El ReQuerdo: ancestro y academia = excelencia
en el servicio

Las recetas de las abuelas en una amalgama con lo contemporáneo. 

María Elena Moreno, acompañada de su hija María Jimena López Moreno.

María Elena Moreno, acompañada de su hija María Jimena López Moreno.

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 21 de 2019 - 07:40 p.m.
2019-02-21

Entrevistadas:Madre María Elena Moreno y María Jimena López Moreno. El 2019 será de nuevos y grandes retos. El servicio debe alcanzar el estatus de movimiento de vida. Por eso comenzamos una nueva era. Historias de emprendedores, que como héroes ocultos, son ejemplo de liderazgo y persistencia. Uno de sus mandamientos: Servicio al cliente. Bienvenidos.

Un rincón en Cerrito, Valle del Cauca. Cerca al Museo de la Caña de Azúcar. La tierra de Efraín y María. A pocos metros del piedemonte de la Cordillera Central. Innovador en servicio personalizado. Fusión Ancestral: recetas de la abuela sutilmente amalgamadas con tendencias contemporáneas.

¿Cómo nació El ReQuerdo?

Nuestra vida siempre giró en torno al fogón, mis mejores recuerdos son gustativos y olfativos: un plátano guayabo cuando se frita, el ajo caramelizado con cebolla para el hogao, raspar la paila del manjar blanco, encender el horno de leña para hornear el pandebo-no… así heredamos las recetas de generación en generación. Con el tiempo, era clave incluir la academia y con ella el deseo de crecer, administrar y continuar con la tradición más exquisita de todos los tiempos.

¿En qué consiste la cocina ancestral ‘gourmet’?

Es el regalo más preciado, una recopilación amorosa, respetuosa de los ingredientes, del proceso de elaboración y los tiempos de cocción; el toque gourmet es llevarlo a manteles en presentaciones más artísticas y pequeñas.

¿Cómo llegaron a ese punto?

¡Nuestra crianza fue inolvidable! Ambiente humilde, típico, con mucho afecto, disfrutando de los mejores bocados tradicionales; para el cumpleaños mi abuela nos llevaba en la madrugada café recién tostado, molido y colado, en una bandejita decorada con flores silvestres, tradición insignia en nuestro hogar.

Cuando empezó, ¿cuál era su propósito de vida?

Que sería un paraíso unir en este emprendimiento familiar, las profesiones de sus integrantes, aprovechar el talento y la experticia, de tal forma que nuestro oficio fuese camaradería y complicidad para alcanzar objetivos.

¿Cuál es la promesa de valor en servicio?

Emocionadas por servir siempre amor en cada receta, recordando esa anfitriona maravillosa que fue mi bisabuela.

En cada reserva cambiamos todo de lugar para mejorar la ambientación y hacer que el cliente se sienta como en casa.

¿Cómo funciona el sistema de reservas?

El voz a voz de nuestros clientes y la Fan Page @Restaurante ElReQuerdo nos garantizan
una cercanía genuina con días de antelación para una aventura gastronómica alucinante.

¿Por qué solo recibe una por comida?

Para nosotras, cocinar es un ritual, un arte, un paso a paso, fuego lento y un pasatiempo delicioso. Ahí nace el respeto por esos procesos, sumado a la dinámica de contarles a nuestros comensales cada detalle para que disfruten el momento.

¿Cómo es su día?

El momento más feliz es cuando recibimos la primera llamada. La motivación de pensar una experiencia sublime, su música favorita, ese ingrediente que hace explosión en el paladar, anécdotas vallunas, ¡ah! y lo que más me gusta: la pinta, ese vestido nuevo pensado para cada menú, la flor en mi cabello...

¿Qué las motiva a madrugar cada mañana?

Nuestros clientes tienen un cómplice: un pajarito en nuestra ventana, es el mejor despertador a las 5:00 am, que nos indica que es hora de comenzar…el asombro cuando ustedes descubren nuevas creaciones en novedosas recetas y en los espacios; pensar que estando lejos de conceptos comerciales convencionales prefieran este rinconcito de nuestro Valle.

¿Cómo soñaría El ReQuerdo a mediano plazo?

Con nuestra línea de artesanía culinaria tradicional en almacenes de cadena, reservas en espera y dando conferencias de emprendimiento gastronómico.

¿Cómo se capacitan?

El grupo familiar disfruta el reto de seguir aprendiendo. Nos actualizamos en talleres enfocados al servicio en análisis de resultados. Cada uno aporta lo que mejor sabe hacer para avanzar en calidad, personalización y servicio.

¿Qué mensaje le daría a quien tenga un sueño o idea para emprender?

Que aterricen esos sueños. Hay que materializarlos, las ideas son gratis, pero para ejecutarlas el camino es difícil. Disciplina, paciencia, perseverancia inagotable. El detalle es convertir cosas ordinarias en extraordinarias.

¿Un asesor de cabecera, intuición o resultados?

Mi madre y la unión familiar. El deseo de progreso de todos para un solo propósito: ser felices en lo que hacemos.

¿Qué hace diferente su restaurante?

La mirada de amor y bendición que está en los detalles más pequeños; cultivar cada aromática que utilizamos; la dinámica interactiva días previos a la reserva que nos permite conocernos antes de la llegada; personalización del servicio; la descripción de cada plato y vivir la experiencia de ser atendido en nuestro hogar-restaurante: un solo grupo por comida.

¿Cómo logra que el servicio se convierta en un factor diferencial?

La experiencia de mi madre y la sabiduría que llega con los años nos han enseñado a leer los deseos de los clientes, a prestar atención a los pequeños detalles.

¿La mejor experiencia con un cliente?

Un docente de la universidad Javeriana de Cali, Andrés Navarro, lleva más de ocho años probando todos los postres, sopas, carnes, guarniciones y ¡hasta menús sorpresa! Hace un año nos dijo: “¿Qué tal menú por retos?” Y lo hicimos, qué locura.

¿Por qué regresan?

El secreto está en el paladar que les indica dónde está lo bueno y el servicio que les brindamos, la personalización lo es todo. A un abanico amplio de recetas por probar se suman las de nuestros laboratorios de cocina. Además, todo el tiempo hay detalles de ambientación y diseño que anhelan descubrir.

¿Cómo atraen clientes?

Seduciendo paladares.

¿Alguna anécdota en particular?

Atendíamos árabes. Su plato eran tamales vallecaucanos de pollo y cerdo con masa de resplandor “napados” con hogao. Cuando sale la chef, mi madre con la aromática a escuchar qué les había parecido su menú dicen: “delicioso el tamal, pero un poco dura la lechuga”. (Se comieron las hojas). Risas, Fue inolvidable.

¿Lo mejor del lugar?

La magia detrás de cada historia impregna cada espacio de nuestro hogar. El loby de Checho, la sala de Tita, el salón del ReQuerdo… pero ninguno brillaría sin el mejor de todos, donde nace la magia: la cocina de Agucha.

Cuándo visita otro restaurante, ¿en qué detalles se fija?

En el recibimiento carismático, el diseño, la higiene, pero sobre todo en el buen servicio, y que la comida sea el reflejo de lo que vimos en la carta.

Gabriel Vallejo
Especial para Portafolio
Conferencista internacional,
experto en servicio al cliente

Siga bajando para encontrar más contenido