Negocios

El reajuste logístico que sufrió la mensajería en Colombia

Las empresas del sector cambiaron sus procesos, las formas de entrega de paquetería e incluso los espacios para alimentación.

Logística en Colombia

Tocó cambiar hasta el sistema de entregas porque las personas no querían ni firmar archivos.

POR:
Portafolio
octubre 04 de 2020 - 07:24 p. m.
2020-10-04

Aunque la pandemia del covid-19 detuvo más de una actividad, los servicios de mensajería y transporte no dejaron de moverse. De hecho, más de una empresa experimentó cambios en su estructura, y sus operaciones para lograr el mayor flujo de envíos. A los cascos de los mensajeros se sumó un tapabocas y los guantes y el antibacterial se convirtieron en los compañeros de viaje de los conductores.

(Logística, la base de la competitividad de las empresas). 

Servientrega tuvo que implementar, tras 38 años de operaciones, medidas que marcan un antes y un después en el día a día de sus especialistas en servicio, desde nuevos horarios de ingreso, hasta empezar a llevar los alimentos preparados en casa y sentarse al comedor individual. Se implementó el saludo con el brazo y programas para el “fortalecimiento de la espiritualidad entre los colaboradores” para manejar con inteligencia emocional su trabajo en medio del covid.

(Una vez concluya el covid quedará un comercio electrónico más robusto). 


Los conductores en operativos para las diferentes ciudades empezaron a llevar su kit de bioseguridad y su alimentación en cabina y el lavado de la flota vehicular, el uso de alcohol permanente y de tapabocas se convirtió en el día a día.

“Podemos pensar que los comportamientos actuales van a mantenerse valorando en principio la vida, a medida que trascurra el tiempo y la percepción del riesgo disminuya, posiblemente cambien”, dijo Felipe Calderón, facilitador master de macroproceso estratégico del cliente externo de Servientrega.

El proveedor mundial en envíos exprés y logística DHL Express, el cual cuenta con más de 700 colaboradores en el país entregó a sus equipos guantes y máscaras, gel antibacterial e implementó limpiezas profundas en sus sedes, así como un rediseño operativo para garantizar el distanciamiento social y tuvo que separar a los empleados en dos turnos diferentes.

A nivel global la empresa aumentó la frecuencia de vuelos y para la entrega de paquetería suprimió el requisito de la firma del destinatario para minimizar contactos.

“Poseer nuestra propia flota ha demostrado ser absolutamente esencial en la situación actual. Aquí no dependemos de la capacidad de los demás, podemos ofrecer todo el tiempo y proporcionar el servicio acordado para nuestros clientes”
, aseguró Allan Cornejo, gerente general de DHL Express Colombia.

El operador oficial de Colombia, 4-72, fue otro que experimentó cambios en sus procesos. La compañía ha mantenido activos sus 35 centros operativos y dentro de sus protocolos se definió la desinfección de los vehículos, toma de temperatura al ingreso de los centros operativos y de los colaboradores en moto, e instalación de lavamanos.

Para mantener el distanciamiento los turnos pasaron de ser de 8 horas a 7 horas para que no se cruzaran los trabajadores salientes y entrantes, y tener una hora para hacer la limpieza. “Nos tocó canalizar recursos no contemplados para que pudiéramos comprar un kit de vida con tapabocas, gafas guantes y geles”, dijo Luis Humberto Jiménez, presidente de 4-72.

La empresa también lanzó en mayo una app para que se hiciera la entrega sin necesidad de contacto, sino con una firma digital, sistema con el que se han entregad más 170.000 objetos postales como cartas, paquetes y notificaciones.

En el caso de Inter Rapidísimo, otra de las compañías de mensajería y transporte líderes en el país, los cambios en su logística fueron más lejos. La empresa lanzó un servicio de envíos sin salir de casa donde las personas pueden hacer y recibir sus envíos. También un modelo de auto-envíos, para que los usuarios puedan enviar sus paquetes desde un punto de atención y sin bajarse de su vehículo.

La empresa, presente en 1.103 municipios del país implementó nuevas rutas terrestres ante la cancelación de los vuelos comerciales, amplió sus bodegas por el crecimiento de envíos e incrementó su planta de personal en más del 50%.

“El confinamiento nos cambió la forma de trabajar, generamos nuevos esquemas laborales apoyados en las herramientas tecnológicas y de innovación, habilitamos el trabajo desde casa, horarios flexibles, nuevos turnos de trabajo, para evitar las aglomeraciones de personal en nuestras oficinas y bodegas”, explicó Norman Chaparro, presidente de Inter Rapidísimo.

Otro ejemplo de cambio fue Coordinadora, la empresa, que cuenta con una flota de 900 vehículos y cerca de 4.500 empleados modificó no solo sus operación sino su servicio de atención y toda la parte de call center se trasladó a las casas de los colaboradores.

María Helena Obando, presidente de Coordinadora, aseguró que la empresa no podía parar y que fueron varios los cambios que implementaron, frente a la prevención contra el covid, con aislamientos preventivos y una campaña de transporte en moto para que las personas no tuvieran que tomar transporte público.

“Tuvimos que hacer restaurantes satélites pues todo lo teníamos en nuestros casinos centrales, y adaptamos los cuartos de los conductores para que fueran independientes cada uno. Una empresa de paqueteo no puede parar”, aseguró Obando.

LA MOVIDA DEL SECTOR 

En Colombia, el servicio de mensajería expresa generó ingresos por $1,1 billones en el año 2019, cifra equivalente al 0,11% del Producto Interno Bruto (PIB). El año pasado 382 millones de envíos, de los cuales, 102 millones se cursaron en el segmento de mensajería individual y 279 millones en el de masivos. Según información del Ministerio de las TIC este sectorestá conformado por 191 empresas, de las cuales el 62% se ubica en la ciudad de Bogotá, seguido por Cali con el 9,4%, A nivel nacional la industria cuenta con una red postal con más de 6.398 puntos de atención. En el caso del servicio de correo, el año pasado se registraron 107 millones de envíos e ingresos totales por $125.000 millones.

Laura Lucía Becerra Elejalde
En Twitter: @LauraB_Elejalde

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido