Plantean una hoja de ruta para impulsar a pymes de ingeniería

La CCI le presentó un documento al Gobierno para que se haga una recategorización de las firmas y también se incentive la innovación.

En Colombia, las pequeñas y mediana empresas (Pymes) registran un nivel de  endeudamiento moderado entre el 42 y 49 por ciento d

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 23 de 2018 - 10:29 p.m.
2018-10-23

Aunque el país en los últimos diez años ha hecho grandes esfuerzos para impulsar la infraestructura en varios frentes, las empresas de ingeniería nacionales, sobre todo las pymes, todavía no han encontrado los incentivos suficientes para impulsar su crecimiento.

(Lea: Los retos del nuevo gobierno para el desarrollo de las pymes). 

Una muestra de ello son los resultados de una encuesta hecha por la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI), en alianza con la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), en la que se evidenció que el 54% de las pymes de ingeniería no ha contratado con el Estado en los últimos cinco años, y que el 71% de los encuestados solo trabaja a través de subcontratos o con contratos privados.

Ante ese panorama, los gremios de infraestructura y de ingenieros, como la CCI y la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI), han manifestado su preocupación en tanto no ha habido los incentivos suficientes para que esas compañías puedan mejorar sus estándares, y así puedan competir con organizaciones extranjeras.

Por eso, recientemente la CCI le presentó una propuesta al viceministerio de Desarrollo Empresarial, parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en la cual traza una hoja de ruta para que estas compañías tengan una mayor participación nacional e internacional.

(¿Por qué es importante para las pymes contar con un seguro?). 

Según Juan Martín Caicedo, presidente ejecutivo de la CCI, esa propuesta tiene varias acciones como “recategorizar el tamaño empresarial de este sector para que compita en franca lid con las empresas extranjeras; acceso a la financiación para facilitar el fondeo de iniciativas productivas, de innovación y de apropiación tecnológica o la creación de incentivos que promuevan la innovación, el aumento en productividad y la apropiación de los avances tecnológicos, entre otras”.

Ese plan de acción es clave, puesto que aún no hay, según Argelino Durán, presidente de la SCI, “una política de fortalecimiento a las mipymes de ingeniería en Colombia que dé apoyo para convertirlas en grandes empresas con capacidad de exportar servicios de ingeniería. El nuevo Gobierno tendrá que mirar hacia el lado del fortalecimiento de esas empresas, que son fundamentales en el logro de la ejecución de obras y generación de empleo”.

Y es que, precisamente, el tema de innovación y acceso a la tecnología es uno de los que más urgen en ese proceso de transformación de las pymes de ingeniería. Datos de la encuesta citada anteriormente, que fue realizada el año pasado, dice que el 43% de los encuestados asegura que el principal obstáculo para innovar es la falta de recursos financieros, y un 22% dice que es por falta de apoyo gubernamental.

En ese sentido, para José Joaquín Ortiz, gerente de Joyco, una firma local de consultoría en infraestructura, otro de los puntos que deben adoptar las organizaciones es empezar a cambiar sus modelos de gobernanza. “Nosotros entendimos que la innovación y el uso de la tecnología es muy importante a la hora de mejorar la productividad. Creo que se debe comenzar a implementar mejores prácticas”, agregó el empresario.

LA CORRUPCIÓN Y LOS PLIEGOS TIPO 

Otra de las preocupaciones de los gremios de la infraestructura y de ingenieros es que las pymes, que son el 95% del total de las empresas de ese sector, tienen pocas posibilidades de contratar con el Estado.

Cifras de la encuesta de la CCI y Anif dicen que el motivo por el cual la mitad de las pymes de ingeniería no participan en contratación pública en los últimos cinco años es que hay numerosas barreras de entrada. Entre esas, el 42% dice que son por los requisitos de la experiencia y el 40% por las exigencias financieras.

“En la actualidad existen requerimientos excesivos en todos los procesos de contratación del sector que impiden una mayor participación de compañías pequeñas y medianas y que, por el contrario, imposibilitan su crecimiento. Me refiero, por ejemplo, a la no entrega de anticipos en los contratos de obra pública, en algunos casos”, agregó el presidente de la CCI.

Según explicó el dirigente gremial, la “estigmatización” de los anticipos por el denominado caso del ‘Carrusel de la contratación en Bogotá’ hace más década ha sido un obstáculo. “Hoy por hoy la inversión del anticipo está protegida mediante un patrimonio autónomo o fiducia, el cual solo gira los recursos con previa autorización de la entidad contratante, y también cuenta con las pólizas correspondientes”, dijo.

Por otro lado, en cuanto a las grandes obras de infraestructura que el país está en ejecutando, como el Metro de Bogotá o las autopistas de cuarta generación, Caicedo destacó que la gran oportunidad de las compañías de infraestructura está en participar a través de la subcontratación. “Vale la pena precisar que las pymes no están en capacidad de acometer obras de gran envergadura. Sin embargo, pueden participar a través de la subcontratación en obras específicas, acordes con su capacidad financiera y técnica”.

Por último, tanto el presidente de la SCI como el de la CCI subrayaron la importancia de la reglamentación de los pliegos tipo, que estaría lista para abril del próximo año, pues es una norma clave para que se elimine la corrupción, sobre todo en las regiones, y haya más oportunidades para las pequeñas y medianas empresas. “Tenemos las esperanzas centradas en la pronta expedición de los pliegos tipo aprobados por la Ley 1882, que garantizarán la pluralidad de oferentes”, manifestó Durán, quien agregó que “la corrupción dentro de la contratación estatal, además de ir en contra de la buena destinación de los recursos públicos, está dejando a las pymes de ingeniería sin oportunidades de trabajo y crecimiento”, concluyó.

María Camila González Olarte
marola@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido