Negocios

‘Pandemia limita a la hora de planear un viaje de vacaciones’

Laura Muñoz, presidente de On Vacation, habla sobre el ritmo de la reactivación de la industria desde que se iniciaron las reaperturas.

Laura Muñoz

Laura Muñoz, presidenta de On Vacation dice que lo más importante es recobrar la confianza en la movilidad.

Cortesía: On Vacation

POR:
Portafolio
octubre 12 de 2020 - 07:43 p. m.
2020-10-12

A pesar de llevar seis meses sin operar, On Vacation, la compañía que desde hace 17 años oferta planes turísticos en el país, trabajó para modernizar sus estándares de servicio. Hoy, luego de unas semanas de reapertura económica, Laura Muñoz, la presidente de la compañía, habla sobre cómo han flexibilizado sus planes, y cómo hacer para que los viajeros se sientan más seguros.

Lea: (Cartagena se prepara para una posible segunda ola de coronavirus)

¿Cómo han sido estos meses?

Para nosotros todo empezó el 16 de marzo cuando cerramos la operación aérea, y el 20 de marzo la operación hotelera. Nos acogimos a todas las instrucciones del Gobierno y dejamos de recibir gente en nuestros destinos. Luego de este tiempo, el 20 de septiembre empezamos abrir nuevamente con operaciones parciales, pero hemos tenido una contracción absoluta del ingreso y ese fue el mayor reto.

Lea: (‘La ocupación hotelera de diciembre y enero llegaría máximo al 35%’)

¿Cómo manejaron la situación con los empleados?

Nosotros nos acogimos a todas las prácticas en materia laboral como vacaciones y suspensiones. Ahora estamos trabajando en la recuperación del empleo. Siempre hemos sido un motor de este y no queremos perder esa bandera.

¿Cómo se han movido las reservas?

Las reservas fueron intervenidas por los anuncios del Gobierno. Este dijo inicialmente que nos íbamos a un simulacro, una cuestión temporal, pero no fue así. Del simulacro pasamos a la primera extensión, luego a la segunda y a la tercera, y cada ocho días teníamos un panorama más gris. Entonces cuando habían noticias alegres subían un poco las reservas, pero cuando no, eran casi nulas.

El 31 de agosto, cuando se acabó el aislamiento, sí se vio un poco de recuperación, pero no en pico. En Europa las ocupaciones no superan el 30% y es una tendencia mundial. La gente tiene muchas ganas de viajar, pero todavía hay mucha incertidumbre.

¿Qué tan relevante es la flexibilidad ahora?

No solamente es relevante, sino absoluta. La gente no necesita un compromiso a rajas y tablas, al contrario, todos quieren simplemente tener su sueño, pero no tener el compromiso de que se les puede cobrar en caso de un rebrote u otras circunstancias de la coyuntura. La flexibilidad es el punto número uno de la agenda. Debe poder permitirse cambiar la fechas, adicionar o eliminar personas del viaje y ofrecer garantías sin ningún problema.

¿Y qué repercusiones tiene esa flexibilidad?

Simplemente eso se deriva en un tema de dinamismo. Todo lo que es management, inventarios, reservaciones y operaciones pre-viaje tienen que modernizarse y en eso hemos trabajado en estos meses. Buscamos que esa flexibilidad no nos lleve a un desastre donde se tengan unos pasajeros programados y al final no viajen. Por eso, hemos alineado la flexibilización a la operación, de tal forma que podamos ofrecer algo real, pero con una continuidad para la compañía.

¿A qué se han dedicado en este tiempo?

Sacamos el programa ‘Prográmate 2021’ en el que la gente puede empezar a hacer sus reservas a un año. Hicimos también otro que se llama ‘La nueva forma de viajar’, donde se empiezan a pagar a cuotas para que cuando llegue el momento se viaje tranquilo. Y básicamente estamos fortaleciendo el turismo nacional.

¿Cómo ven en el turismo la sostenibilidad?

En On Vacation estamos muy felices por el fortalecimiento de lo local. Somos una compañía en la que si bien tenemos viajes internacionales muy interesantes, siempre hemos estado muy de la mano de las comunidades para desarrollar el turismo nacional, lo hemos hecho en La Guajira, en Amazonas y en el Eje Cafetero. Sabemos que el Gobierno nos va a apoyar con sus iniciativas y estamos dispuestos a contribuir para que el turismo mejore y sea un motor de economía.

¿Cuáles son los destinos más solicitados, o demandados?

Los de playa. Dentro de estos números chicos de reactivación, la participación de La Guajira y de San Andrés es impresionante. La gente asocia mucho la libertad con el mar, así la playa sigue siendo el primero.

¿Cuál considera que es el mayor reto?

Para On Vacation la recuperación va a ir al ritmo de las aerolíneas porque nuestros destinos son de acceso aéreo. Pero el reto más grande que tiene la industria es recuperar la confianza del viajero, pero no en el producto, sino en la movilidad. Hay que trabajar en que el viajero se sienta tranquilo en ir a disfrutar de los destinos sin ninguna preocupación o limitante. Y es que la gente siente que los protocolos son una limitante para disfrutar.

¿Y qué frenaron por la pandemia?

Teníamos planeado el crecimiento internacional a destinos como Panamá. Estábamos fortaleciendo también Curazao y Cancún. De otro lado, queríamos crecer en habitaciones en La Guajira y en San Andrés.

¿Cómo prevé el cierre del año?

Depende. Si vemos que la tendencia continúa como hasta ahora, en donde la gente está retomando sus actividades, vamos a tener un fin de año un poco por encima de lo planeado. Sin embargo, si vienen noticias ‘fuertes’ podemos tener una contracción. Entonces para las dos cosas hay que estar preparado. Nuestra expectativa es lograr ocupaciones del 60% o 70%, pero todo esto depende de las circunstancias.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido