close
close

Emprendimiento

Fintech ayuda a fondear construcciones de colivings y coworkings

Esta plataforma colombiana impulsa el modelo de ‘propiedad colaborativa’. 

Lokl

Lokl es una plataforma fintech colombiana.

Archivo particular

POR:
Portafolio
noviembre 18 de 2021 - 07:00 a. m.
2021-11-18

La pandemia aceleró los cambios en la migración urbana, las tecnologías, las modalidades de trabajo remoto y hasta la arquitectura, lo que ha influido en la forma en como las ciudades se transforman. Colombia no es ajeno a ello y desde hace algunos años en las principales regiones del país se comienzan a construir innovadores proyectos arquitectónicos integrados en espacios de coworkings, colivings, cohousing, hoteles boutique, entre otros que se adaptan a las necesidades actuales de la sociedad.

(Treinta, la fintech colombiana para gestionar negocios, llegó a Brasil). 

Uno de los que más ha tenido impulso en la actualidad han sido los coworking y según la plataforma Coworking Insights, se prevé que la cantidad de estos espacios de trabajo en todo el mundo llegue a ser de más de 41.975 y tenga un crecimiento promedio del 116% para 2024.

Sin embargo, expertos han señalado que hay grandes retos en el futuro de todos estos proyectos inmobiliarios que derivan de la presión del alza en los costos de la construcción, la financiación y la habilitación oportuna del suelo urbanizable a nivel regional.

Como una solución en medio de este contexto, Lokl, la plataforma colombiana que desde hace algunos meses impulsa el modelo de ‘propiedad colaborativa’, se transformó en una herramienta financiera que le ayuda a conseguir a las empresas del sector constructor entre un 10 a un 51% del capital de financiación para que se terminen de construir estos espacios inmobiliarios.

El primer impulso financiero que dio esta startup durante el año, fue de más de $1.000 millones para la construcción de Indie Universe, un innovador coliving ubicado en el sector de Laureles en Medellín, que entremezcla lo mejor de las viviendas modernas, el trabajo y los espacios creativos.

(El plan de las ‘fintech’ colombianas: llegar a mipymes y a vulnerables). 

Este capital se consiguió gracias a la inversión de pequeños y medianos inversionistas por medio de su plataforma y que ahora pueden ser considerados como “socios” del proyecto, ya que reciben un retorno de la inversión de más del 15% y tienen la posibilidad de acceder a este espacio con ciertos beneficios y descuentos exclusivos.

Camilo Olarte, CEO y fundador de Lokl, explicó que desde hace algún tiempo notó que había una oportunidad en el mecanismo de financiación para proyectos innovadores del mercado inmobiliario, debido a que los órganos institucionales siempre están financiando modelos antiguos que ya tienen un buen tiempo en el mercado dejando pocas oportunidades para nuevas propuestas que puedan mejorar la oferta.

“De esta manera creamos una plataforma que no solo beneficia a las personas porque les permite invertir en proyectos inmobiliarios de alto retorno, sino que se convierte en un mecanismo para que los desarrolladores del mercado inmobiliario puedan encontrar un tipo de financiación alternativa para un porcentaje de sus proyectos con mayor potencial de innovación. Adicionalmente este vínculo que generan los inversionistas de Lokl con el proyecto construye una comunidad en torno al mismo ocasionando una mayor conexión, lo que generará oportunidades y valor para su crecimiento a futuro”, resaltó.

Por esta razón, actualmente Lokl se enfoca en proyectos que se adapten a los nuevos conceptos de innovación y transformación arquitectónicos que generan formas de convivencia con carácter colaborativo, es decir lugares como: coworkings, colivings y algunos cuantos espacios comerciales en los que entrarían hoteles, espacios de comercio, sitios de café, entre otros.

Sin embargo, debido a los altos beneficios que genera este tipo de financiación las empresas deben pasar por unos requisitos de evaluación rigurosos antes de ser publicados en la plataforma, entre ellos, contar con una financiación de mínimamente el 50% por parte de una entidad bancaria o inversionistas institucionales, poseer el lote para la edificación con todos los estudios de viabilidad para el modelo planteado y comprobar haber tenido un recorrido en el desarrollo y la operación de modelos similares.

Para muchos es necesario la transformación de los lugares de trabajo, comercio y vivienda para que se adapten al concepto de la economía compartida, un modelo económico basado en compartir, intercambiar, prestar o alquilar bienes y servicios entre particulares, y que se puede ver en reconocidas empresas como Airbnb, Uber y WeWork.

Así mismo lo siente el CEO de Lokl, quien asegura que el futuro del sector inmobiliario es ver cómo los espacios, servicios y modelos de participacion se transforman de cara a las necesidades de sus comunidades y las experiencias que desean, y no tanto al modelo de negocio que se ha vendido por tantos años con poca a ninguna adaptación a los cambios de la sociedad.

“Cuando hablamos de propiedad colaborativa hablamos de la construcción en comunidad y con esto no solo me refiero al hecho de cómo disfrutamos los espacios de una manera más comunitaria, sino cómo los financiamos, construimos y potenciamos entre un grupo de muchas personas que quieren participar de ellos activamente y a su vez crecer junto al proyecto”, señaló Camilo Olarte.

Y agrega que se siente convencido de un futuro no tan lejano, en donde las personas van a hacer dueños de la infraestructura de sus ciudades, “en donde todo el crecimiento y desarrollo económico se dé de una manera más uniforme entre todos. Un modelo capitalista que impulsa al crecimiento colaborativo por encima del individual”. 

Actualmente esta startup se encuentra evaluando cinco proyectos inmobiliarios a nivel nacional, entre los que se cuentan dos colivings en Medellín y dos más en Bogotá, además de un coworking que busca reinventar el modelo de estos lugares. Su objetivo es poder cerrar el próximo año con más de 10 proyectos integrados en la plataforma y abrirse al mercado alrededor de Latinoamérica empezando por México y Brasil.

“Buscamos no solo ayudar a financiar los proyectos con mecanismos alternativos, sino a impulsar la innovación del sector inmobiliario de la mano de los desarrolladores, operadores y otros actores de la industria. Por eso al participar de un proyecto nos hacemos parte del equipo de manera activa ayudando a estructurar modelos que integran tecnología, experiencia, marca y comunidad para crear ofertas disruptivas de alto valor”, concluyó Olarte.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido