‘La magia es el poder de transformar’

Juan Pablo Neira, experto en marketing, advierte que la innovación, la comunicación y la capacidad de servir, son puntos fundamentales del liderazgo.

Conferencista

Jaime Bermúdez (izq.), ex canciller, habla con Juan Pablo Neira (der.), conferencista y escritor.

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 22 de 2019 - 07:35 p.m.
2019-07-22

Juan Pablo Neira lleva más de veinte años dedicado al marketing, los eventos, dar conferencias y hacer magia. Ha escrito dos libros y está trabajando en el tercero. Sobrepasa las 900 conferencias en 30 países.

(Cazatalentos se dan cita en el país). 

¿Su vida es el marketing y echar cuentos?

Algún día me definieron como un creativo de profesión e ilusionista de corazón. Tengo una agencia de speakers muy querida. He sido creativo y he estado en el mundo de la comunicación y el marketing, desde que estuve en agencias de publicidad.

Luego fundé con mi mamá una productora de eventos que funcionó por casi veinte años y después se cruzó la profesión con la afición de la magia, hace diez años.

Desde hace mucho tiempo he contado cuentos para diferentes audiencias. Son historias que me han inspirado de alguien y se han convertido en la propia vida.

Echar cuentos es suponer que uno es capaz de persuadir a alguien...

La inspiración es la base de la persuasión. El líder que inspira tiene que saber convencer y enamorar, porque es la única manera en la que se gana el respeto, la admiración y ese call for action de sus equipos: que hagan lo que cree que es bueno para una compañía.

¿Cuánto es razón y cuánto corazón?

Más que razón y corazón, tiene que ver también con la intuición. Cómo intuye uno lo que está bien, lo que está mal, lo que puede funcionar, lo que no. Pero es un tema absolutamente emocional. La billetera no se abre si el corazón no se mueve.

¿Cuál es su objetivo frente a un auditorio?

Hablo mucho de la transformación, porque la magia al final del día es el poder de transformar. Eso es lo que hace el sombrero del mago: transformar.

Pienso en que mi cuento contribuya en algo a la vida de alguien. Comparo esto con un torero.

Un torero se enfrenta a un animal de 500 kilos y se encomienda para que no lo maten. En un auditorio lleno, con un promedio de 60 kilos por persona, son 60.000 kilos de responsabilidad, de humanidad.

Lo primero es la responsabilidad y segundo, que mi mensaje sea transformador, que toque corazones y que lleve a la gente a la acción.

La magia en últimas es un truco, para que la gente crea algo que no es verdad

Un mago decía que quien tiene magia no necesita trucos, pero el truco es realmente el vehículo de la magia. Defino la magia como el poder de transformar y por eso mi conferencia ‘Imagine’ habla del poder que tiene el sombrero del mago.

Roger Bonet decía que el ser humano se tiene que poner cuatro sombreros para imaginar. El primero es el del explorador; el segundo el del artista, que crea la idea; el tercero el del juez, que filtra la idea; y el del guerrero, que pelea y se hace matar por la idea.

Para mi la magia es un quinto sombrero: el de transformar. La magia es un truco que pasa por la imaginación de las personas.

¿Qué tanto de esa forma de hablar implica escuchar?

Para hablar bien en público hay que pensar bien en privado. Y para pensar así hay que escuchar. La creatividad se basa en estar escuchando y viendo, en observar. Una persona creativa observa y escucha.

¿Qué es lo que la gente necesita hoy?

Hay tres temas fundamentales que la gente necesita: imaginación, que es la base de la innovación; ser capaz de comunicar las ideas de manera clara, concisa y contundente, en un mundo saturado de información; y la capacidad de servir a los demás, porque el principio número uno del liderazgo es el servicio, entendido como pensar en el otro antes que en uno mismo.

Mencione dos cosas que quisiera cambiar de la gente

El ego, ese enorme ego, y la mala interpretación del poder de las personas en lo corporativo, en lo político.

El ego de creerse más y pasar por encima del otro, algo de lo que es muy difícil desprenderse.

Segundo, vivo ilusionado con que la gente tenga ilusiones, veo a la gente a veces baja de ilusión. Cuando hablo con jóvenes y adolescentes, les pregunto; ¿qué quieren ser? ¿Dónde se ven? No sé, no sé qué quiero, no sé qué me gusta, me responden.

El mundo nos da tanto y de manera tan rápida que la capacidad de la ilusión y del asombro se han perdido.

¿Cuál es su truco?

Hace unos años, Richard Branson vino al país y decía que el nombre del negocio es sorprender, que quien no sorprende, no vende. La gente ha perdido ese poder de sorprenderse porque ha perdido el poder de vivir ilusionada.

En mi último libro ‘Ser Humano’, hablo de cinco valores esenciales, que es el ejemplo de ver las cosas sencillas.

Todo está en sus manos, en sus dedos, que simbolizan cinco elementos: la actitud, del dedo pulgar; la visión, para dónde voy y para dónde apunto, el índice; el dedo corazón, el amor; el anular, el compromiso que es el que más trabajo nos cuesta honrar; y el más pequeñito, el último, la humildad. Cinco elementos que tenemos al frente: actitud, visión, amor, compromiso y la humildad.

Esos mensajes sencillos llegan con más poder que las grandes fórmulas del managment de liderazgo. 

Jaime Bermúdez
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido