Publirreportaje

El poder de la colectividad

Solo dos antecedentes se registran en la historia, con relación a una pandemia: hace casi 700 años, la peste negra, y hace 102, la gripe española.

1

    

Es probable que mientras buscamos la cura para frenar el COVID-19, descubramos una cura contra el egoísmo, y sigamos avanzando en la construcción de una mejor sociedad para todos.

POR:
ARTICULO PATROCINADO 
marzo 24 de 2020 - 12:00 a.m.
2020-03-24

Difícilmente la humanidad puede recordar un hecho similar al que estamos viviendo. Solo dos antecedentes, y por cierto lejanos, se registran en la historia con relación a una pandemia: casi 700 años atrás, las personas enfrentaron el desafío de sobrevivir a la peste negra, que hasta la fecha ha significado la enfermedad más devastadora de todos los tiempos. Y un poco más cerca, hace 102 años, en 1918, la gripe española también hizo lo propio.

Hoy, avanzamos en un hecho sin precedentes que deja un ambiente de incertidumbre al escuchar cómo crece el número de países afectados y de personas contagiadas con el Coronavirus. El desafío ahora es contra un virus que está confrontando todas las prioridades y nos invita con urgencia a pensar, vivir y actuar de una manera diferente para poder salir avante juntos.

Los expertos afirman que las crisis pueden sacar lo mejor de las personas y, aunque suene paradójico, la situación de emergencia sanitaria que afecta hoy al planeta podría convertirse, tal vez, en el mejor antídoto contra el individualismo, contra el orgullo y contra todos aquellos males que nos impiden, como sociedad, avanzar en la mejor dirección, la del bien común.

Por eso, en este contexto, vale la pena reflexionar entorno a aquellos principios solidarios que unieron hace más de 60 años a cientos de empresarios del país, y dieron origen al Sistema de Compensación Familiar, para afianzar cada uno de ellos y recordar el poder transformador de la colectividad.

Y es que, ante los grandes desafíos que nos impone el panorama actual, hoy más que nunca es necesario unir esfuerzos y trabajar de la mano con diferentes actores, convencidos de que aquello que nos inspiró en el pasado sigue siendo la prioridad; en el caso de Compensar, el sentido de la protección a la familia, el acceso a igualdad de oportunidades y el bienestar integral, como motores de transformación social.


Sin duda, solos no podemos. Así que es hora de que los gobiernos, las empresas, la academia, los gremios y la comunidad en general, demostremos que estamos hechos de humanidad, de solidaridad, de respeto hacia el otro, pero, sobre todo, de unidad. Solo así, es probable que mientras buscamos la cura para frenar el COVID-19, descubramos una cura contra el egoísmo, y sigamos avanzando en la construcción de una mejor sociedad para todos.
www.compensar.com

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN