Emprendimientos verdes conquistan al mercado colombiano

Un consumidor que quiere adquirir pero que no puede por su capacidad de compra, es el principal reto que deben enfrentar en el país.

Negocios verdes

Según la Oficina de Negocios Verdes del Minambiente, en el país hay 1.414 negocios de este tipo, los cuales han generado 21.053 empleos.

iStock

POR:
Portafolio
marzo 14 de 2019 - 04:50 p.m.
2019-03-14

Cada día son más los consumidores que toman su decisión de compra con base en su impacto en el medio ambiente. No por nada, Euromonitor destacó el consumo sostenible como una de las diez tendencias de este 2019.

De acuerdo con la firma, el aumento del veganismo, un estilo de vida saludable y ético, tener una actitud amigable con los animales y las nuevas generaciones han motivado el incremento de clientes que eligen los productos y servicios con este sello.

Esto no solo ha representado un gran reto para las empresas a nivel mundial, pues está obligándolas a mejorar sus estándares para mitigar el impacto de su operación en el medio ambiente, sino que también ha traído consigo el nacimiento de los negocios o emprendimientos verdes.

(Lea: ‘Hacer negocios verdes es correcto y muy rentable’

Estos son todas aquellas empresas que centran su operación en la búsqueda de soluciones del mercado a problemas ambientales. Según el Plan Nacional de Negocios Verdes del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible que nació en 2014, son “toda actividad económica en la que se ofertan bienes o servicios que generan impactos ambientales positivos y además incorporan buenas prácticas ambientales, sociales y económicas con enfoque de ciclo de vida, contribuyendo a la conservación del ambiente como capital natural que soporta el desarrollo del territorio”.

Según la Oficina de Negocios Verdes del Minambiente, en el país hay 1.414 negocios de este tipo, los cuales han generado 21.053 empleos. 

De igual manera, aunque cada región tiene su propia dinámica, el Valle del Cauca, Boyacá, Santander y Norte de Santander se destacan en la formación de este tipo de iniciativas.

El 82% de los negocios verdes se encuentran en la categoría de bienes y servicios provenientes de los recursos naturales y el 18% hace parte de la categoría de ecoproductos industriales. Dentro de la primera categoría, los agrosistemas ocupan el 41,8% y en la segunda categoría el aprovechamiento y valoración de residuos ocupan el 9,4%.

(Lea: Las empresas ‘verdes’ se multiplican en el país

De acuerdo con Mauricio Mira, exdirector de la oficina de negocios verdes, no hay estudios que muestre el impacto que tendrían estos negocios en el PIB, sin embargo aseguró que el potencial puede ser bastante significativo por las características que tiene el país para el desarrollo de bienes y servicios de este estilo.

“Colombia es un país con gran potencial para el desarrollo de estos negocios. Es el segundo país más biodiverso del planeta, pasa por un proceso de paz que le da un valor agregado a los productos, entre otros”, afirmó Mira.

CONQUISTAR AL CONSUMIDOR, EL GRAN DESAFÍO

Uno de los mayores retos que enfrentan este tipo de negocios en el país es el conquistar a los consumidores nacionales quienes aún no adoptan una actitud responsable con el medio ambiente.

Según Mira, los consumidores que eligen este tipo de productos, bienes y servicios está creciendo de forma exponencial en el país, a casi un 40% de forma anual. Sin embargo, esto aún no se ve en el mercado.

Adiciona, datos de Nielsen revelan que el 47% de los colombianos compraría productos o marcas ecológicas incluso si son más costosas, mientras que solo el 37% de los encuestados a nivel global se siente identificado con esta afirmación.

A pesar de esto, para Sergio Zuluaga, presidente de Asec, en Colombia los emprendimientos sostenibles se enfrentan a una tensión porque todavía no existe “una cultura o consciencia” de consumo responsable para adquirir este tipo de productos. Por lo que su actividad es “histórica ante un mercado que no despega”.

“Todo el desarrollo que ha tenido el sector sostenible en Colombia está marcado un poco por esta tendencia y esto afecta muchísimo la sostenibilidad financiera, la rentabilidad y la utilidad de las empresas, porque a pesar de que desarrollan productos de impacto positivo para el medio ambiente, estos suelen tener unos costos muy elevados y el mercado todavía no prioriza ni diferencia el impacto de estos tanto en el medio ambiente como en su bolsillo”, afirmó Zuluaga.

Comparte su opinión el líder en emprendimiento sostenible de la Universidad EAN, Francisco Matiz, quien asegura que el consumidor aun prioriza el costo de un producto y no el impacto de este en lo ambiental.

“El tema es de concientización del cliente y también de su capacidad de compra. Aún estamos pensando en el producto final por costo y no por su impacto en lo ambiental.”, aseveró Matiz.

Al respecto, Nielsen encontró que la mayoría de los connacionales (43%) prefiere comprar productos amigables con el medio ambiente pero al ser más caros adquieren aquellos que no poseen esta característica.

Siga bajando para encontrar más contenido