‘Además de ley TIC, es necesaria regulación y control de robos’: Tigo

Marcelo Cataldo, presidente de la compañía, asegura que este es el momento para hacer ajustes y revitalizar la telefonía móvil en el país.

Marcelo Cataldo

Marcelo Cataldo, presidente de Tigo, habla acerca del mercado celular.

Milton Díaz / Portafolio

POR:
Portafolio
mayo 13 de 2019 - 09:20 p.m.
2019-05-13

Hoy, las telecomunicaciones en Colombia tienen tres retos: mejorar la cobertura (solo 50% del país está conectado), progresar la penetración del servicio de internet en hogares (es de 46%), y crecer en internet 4G en los celulares (que solo cubre el 30% de los usuarios).

(Tigo se convierte en el primer operador en ofrecer tecnología 4.5G en el país). 


En ese escenario se mueve Tigo, el operador móvil celular, cuyo presidente, Marcelo Cataldo, habló sobre los retos del sector y sobre su compañía.

¿Cómo ve a Tigo hoy?

Nosotros en Tigo somos la alternativa para los clientes. La vía para que los usuarios tengan más opciones; permitimos que el usuario escoja por precio, por calidad, por cobertura y por los atributos que le entrega el operador. Por eso pasamos de cubrir 2,5 millones de casas a 5 millones y hoy somos el tercer operador.

Hemos ampliado la cobertura en 26 ciudades. Hemos aumentado la cobertura fija en fibra para poder darle un buen servicio al cliente. También crecimos en móvil, hoy tenemos casi tres millones de usuarios 4G y la cobertura es del 87%.

¿Cuánto han invertido?

Un billón de pesos anualmente durante los últimos cuatro años.

Incluso, cuando el país apenas crecía un uno por ciento y a pesar de que pasamos de un dólar de 1.800 pesos a 3.000 pesos y más, mantuvimos el ritmo de inversión.

Ahí, ¿en dónde está el cliente?

Esa infraestructura que hoy es más robusta, la volcamos para ofrecer mejores productos para el usuario. En septiembre del año pasado lanzamos nuestros planes pospago que revolucionaron el mercado. Hubo casos en los que les pusimos, a las personas, seis veces las gigas que la competencia ofrecía.

Nuestros planes le permiten al cliente estar conectado siempre, porque aun cuando se le acaben sus gigas, sigue conectado a una velocidad menor, pero puede hacer lo que requiera. Somos el único operador con ese servicio. Recientemente, en nuestro plan más pequeño que tenía seis gigas, le pusimos ocho por el mismo precio. No solamente a los clientes nuevos, sino a toda la base.

Y los resultados...

El año pasado facturamos casi $5 billones, con un Ebitda de $1,46 billones. En cuanto a clientes, el 2018 lo cerramos con 1,6 millones de líneas fijas; 1,5 millones de hogares con internet y 1,17 millones de conexiones a servicios de televisión.

En cuanto a servicios móviles, la firma tiene 10,1 millones de clientes en prepago y 1,65 millones en pospago. Así las cosas servimos a casi 14 millones de colombianos.

¿Qué pasa con las quejas y reclamos?

Empiezo por decirle que de los tres grandes operadores, somos los que menor volumen de reclamos tiene.

Pero le tengo que contar que yo tengo una red viva con 8.000 antenas de telefonía móvil, que con la lluvia y los vientos se mueve, y nos toca estar calibrándola, ajustándola y regulándola.

Tenemos más de 50.000 kilómetros de fibra óptica y pasamos por más de cinco millones de casas. Por eso, cuando, por ejemplo, un carro choca y golpea un poste, se cae la red; recientemente, en Medellín mientras arreglaban una calle nos cortaron la red principal de fibra óptica. Nosotros tenemos desafíos del manejo de la infraestructura normales y de todos los días, pero además de eso tenemos dos desafíos que son bien importantes.

(Así se reparten ‘la torta’ los operadores móviles en el mercado colombiano). 


Con Electricaribe, en toda la costa, sufrimos mucho los cortes de energía, tenemos baterías y equipos pero estos no están diseñados para estar días enteros sin electricidad. Y no somos solo nosotros, sino nuestros competidores y todas las actividades; en nuestro caso, el reto es mantener el servicio pese a la falta de electricidad.

Además de eso, tenemos robo de infraestructura. Gastamos millones de dólares en baterías que nos roban y que luego las usan en camiones; se llevan las baterías y son personas especializadas pues si alguien entra y toma la batería se electrocuta, pero destruyen la infraestructura, rompen paredes y se llevan las baterías. Tenemos sitios, como en Barranquilla, donde se han robado las baterías 40 veces en seis meses.

Entonces, sin excusarnos, porque debemos prestar un buen servicio 24/7 y que hoy es casi tan básico como el agua y la energía, tenemos grandes desafíos.

Hace poco, en el oriente antioqueño, nos robaron una tonelada de cable de cobre en una noche. Y el cliente quiere que al otro día le solucionen el servicio.

Debemos enfrentar temas como que me roban el cable de un barrio entero.

Ustedes usan indicadores NPS...

Sí, es un indicador muy sensible casi de tiempo real, y lo revisamos todos los días, porque permite conocer cada situación que se presenta en el país, y nos ranquea con los otros países de la compañía. De esta manera atendemos los PQRS, pero miramos a todos los clientes.

¿Qué va pasar con la ley TIC?

No soy político, creo que es un tema relevante en la agenda del Gobierno. Esa ley ayudaría a los operadores de telecomunicaciones a tener certidumbre en las inversiones.
Sobre todo porque son importantes, si se tiene en cuenta que en el país el 80% de los usuarios son prepago (y por día) y el 20% pospago, y se requieren inversiones millonarias para optimizar el servicio.

¿En qué va a parar la subasta de los 700 MHz?

El espectro técnicamente está preparado para ser licitado hace varios años. Lo que pasa es que las condiciones sobre las cuales el Gobierno va a sacar esa oferta son las que definirán el apetito de inversión del mercado. Le habla el único operador del mercado que no tiene banda baja; para nosotros ha significado inversiones adicionales de US$400 millones por no tenerla, pues nos ha tocado invertir en más antenas adicionales para mitigar la diferencia de cobertura.

Así que sí queremos esa licitación, eso beneficia también al usuario. El asunto está en cuánto va costar. Nuestra apuesta por la banda es fuerte, porque no tenemos banda baja, y yo gasto más en inversión y en mantenimiento por no tenerla. Ahora, el tema es que tiene que tener un retorno.

A CUIDAR LOS NIÑOS Y JÓVENES EN INTERNET

La firma contrató “un estudio con la Universidad Eafit para conocer cómo usan los niños internet, porque es una herramienta muy valiosa, pero depende de cómo la usamos. Este es el único estudio en la región para entender los riesgos y las oportunidades en materia de internet en niños y jóvenes, y también hicimos un programa denominado ‘Contigo Conectados’, que ha impactado casi 40 mil personas para aprender a hacer un uso adecuado de internet y lo hacemos con horas de voluntariado de los empleados de Tigo. No le entregamos el estudio a una empresa para que lo haga, lo hacemos nosotros por la importancia que representa el tema”, aseguró Cataldo.

Siga bajando para encontrar más contenido