Biocombustibles, mezclas problemáticas con Unión Europea

Gobierno colombiano aún no ha definido cómo quedarán la exigencias para los motores de vehículos.

Archivo Portafolio.co

Biocombustibles

Archivo Portafolio.co

POR:
junio 08 de 2011 - 01:18 a. m.
2011-06-08

El de los biocombustibles y su mezcla con los combustibles se está convirtiendo en uno de esos líos de nunca acabar entre Colombia y la Unión Europea y que pueden empantanar la aprobación del Tratado de Libre Comercio bilateral (TLC).

La UE le ha pedido a Colombia que flexibilice las mezclas para el alcohol carburante y y el biodiésel a un máximo de 10 por ciento (E-10) y 7 por ciento (E-7), respectivamente, dado que el grueso de los motores de sus vehículos no pueden soportar combinaciones superiores y por lo tanto no podrían ingresar a territorio colombiano.

Colombia, aseguran fuentes europeas y colombianas, se ha comprometido a ello, pero hasta ahora no hay resultados concretos y el panorama sigue sin aclararse ad portas de que el texto del TLC comience a ser examinado por el Consejo y el Parlamento Europeo.

Normas colombianas establecieron mezclas "inalcanzables para el año entrante" y hay que cambiarlas a los que es alcanzable, expresó el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados.

Desde el 2012, según la normatividad vigente, los vehículos nuevos de menos de 2.000 centímetros cúbicos deberán contar con un motor que aguante una mezcla hasta de 85 por ciento de etanol, lo cual será obligatorio para el 60 por ciento de los modelos de cualquier marca; subirá al 80 por ciento en el 2014 y al ciento por ciento en el 2016.

Para los vehículos que usan diésel, la mezcla actual es de 10 por ciento con biodiésel y se incrementará a un mínimo de 20 por ciento desde el año próximo.

Con base en las discusiones para superar ese irritante, como glamorosamente le llaman a ese problema, se elaboró un borrador de decreto en el que aparentemente su superaban la diferencias para el etanol, que en la práctica significaban reducir el nivel de mezcla, y quedaban pendientes las del biodiésel.

Aún así, la UE no quedó satisfecha por la discrecionalidad que se reservaba el Ministerio de Minas para fijar nuevos niveles de combinación y llamó la atención por no haberse abordado el tema del biodiésel. Al mismo tiempo, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, que hace parte de la estatal Comisión de
Biocombustibles, manifestó que la información sobre reducción de las mezclas era incompleta, lo que generó incertidumbre y confusión entre importadores de autos europeos y miembros de la UE. ¿Qué es lo que está pasando con la modificación de las mezclas? Díaz-Granados, que también hace parte de la Comisión de Biocombustibles, dijo que el punto se ha discutido tanto en el Gobierno como entre éste los agentes privados interesados (los importadores de vehículos, productores nacionales de
biocombustibles) para encontrar una modificación que refleje la realidad actual y futura de la producción de biocombustibles en Colombia. "Esto lo estamos haciendo concertadamente con los Ministerios para producir una decisión que a todos nos sirva y permita continuar adelante con la política de
biocombustibles y no generarle un tropiezo innecesario a la aprobación del TLC con la Unión Europea", manifestó el funcionario.

El titular de la cartera de Comercio dice que hay que ser "totalmente realistas" sobre qué está produciendo el país y lo que está en capacidad de absorber y que en la práctica lo que hay es la modificación de un decreto "que estableció unas mezclas que son inalcanzables para el año entrante y que en el corto plazo tenemos que modificarlas a lo que es alcanzable".

No obstante, agregó que se han hecho proyecciones hasta el 2013, cuando tendrán que ser nuevamente revisadas. De esas discusiones salió un nuevo borrador de decreto en el que se fija que a partir del 2012 habrá una mezcla de etanol que variará entre 8 y 10 por ciento y desde el 2015 una mezcla flexible entre 25 y 85 por ciento, esta última exclusivamente para vehículos con tecnología Flex-Fuel (E25-E85).

Igualmente, de 10 por ciento de biodiésel. Sin embargo, faculta a los Ministerios de Minas y de Ambiente para establecer, con base en algunos indicadores, combinaciones superiores a partir del 2013 -cuando eventualmente comenzaría a regir el TLC con la UE-, lo que tampoco ha sido de buen recibo entre los importadores de vehículos y, al parecer, personal diplomático europeo. El irritante, pues, sigue ahí.  

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido