Don Eloy, 60 años vendiendo flores

Las diferentes presentaciones de ramos y variedades hacen parte de la estrategia de innovación permanente de la compañía.

Don Eloy

Don Eloy fue pionera en el comercio ‘on line’ vendiendo rosas a través de su primera página web creada en 1999.

Cortesía Don Eloy

POR:
Portafolio
agosto 20 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-08-20

Quienes visitaban La finca La Conchita de Miguel de Germán Ribón en los años 40 y 50, se enamoraban de la belleza de sus flores. Esto hizo que Don Miguel fundara con su esposa Laura, la primera tienda en el barrio San Diego, de Bogotá. El nombre de la empresa es un homenaje al sacerdote Eloy Valenzuela, un enamorado de la naturaleza, al punto de que hizo parte de la Expedición Botánica.

Lea: (Este es el aguardiente premium del ‘Pibe’ Valderrama y Édgar Rentería)

Desde entonces, las flores de Don Eloy se han convertido en un ícono de las relaciones sociales de los habitantes de Bogotá. Durante seis décadas, las famosas rosas han servido para subirles la temperatura a miles de hogares de la fría capital del país. Hoy, las flores producidas por esta empresa son una tradición en diversos reconocimientos sociales y, lo más importante, en el producto perfecto para la demostración de sentimientos, hasta el punto de que, quizás en muchos casos, han sido la causa de numerosos matrimonios, relaciones de parejas y hasta de reconciliaciones. Regalar rosas de calidad en distintas ocasiones es una costumbre instaurada por las flores de Don Miguel y su esposa Laura.

Este emprendimiento de hace 60 años, también dio lugar a la formalización del negocio de las floristerías, pues en el país no era común regalar flores. A partir de los años 90 comenzó la apertura de nuevos establecimientos en Bogotá.

El aprecio por las rosas Don Eloy, las hizo bienvenidas en Medellín (1997), Cali (1997), y en el 2017 Bucaramanga, fortaleciendo la presencia de la marca a nivel nacional, hasta sumar hoy 11 tiendas, además de los canales digitales.

Don Eloy fue pionera en el comercio on line vendiendo rosas a través de una web desarrollada para tal fin en 1999, lo que hizo posible el desarrollo del canal digital que le permitió llegar a una gran comunidad extrajera necesitada de enviar rosas en el territorio colombiano. En la actualidad, sus redes sociales, se vuelcan hacia los clientes, desarrollando herramientas como el correo de confirmación de entrega de rosas que son posibles gracias al seguimiento digital de pedidos.

A partir de 2011, el negocio entró en la era de la innovación, que se refleja en productos y servicios como desarrollo de la tienda “Boutique” donde el consumidor cuenta con información sobre estética y presentación de las diversas especies florales en diversos tipos de presentación, este establecimiento ha abierto al público en búsqueda de mercado floral y talleres de flores.

EVENTOS ESPECIALES

Estratégicamente la empresa cuenta con “Don Eloy Eventos” una unidad que atiende los diversos acontecimientos sociales como bodas y eventos corporativos desde el enfoque del buen gusto y la disciplina estética de la marca donde las flores son protagonistas.
A pesar del paso de los años, la quintaesencia del romanticismo es la caja de rosas acompañada por chocolates u osos, o ambos.

Son 60 años cultivando variedades exclusivas producto de investigación y desarrollo floral que solo se obtiene para el mercado local, que no se encuentra en otras marcas. Por esta razón, solo aquí se puede apreciar la belleza campestre de soyuz, el aleteo de mariposas de free spirit, el té con nube de leche de tea time, la luz interior de creme de la creme, el sorbete de curuba de osiana, el aroma floral de Santeaga, Latin ambiente de rosado y fucsia sin par, el exotismo de la jaspeada stranger y el aroma afrutado de SterlingSilver en colores lila muy escasos en la naturaleza de las rosas.

El producto o no ha cambiado mucho.

En realidad, las que cambian son las variedades, las cuales trasforman la visual de los arreglos, llevados por la necesidad de innovar constantemente y segmentar los diferentes mercados.

Desde los diseños de las cajas con colaboraciones por ejemplo con la ilustradora Natalia Swarz, la reconocida diseñadora gráfica Arutza Rico Onzaga o Maripaz Jaramillo, artista colombiana de la corriente del Pop Art, quien estuvo presente con la serie abrazos.

De la mano de obra artesanal, uno de los pilares de su unicidad, acudiendo a la maestría de lo hecho a mano en Colombia, moldean cerámica, arcilla y porcelana para el desarrollo de sus contenedores cargados de florales.

También incorporan a sus diseños florares la Cestería de Cauca, Quindío, Atlántico y Tolima, de la mano y coordinación de Artesanías de Colombia.

Con Loto del Sur se han producido cremas, jabón líquido, agua de rosas, velas, agua de linos, brumas de ambiente y de cuerpo, en fragancias, rosa centifolia, rosa verbena y rosa tonka, siendo su más reciente creación, la caja de velas jardín como tributo a los 60 años de la empresa.

De igual manera, el belga Serge Thiry , creador de sabores a partir del cacao, por su refinada experiencia desarrolló junto con Don Eloy los chocolates que acompañan las rosas, y para conmemorar los 60 años seleccionó el sabor caramelo salado de origen francés como edición especial.

El amor, las emociones, el sorprender, en general son los sentimientos, son la constante razón, que hace que el mercado de la flor al rededor del mundo sea fuerte y no pase de moda. El público ha visto en el servicio y asesoría un cómplice para la conquista sentimental y social.

“El reto de la marca es mantener vivas las costumbres galantes de los hombres y la solicitud de estas por parte de las mujeres, las primeras incluyen las visitas a las tiendas en las cuales el hombre encuentra a un personal cómplice de su amor y de sus necesidades” aseguró Mónika Gómez gerente de Don Eloy.

Siga bajando para encontrar más contenido