‘Bogotá debe operar los 7 días de la semana’

El presidente de la CCB pide acelerar reactivación.

Nicolás Uribe, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá

Nicolás Uribe, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, dice que la ciudad debe acelerar la reactivación.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 17 de 2020 - 10:46 p. m.
2020-09-17

Eliminar restricciones de horarios para que el sector productivo de Bogotá -comercio, industria y servicios- pueda operar todos los días de la semana, manteniendo el pico y cédula y los protocolos de seguridad y promoviendo la cultura ciudadana, es la propuesta central del presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), Nicolás Uribe, para acelerar la reactivación. Dice que la capital va más lenta en esta materia frente a otras ciudades, según los resultados de una encuesta.

(Feria de jóvenes para que empresarios impulsen sus negocios). 

¿Cuáles son las conclusiones de la encuesta?

Lo primero y más importante es que, lamentablemente, los indicadores sociales y económicos indican que la reactivación va más lenta en Bogotá que en el resto del país. Y por su naturaleza, siendo el 30% del PIB nacional, la recuperación dependerá de lo que se haga en nuestra ciudad.

Ahí es donde queremos alzar la voz y plantear la necesidad de construir un entorno más amable para los negocios, para incentivar la aceleración de la reactivación y poder garantizar la recuperación rápida de ingresos y empleos que se han perdido en este tiempo. La encuesta muestra la percepción de los empresarios y cómo registran ellos la crisis por la pandemia en materia de ventas. Hay un ánimo reducido y expectativas moderadas.

¿A qué se debe la lentitud?

Independientemente de la interpretación sobre la materia, vemos que hay sectores que no han podido arrancar y hay incertidumbres que no podemos superar. Los indicadores están a la vista, no los estamos inventando en la Cámara. Bogotá concentra el 42% de la destrucción de empleo y vemos con preocupación que se ha perdido cerca del 16% de renovaciones de la matrícula mercantil en la Cámara, son cerca de 70.000, casi la totalidad de empresas que tienen otras jurisdicciones. Y eso tiene efecto en los ingresos y el trabajo.

(El próximo viernes vence el plazo para renovar la matrícula mercantil). 


Independientemente de las causas, es un momento para aportar alternativas y avanzar en el crecimiento.

¿Qué hay que mejorar?

Hemos cumplido con el objetivo de la cuarentena. La meta de esta medida no es maltratar sectores económicos, sino preparar un sistema de salud para atender una demanda exacerbada. Eso se logró y en eso participamos. Ahora, los indicadores epidemiológicos dicen que existe la capacidad para atender a las personas que necesiten una unidad de cuidados intensivos.

Luego, lo que corresponde, a nuestra manera de ver, es permitir la operación al ciento por ciento de todos los sectores, que con aperturas parciales y restringidas no están siendo capaces de activar toda su operación, cumplir con sus costos operacionales y reactivar el empleo e ingresos.

Una persona que va a un centro comercial, lo hace cuando lo puede organizar y va a un restaurante cuando le da ganas de ir, no cuando una norma lo permita. Entonces, desde esa perspectiva, las decisiones económicas se toman sobre la base de las libertades y no de las restricciones alrededor de la operación de determinados sectores.

Creo que es necesaria una apertura sistemática de los sectores que faltan sin descuidar los protocolos de bioseguridad para garantizar que no se desborde la capacidad hospitalaria.

¿De parte del Gobierno Nacional, se necesita más atención para Bogotá?

Tenemos que ejecutar una agenda de reactivación que no ha sido suficiente, y las propuestas están enfocadas hacia allá.

¿Qué propone?

Por ejemplo, fortalecer los esquemas de subsidios a la nómina con énfasis a mujeres y jóvenes, que es donde más dificultades estamos viendo; la reactivación de la obra privada y pública y los trabajos en la ciudad, con la agilización de trámites. Vamos a crear una veeduría para ver cuáles son esos proyectos más importantes, de manera que los permisos se puedan reducir en tiempo. Hay que crear grupos de descongestión y darle un nuevo aire a la Ventanilla Única. Aquí no hay tiempo que perder.

¿Y la informalidad?

Esa es otra razón para la apertura del resto de la ciudad. Las restricciones son para los esquemas formales y la liberalidad absoluta para los informales. Se debe hacer un registro de micronegocios para hacerlos objeto de política públicas.

¿Hay riesgo de que además de la pandemia, la ciudad sufra el impacto de las manifestaciones?


Aquí no podemos pasar de la pandemia por el coronavirus a la pandemia de la violencia, el vandalismo y del encerramiento por culpa de los desadaptados sociales. Es desafortunado ver cómo sectores tuvieron que cerrar por estos hechos.

Esa es una amenaza que sería extraordinariamente grave y que impactaría aun más la difícil situación por la que arrancan las empresas en este proceso progresivo de reactivación. ​

LA CAPITAL, REZAGADA EN LA REACTIVACIÓN 

Varios datos muestran la crisis que viven las empresas de Bogotá, según la encuesta Ritmo Empresarial.

Por ejemplo, entre enero y agosto de 2020, la renovación de empresas disminuyó 16% frente al mismo periodo de 2019.

Se renovaron 339.578 firmas en Bogotá y 59 municipios de la jurisdicción de la CCB, frente a las 405.886 en el mismo período del año anterior.

Además, se liquidaron 37.000 empresas, 63% más que en igual período del año anterior. El 99% han sido MiPymes, el 95% personas naturales y el 5% personas jurídicas. Por sectores, en comercio el 35,5%, servicios 45%, industria 12,3% y construcción 4,7%. Restaurantes, tiendas, bares y peluquerías, las actividades más golpeadas.

Al revisar frente al resto del país, se nota el rezago en la reactivación. El 81% de las empresas de Bogotá registró disminución en sus ventas. A nivel nacional, este porcentaje fue 77%, señala el reporte de la encuesta.

De otro lado, el 59% de las empresas de Bogotá funcionó parcialmente y solo un poco más del 25% lo hizo normalmente. A nivel nacional estos porcentajes fueron 63% y 26% respectivamente.

El 50% de las empresas de Bogotá mantuvo igual el número de trabajadores. En el conjunto del país lo hizo el 57%.

Otro dato interesante es que las dificultades por la pandemia afectaron en mayor medida a las microempresas (29%), los sectores de servicios (21%) y comercio (14%), y empresas con mayor experiencia y sostenibilidad (12% con más de 20 años de constituidas).

En cuanto a las expectativas, el 39,9% de los empresarios consideran que las ventas permanecerán iguales y solo el 26% prevé que aumentarán por encima del 20%.

Por último, las expectativas de los empresarios de Bogotá (44%) y del resto del país (39%) sobre la situación económica para los próximos 6 meses son negativas.

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido