Aerolíneas, a la expectativa de de la reactivación doméstica

Easyfly y Wingo hablan sobre la consecuencia de otro mes sin operar. Modelos de bajo costo, alternativa para recuperación.

Avión de EasyFly.

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
junio 01 de 2020 - 10:04 p. m.
2020-06-01

Luego de los anuncios realizados la semana pasada por el Gobierno Nacional en cabeza el Ministra del Transporte, Ángela María Orozco, el rumbo de la operación aérea doméstica no solo es muy incierto aún, sino que a medida que pasa el tiempo las aerolíneas presentan más dificultades para su mantenimiento.

(Lea: Estabilidad jurídica, clave para la reactivación económica)

En este sentido, ya dos de las empresas que cubren más de la mitad del mercado nacional, han elevado sus solicitudes de ayuda al Gobierno de los Estados Unidos al acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota, como una alternativa para su sostenimiento, pero otras aerolíneas con una participación más reducida aún esperan una luz para definir su situación.

(Lea: ¿Qué rol tienen los abogados en la reactivación económica?)

“Ha sido muy difícil y muy doloroso porque hemos tenido que suspender a todo el personal de la empresa con excepción de un pequeño número de personas que tienen que mantener los aviones, este cese de actividades es sin salarios”, manifiesta Alfonso Ávila, presidente de Easyfly.

(Lea: La necesidad de una reactivación de la economía)

Esta, como otras compañías esperaban iniciar su operación a partir del primero de junio, pero con los últimos anuncios la espera sería de por lo menos un mes más, lo que pone en aprietos su situación. “No nos pudimos a coger al subsidio de nómina porque nuestro personal ya estaba suspendido, entonces no cabía dentro de las condiciones que habían puesto para poderse suscribir”, agrega Ávila.

Y es que de acuerdo con el modelo de negocio, en el que se busca la conexión directa entre ciudades, de permanecer esta situación se estaría afectando a un 64% de rutas (cerca de 44) que son esenciales para efectuar una conectividad inmediata, sin necesidad de tener que pasar por Bogotá, las cuales optimizan el tiempo. Asimismo, la compañía reitera su papel en 26 rutas que llegan a destinos que no están cubiertos por otras aerolíneas como es el caso de Cúcuta-Bucaramanga.

De otro lado, Carolina Cortizo, directora de Wingo, aerolínea subsidiaria de Copa Airlines, manifestó que la empresa se ha enfrentado a desafíos financieros de gran envergadura por la suspensión de la operación. “Hoy estamos trabajando en mantener nuestros costos tan bajos como sea posible para así atenuar el impacto negativo. Sin embargo, ha sido un proceso difícil, ninguna aerolínea estaba preparada”.

La ejecutiva destaca, sin embargo, que pese a no haber generado ingresos en más de dos meses “en Wingo, nos hemos caracterizado por un manejo muy juicioso de nuestras finanzas, el cual nos llevó a convertirnos en una aerolínea rentable en menos de dos años”.

No obstante resalta que se encuentran en conversaciones con el Gobierno colombiano para buscar un préstamo que les permita hacer frente a la crisis. Además, señala que la IATA ha propuesto importantes medidas de alivio para la aviación de los gobiernos de la región, tales como “formular políticas e incentivos que permitan a la industria aérea acceder a facilidades crediticias y la exoneración del pago por el estacionamiento de las aeronaves en aeropuertos, que es algo que ya se ha implementado en países como Colombia, México, Brasil y Paraguay”.

DESPUÉS DE JUNIO

Hasta el 31 de agosto, fecha a la que está fijada la emergencia sanitaria, se permitirá el ingreso de viajeros internacionales al país, según la última comunicación del Gobierno al respecto. Sin embargo aún no hay fecha para el inicio de la operación doméstica.

“Hay que precisar que se mantienen las restricciones al transporte aéreo doméstico durante el mes de junio, y se continuará trabajando con las autoridades locales en la socialización de los protocolos de bioseguridad del Ministerio de Salud, con el objeto de trabajar en la evaluación de estas nuevas fases de aislamiento y en la definición conjunta de la reactivación gradual de estas actividades”, aseguró la ministra de Transporte Ángela María Orozco.

“Yo creo que la única forma para incentivarlos es con unas tarifas bien bajas. Efectivamente la empresa va a perder plata por un periodo bien largo, dos o tres años, pero la verdad es que en ese sector va a tener un efecto muy grande porque los grupos que volaban van a tener ingresos económicos tan deteriorados que no les van a permitir viajar si no sólo en casos de extrema necesidad”, asegura el presidente de Easyfly.

A esto se suma Cortizo quien asegura que “lo positivo es que cuando el sector se reactive, los modelos bajo costo como el de Wingo van a tener un rol fundamental, porque las personas van a buscar tarifas asequibles para continuar con sus planes de viaje. Será Wingo la aerolínea llamada a dar acceso al transporte aéreo, con precios bajos, profesionalismo y altos estándares bioseguridad”.


Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido