Arturo Calle crecerá en el exterior con franquicias

La firma de confecciones para hombre construye una bodega en el barrio Siberia para almacenar ropa.

Archivo Portafolio.co

Arturo Calle

Archivo Portafolio.co

POR:
junio 01 de 2011 - 12:13 a.m.
2011-06-01

De hecho, en julio de este año estaría listo el edificio en el norte de Bogotá, adonde se trastea la parte administrativa y albergará el almacén más grande de la compañía.

Una bodega de aproximadamente 7.000 metros cuadrados, la remodelación de varios almacenes y la apertura del más grande de la firma, son los proyectos en los que trabaja el empresario Arturo Calle.

Y si bien aún le quedan unos años más al frente de la compañía, dice que los nuevos proyectos quedarán en manos de sus herederos, quienes tendrán que trabajar en el tema de la ropa para mujer.

“Indudablemente las empresas de confección a medida que van desarrollándose tendrán que ir buscando nuevas alternativas porque negocio que no crezca, retrocede y se acaba”, dice.

En julio espera estar trasladando toda la parte administrativa de la compañía, que hoy opera en la zona industrial, al norte de Bogotá, justamente en el mismo sitio donde estará el local de unos 2.000 metros cuadrados.

Quería tenerlo listo para el Día del Padre, pero todo parece indicar que no alcanzará.

También anuncia que en un par de años estaría saliendo a varios países de Centroamérica y Suramérica, a través de franquicia.

¿Cómo es la nueva sede administrativa?

Vamos a abrir uno de los edificios más hermosos en tecnología, en diseño y en respeto hacia el espacio, el cual se estaría inaugurando en julio. En la primera planta vamos a tener todos los servicios del edificio, más un gran almacén de unos 2.000 metros cuadrados, uno de los más grandes de ropa masculina en el país y en la región.

En las plantas altas va a operar la parte administrativa de la compañía y la de nuevos desarrollos.

¿Se van a alquilar espacios a otras firmas?

El edificio es amplio, demasiado generoso, de 12 a 14 pisos. Puede que vayamos a disponer de dos o tres pisos para alquilarlos a personas muy serias.

¿Habrá otros nuevos almacenes en el país?

Este año también vamos a abrir un almacén en Jardín Plaza en Cali y ya abrimos otro en Pereira.

Y habrá también renovación de almacenes. Todos los años la firma selecciona 8 o 10 locales para renovarlos con la última tecnología, con el ánimo de que la gente siempre vea, no sólo mercancía nueva, sino locales nuevos. Cuando se renueva, se tumban y se hacen otra vez.

¿Qué otros proyectos tienen para este año?

Vamos construir unas bodegas en el centro empresarial Celta, que queda cerca a Liberia, en Bogotá. Ahí vamos a hacer una construcción de 7.000 a 8.000 metros, con la última tecnología en el almacenamiento de productos y pensando en que, cuando salgamos al mercado internacional con la franquicia Arturo Calle, tengamos unas bodegas tecnificadas, sistematizadas para poder tener ese manejo que es muy diferente al que se le da a las bodegas para el producto nacional.

¿A cuánto asciende la inversión en todos esos proyectos?

Son sumas importantes, pero nosotros nunca hablamos de dinero.

¿Cuándo saldrá la franquicia de Arturo Calle?

Para el mercado internacional podría estar saliendo en unos dos años aproximadamente. El día que lo hagamos, lo hacemos bien, no vamos a experimentar.

¿Ya tiene en la mira algún país específico?

Hay países muy interesantes en Centro y Suramérica y, quizás más adelante, si las personas interesadas en la franquicia lo requieran, ya miraremos a qué otros países del mundo podemos llegar.

¿En cuanto al alza de los precios de la materia prima, ya se han empezado a ajustar precios de los productos Arturo Calle?

El algodón siempre ha subido y eso hace que los productos que tienen una excelente calidad también suban. Pero las alzas han sido muy bajas, muy manejables que no afectan al consumidor final.

La línea de ropa para mujer todavía no es un hecho palpable

El tema de la línea de ropa para mujer siemrpe surge cuando se habla con Arturo Calle. “Creo que los herederos tendrán que llegar allá. En la mente de este servidor, que está ya más bien de partida, no tendría en el momento una respuesta real, con un determinado momento en el tiempo. Pero sin duda las empresas de confección, a medida que van desarrollándose, tendrán que ir buscando nuevas alternativas, porque empresa que no crezca, retrocede y se acaba”.

¿Y es que usted ya está pensando en retirarse?

¿En irme? Es que todos los seres humanos nos tenemos que ir. Estoy entero exteriormente, pero en la cédula siempre figuran unos años.

¿Pero todavía le quedan años al frente de la firma?

Sí, me quedan, pero los proyectos requieren tiempo y hay que hacerlos con calma. Eso les corresponde a los herederos. Hay que dejarles algo para que ellos también trabajen y se inspiren como lo han hecho hasta ahora.

Ivonne Venegas M. / Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido