Emprendimiento como motor de crecimiento

Convertir este tipo de negocios en un detonador de desarrollo para Colombia, requiere de estrategias de largo plazo.

Emprender

Es necesario mejorar las condiciones de financiación para el emprendimiento en etapa temprana.

123RF

POR:
Portafolio
septiembre 25 de 2018 - 06:15 p.m.
2018-09-25

El presidente Duque tiene razón en su empeño por priorizar el emprendimiento. Este tipo de negocios introduce mayor competencia en el mercado y soluciona problemas de la sociedad de forma novedosa. Los emprendimientos de alto impacto pueden propiciar mayor crecimiento económico al desafiar a los negocios establecidos con propuestas de valor basadas en la diferenciación y la innovación.

La cuestión es cómo hacer para que surjan este tipo de emprendimientos y logren sobrevivir. En el país, el 18,7 por ciento de las personas entre 18 y 64 años son emprendedores nacientes. Sin embargo, solo 15 por ciento ofrece un producto o servicio nuevo para algunos de sus clientes -a nivel global es 26,5 por ciento de los emprendedores-. Por otro lado, las compañías que logran sobrevivir cinco años (42,9 por ciento de las nuevas empresas) tienden a mantenerse pequeñas, ya sea porque enfrentan barreras para crecer, por dificultades externas para expandirse, o por falta de competencias o incentivos para hacerlo.

Como se observa en la tabla 1, en Colombia el sector manufacturero está compuesto por un mayor porcentaje de establecimientos pequeños que en Estados Unidos (69 por ciento vs. 61 por ciento). Además, en Colombia el 49 por ciento de las sociedades pequeñas tienen más de 10 años, mientras que en Estados Unidos la cifra es de 35 por ciento.

tabla

Tabla: 1

Archivo Particular

Por esto, para lograr emprendimientos que sean motores de crecimiento de la economía, se necesita, en primer lugar, un ecosistema que incentive y facilite la creación de emprendimientos dinámicos. Según el Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico, Colombia presenta brechas en ocho de las diez dimensiones (gráfico 1): solo en las dimensiones de capital humano emprendedor y condiciones de la demanda, el país está a la par de los líderes de América Latina.

Grafico

Gráfico: 1

Archivo Particular

Sin embargo, de acuerdo con datos de iNNpulsa, en políticas y regulaciones solo el 22,5 por ciento de los emprendedores consideran que el Estado colombiano apoya a las empresas nuevas y en crecimiento, mientras que 70,9 por ciento opina que regulaciones estatales como licencias, permisos, impuestos, tasas, entre otras, constituyen una barrera. Además, a nivel territorial hay un desbalance en términos del impacto de las instituciones asociadas a los ecosistemas de emprendimiento, por lo que se requieren políticas diferenciadas.

En segundo lugar, es necesario mejorar las condiciones de financiación para el emprendimiento en etapa temprana. En el llamado ‘valle de la muerte’, la financiación en Colombia es notablemente reducida y las empresas nacientes no logran conseguir los montos o las condiciones adecuadas para crecer, lo que las obliga a salir del mercado. El 69,8 por ciento de los emprendedores se financian con recursos propios y solo 13,5 por ciento con crédito, 5,8 por ciento con recursos de capital semilla y 10,9 por ciento con otras fuentes.

Fortalecer el ecosistema de emprendimiento de alto impacto significa desarrollar fondos de capital semilla adecuados a distintos tipos de emprendimiento, así como establecer las condiciones para facilitar el desarrollo de instrumentos de capital. Para asegurar la supervivencia de los emprendimientos, estos instrumentos deben ser capital inteligente, es decir, que los recursos vayan acompañados por asesoría experta en los diferentes temas.

Por ejemplo, en el caso de emprendimientos digitales que tienen un alto potencial para solucionar retos de país, es necesario que el Gobierno cree un marco apropiado para el desarrollo de estas industrias, lo que puede incluir acciones como incentivos para emprendedores tecnológicos, asesoría en diferentes aspectos de la creación de empresas y el mejoramiento de la propia infraestructura digital del Estado. 

Lograr emprendimientos dinámicos requiere de un ecosistema que incentive y facilite su creación, así como mejorar las condiciones de financiación en etapa temprana.

COMPARTIR EN TWITTER
Emprendedor

Para que los emprendimientos se conviertan en empresas consolidadas y generadoras de empleo, no se puede dejar por fuera la agenda de productividad.

123RF

Es fundamental el trabajo proactivo del Gobierno con el sector privado y un diálogo permanente con emprendedores digitales para la generación de proyectos de impacto. En particular, el país debería crear espacios de interacción transparente en los cuales el gobierno presente una priorización de desafíos, y los emprendedores digitales diseñen y provean soluciones tecnológicas para estos. En la actualidad, existe un panel de expertos en el MinTIC que evalúa ideas de emprendimiento, pero tal iniciativa se ve limitada por las fallas de financiación y la ausencia de guía en el proceso empresarial.

Por último, para que los emprendimientos de alto impacto se conviertan en empresas consolidadas y generadoras de empleo, no se puede dejar de lado la agenda de productividad, que incluye adopción tecnológica y reducción de distorsiones a la rentabilidad y a la formalidad, como se enmarca en la Política de Desarrollo Productivo.

El emprendimiento puede ser un detonador de crecimiento -necesario- para el país. Pero requiere un esfuerzo decidido, con estrategias de largo plazo para facilitar que sea de alto impacto, y no emprendimientos de subsistencia que terminen en la informalidad.

Rosario Córdoba Garcés
Presidenta, Consejo Privado de Competitividad.


Siga bajando para encontrar más contenido