Los jóvenes que están detrás de la “ropa limpia en Colombia”

Dos emprendedores crearon Lavanti, una empresa con 9 años en el mercado especializada en soluciones de lavandería.

Lavanti

Santiago Mesa y Federico Martínez, creadores de Lavanti

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 20 de 2019 - 10:38 a.m.
2019-05-20

Hace casi nueve años, dos jóvenes antioqueños tomaron una de las decisiones más difíciles para cualquier persona: emprender. Su propósito fue claro desde el comienzo, “Entregar confianza y dignidad a todas las personas a través de ropa limpia ”.

Así, nació en 2010, Lavanti, una empresa especializada en soluciones sostenibles de lavandería. En estos años, Santiago Mesa y Federico Martínez, han consolidado su liderazgo en el mercado de lavandería industrial con más de 600 clientes en las principales ciudades del país. Esta es la historia de las lavanderías compartidas en Colombia.

(Persistencia, resiliencia y disciplina, factores clave para emprender). 


“Cuando estábamos estableciendo cuál sería el enfoque de nuestro negocio, nos percatamos de la necesidad que había en Colombia de tener soluciones eficientes, incluyentes y sostenibles para el lavado y cuidado de la ropa. Y es que en el país, muy pocas personas tienen acceso a lavadoras y secadoras, de hecho, la mayoría las adquieren a crédito, lavan a mano ó las alquilan. Hacer énfasis en un modelo colaborativo fue nuestro propósito desde el principio. Desde entonces, hemos logrado impactar a más de 3.000 hogares, con el objetivo de llegar a unos 50.000 hogares en los próximos dos años, en los que también están incluidos los segmentos de vivienda de interés social (VIS) y de interés prioritario (VIP), donde lavaremos aproximadamente 950 toneladas de ropa mensuales”; indicó Santiago Mesa, gerente de Lavanti.

Precisamente, este modelo de economía compartida es el que ha impulsado a Lavanti a fortalecer su presencia en el país. Cada que una persona usa una de sus lavanderías reduce en un 30% el consumo de agua y energía en el cuidado de su ropa. La sostenibilidad se ha convertido en uno de sus pilares.

El modelo de lavandería compartida ha impactado positivamente en todos los estratos sociales, en los proyectos de las constructoras más reconocidas del país; porque además de manejar tarifas muy económicas están disponibles 24/7, ofreciendo varias lavadoras y secadoras para el 100% de los residentes de una copropiedad. Un servicio de calidad con la mejor tecnología en máquinas y ayudando a preservar la ropa por mucho más tiempo. El sistema es simple: las personas pagan cuando las usan.

Su alcance no se limita a lavanderías en edificios, su interés por dar acceso a que las personas tengan ropa limpia, los ha llevado a vender lavanderías de autoservicio en calle, acompañando de principio a fin a emprendedores que quieren participar de este negocio en auge; donde esperan cerrar el 2019 con más de 100 lavanderías vendidas.

Son varios los sectores que han recurrido a ellos para el diseño y montaje de su lavandería, su experiencia y conocimiento ha sido forjado por las cadenas hoteleras más exigentes, compañías de alimentos con procesos estrictos de bioseguridad, hospitales que cuidan sus estándares de calidad frente a la contaminación cruzada e incluso equipos de fútbol reconocidos, quienes cuidan cada detalle en el aspecto de sus jugadores. Lo que parecía todo un desafío, hoy se refleja en una compañía con ventas esperadas en el mediano plazo de 30.000 millones de pesos, con presencia en más de siete ciudades de Colombia y con el interés de expandir su operación en los próximos años a diferentes países de América Latina.

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido