El país manda en negocio del gas natural en Perú

El 90% de la distribución del combustible en el vecino país es tarea de las empresas filiales del Grupo Energía Bogotá (GEB) y Promigas.

Gas

La empresa Promigas adquirió el 100% de la firma Gas Comprimido del Perú (Gascop).

EFE

POR:
Alfonso López Suárez
julio 05 de 2020 - 08:00 p.m.
2020-07-05

Prácticamente Colombia dirige los hilos del negocio del transporte y distribución del gas natural en Perú. La razón, dos de las más representativas multilatinas con asiento en nuestro país tienen a su cargo el desarrollo del 90% del abastecimiento del combustible en la vecina nación.

Se trata de los comglomerados Pormigas y Grupo Energía Bogotá (GEB), los cuales desde hace más de una década vienen armando por separado, y en alianza, una compleja y vasta red para llevar desde los campos gasíferos hasta los hogares, comercios e industrias este energético.

(Lea: El valor de la autosuficiencia energética y el paso a la energía verde)

Muestra de ello, es la reciente adquisición del 100% de la firma Gas Comprimido del Perú (Gascop), con sede en Lima, por parte de Promigas, a través de su filial Gases del Pacífico, en una transacción que se hizo directamente a Corficolombiana.

(Lea: Térmicas, con poco gas natural para generar energía eléctrica)

“Gascop es una empresa pionera en el desarrollo del gas natural para el mercado industrial y vehicular en el norte del Perú”, reiteró un vocero de Promigas. La fuente consultada subrayó que con la citada adquisición Promigas “continua su estrategia de expansión en el vecino país, consolidándose como el líder de la masificación del gas natural en esta nación”.

Así Gascop se integrará a través de su red de comercialización en una solución de suministro adicional a las dos concesiones de distribución de gas natural que Promigas posee en la región de Piura, Lambayeque, Ancash, La Libertad, y Cajamarca.

Promigas tiene presencia hace 11 años en el vecino país. En la actualidad le lleva gas natural a más de un millón de hogares, en los que se benefician poco más de 4,4 millones de personas. Así mismo, a la fecha ha realizado inversiones por más de US$800 millones (contando las que tiene destinadas para la región de Piura) para el montaje de las líneas de trasporte y suministro del citado combustible.

Además, tiene en operación dos compañías (Calidda, en asocio con el Grupo Energía Bogotá (GEB) y Quavii y/o Gases del Pacífico). Con la primera atendemos la región de Lima y El Callao, que son aproximadamente 800.000 hogares, para llevarle el combustible a 3,5 millones de personas. Con la segunda suministramos la región de Trujillo, operación que abarca a 150.000 viviendas.

Se suma a lo anterior, que hace un año, otra de sus filiales en el vecino país, Gases del Norte del Perú (Gascorp) tuvo luz verde para llevar gas a la región de Piura desde los campos productores localizados en el centro y sur de Perú a través de los sistemas que ya tienen montados las filiales de Promigas, a lo que se le uniría un tubo de acero de 270 kilómetros de longitud con capacidad de transporte de 40 millones de pies cúbicos diarios (Mpcd).

Por su parte el GEB, de a mano con su filial Transporte de Gas Internacional (TGI), tiene a su haber la distribución de gas natural, con el 76,5% del mercado. En este negocio incursionó en 2008 cuando constituyó Contugas, compañía que distribuye y comercializa este combustible en los municipios de Pisco, Chincha, Ica, Nasca y Marcona, en el departamento de Ica.

En este frente, la meta es superar las 50.000 conexiones residenciales, que era la meta que se habían fijado para el 2020. Es decir, que buscan alcanzar una cobertura del 55% frente a un potencial de 120.000 viviendas.

Así mismo, con Cálidda, que nació hace 15 años, distribuye el citado energético en Lima y Callao. Con esta empresa conectó en el primer trimestre del presente año un total de 33.822 clientes, incrementando el acumulado hasta los 986.504 usuarios.

Y su meta para los próximos cinco años es duplicar la cobertura en GNV, superar el millón de conexiones de hogares y beneficiar a 5 millones de personas (hoy atiende a 2,5 millones de usuarios).

“La gestión y la estrategia coherente y estable de los últimos cuatro años, que han posicionado al GEB como uno de los conglomerados empresariales más importantes y sólidos del sector energético no solo en Perú sino en Latinoamérica, es gracias al portafolio diversificado de empresas controladas y no controladas y de un equipo humano profesional y comprometido”, señaló en su momento Astrid Álvarez, hoy ex presidenta de la organización.

Y días antes de su salida, recalcó que “el GEB es unos de los mayores inversionistas en gas natural en Perú y queremos seguir siendo líderes. Por eso nos fijamos una hoja de ruta muy importante para los próximos 10 años.

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido