apta para el consumo humano, pero se usa en la estimulación hidráulica de forma cíclica.

(Lea: Ecopetrol hará fracking en Estados Unidos)

Así mismo, afirmó que la historia de la industria petrolera argentina se divide en dos con el descubrimiento de este YNC, catalogado por los analistas como el cuarto en tamaño a nivel mundial.

(Lea: ‘Hoy no estamos tramitando licencias para ‘fracking’: Anla)

¿Cómo llegaron al descubrimiento de Vaca Muerta?

El YNC de Vaca Muerta se conoce desde que se desarrollaron los primeros bloques petroleros convencionales en la Cuenca Neuquina al sur de Argentina. Y el interés por su desarrollo tomó más fuerza con la evolución tecnológica en los procesos de estimulación hidráulica (fracking) realizados en EE. UU. El proyecto tuvo un impulso inicial en el gobierno del entonces presidente Néstor Kirchner, y luego su esposa y presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, materializó este desarrollo. Y hoy este proyecto es una política de Estado.

¿Cómo inició su desarrollo?

Los primeros estudios se realizaron antes del 2010, con un equipo de técnicos y con pruebas piloto de fracturamiento pequeñas. Se buscó establecer si la roca respondía a la estimulación hidráulica. Al mismo tiempo informes técnicos y científicos de la Agencia de Energía de los Estados Unidos, con el apoyo del gobierno del entonces presidente Barack Obama, identificaban el desarrollo sostenible de los YNC a través del llamado fracking.

¿Cuál fue la inversión inicial?

Los costos fueron altos con los primeros fracturamientos. Por pozo, la inversión superaba US$1 millón, hoy está alrededor de US$70.000. Al comienzo utilizamos equipos que se utilizaban para el desarrollo de yacimientos convencionales, mientras llegaban de EE. UU. la maquinaria para la operación YNC. Lo mismo sucedió con la arena y otros insumos. En la actualidad la industria local son nuestros proveedores.

¿Por qué Vaca Muerta es clave para la economía de Argentina?

Vaca Muerta es una de las mejores rocas no convencionales del mundo. Los hidrocarburos allí depositados se equiparan en calidad a los de la Cuenca Permian en EE. UU. Sus propiedades físicas y químicas lo hace unos de los mejores crudos livianos. Se estima que el potencial del yacimiento permite ser el cuarto a nivel mundial en petróleo, y la segunda del mundo en gas.

¿Qué producción acumulada tiene hoy un pozo en Vaca Muerta?

Tenemos un pozo de rama lateral de 3.200 metros que va a acumular cerca de 1,5 millones de barriles. El estándar de 2.500 metros está en torno a 1 millón de barriles.

¿Cómo es la operación?

El campo es desarrollado bajo un contrato de asociación entre la estatal petrolera argentina YPF, y la multinacional Chevron, que es la operadora, y su operación formal comenzó en el 2013, la cual se extiende por 30 años, según la Ley de Hidrocarburos.
Y el yacimiento de crudo y gas ubicado en la ventana de Vaca Muerta es hoy el activo más rentable del portafolio del upstream de YPF.

La meta inicial es producir 200.000 barriles de petróleo por día en el 2022. Pero, al mismo tiempo seguiremos bajando los costos de operación, y queremos llegar al final del presente año a los US$8 por barril equivalente de petróleo.

¿Cómo fue el trabajo de socialización con las comunidades?

Fue una tarea pedagógica para enseñar en todos sus detalles como es el desarrollo de un YNC. Había mucho temor entre las comunidades por la información difundida a través de las redes sociales. Hay un desconocimiento o falta de información veraz sobre el fracking.

A través del Instituto Argentino de Petróleo y Gas (Iapg) montamos todo un material didáctico al que bautizamos el ‘ABC de los no convencionales’. Con este material desarrollamos toda una tarea pedagójica, hasta en las escuelas. Programamos visita al proyecto Vaca Muerta con cada uno de los grupos comunitarios, incluso hasta con los que contradecían su desarrollo. Así mismo, se llevaron a los políticos regionales, incluso a los senadores y diputados de la nación.

¿Cuál era la estrategia para una socialización efectiva?

El trabajo era despejar todas las dudas con respecto al desarrollo de los YNC. Dejar en claro que su operación es 100% ambientalmente sostenible. Así mismo, como desde el punto de vista económico, no solo sería rentable para la región, sino también para el país.

Pero, en el fondo, el gran objetivo era formar a la sociedad en torno al tema del fracturamiento hidráulico. El secreto es tener las puertas del proyecto siempre abiertas y mostrar la transparencia de su desarrollo.

¿Cuál es la proyección en la producción de Vaca Muerta?

Este año tenemos proyectado crecer en producción de petróleo no convencional un 44%. Hoy, en Vaca Muerta se extraen al día 65.000 barriles de crudo y 12 millones de metros cúbicos de gas natural.

¿El agua que utilizan para el fracking de dónde la toman?

Hay que dejar en claro que los YNC no utilizan agua potable de las fuentes hídricas. En el caso de la Cuenca Permian (EE. UU.), los no convencionales acuden a las aguas servidas, que luego de su respectivo tratamiento, son inyectadas hidráulicamente.En Vaca Muerta, el líquido utilizado es el que está depositado en el subsuelo, al lado de los yacimientos, que no es apta para el consumo humano, pero que es reutilizada una y otra vez en la estimulación.

Alfonso López Suárez
Buenos Aires, Argentina

Siga bajando para encontrar más contenido