Capacitación o ‘coaching’, ¿qué deben hacer las empresas?

Ambos son buenos caminos, pero tienen diferencias.

Invierta tiempo y los esfuerzos necesarios en capacitación y entrenamiento.
POR:
Portafolio
marzo 24 de 2019 - 09:00 a.m.
2019-03-24

En esta época empresarial de análisis del primer bimestre del año o de los dividendos del año anterior, las compañías buscan opciones para mejorar dos aspectos, los resultados de la organización y la optimización del talento humano.

(Lea: El 'Coaching', cada vez más presente en el mundo de los negocios)

Lo que es inevitable en ese proceso es tomar decisiones buscando resultados positivos para las compañías. En ese contexto, cientos de directivos y de líderes se debaten entre elegir un proceso de coaching o una capacitación enfocadas en cumplir las metas que tienen para 2019. Ambos son buenos caminos, pero tienen diferencias.

(Lea: El ‘coaching’ se metió en las organizaciones)

“La capacitación enseña a los colaboradores sobre un tema determinado con el fin de que desarrollen sus habilidades y conocimientos para ejecutar su trabajo de forma efectiva, mientras que un proceso de ‘coaching’ aumenta el nivel de consciencia de cada colaborador permitiéndole ver que su desempeño tiene un impacto en todo el equipo, explica Constanza Triana, directora y fundadora de Vera Ikona, firma de consultoría experta en elevar resultados de equipos.

Y agrega que lo anterior mejora las habilidades interpersonales, permite cambios profundos y desarrolla nuevas miradas para ver con nuevos ojos su trabajo conectado con los valores y las creencias de la organización.

Situaciones como lograr un manejo efectivo del tiempo, aumentar la productividad y mejorar el clima laboral son las tres causas más usuales para recurrir a estos servicios. Sea cual sea la metodología elegida es vital que estén a cargo de profesionales certificados, ya sea en coaching o en capacitación de manera que quede clara cuál será la metodología y que se cumplan los objetivos trazados.

En el plano profesional tener buenas intenciones no es suficiente. A la hora de entregar informes, si las cifras y los reportes marcan debajo de lo planeado hay que hacer ajustes. Ese es el escenario usual que lleva a las empresas a invertir en el talento humano.

Una de las ventajas del coaching es que se enfoca más en las soluciones que en el problema, por lo cual, logra resultados profundos al ver los errores y fallas como un aprendizaje valioso dentro del proceso empresarial.

Por ejemplo, “hemos trabajado con organizaciones que estaban bloqueadas buscando el culpable exacto de un proceso con el objetivo de resolver ese punto especifico y con la formulación de preguntas se dieron cuenta que, aunque el atasco se hacía visible en un área específica, era producto de toda una cadena de falta de cooperación y comunicación de diversas unidades de la compañía”, explica Triana.

Según The International Personnel Management Association, la capacitación por sí sola puede mejorar el desempeño en un 22%, pero la formación acompañada de un proceso de Coaching mejora el desempeño en un 88%.

Siga bajando para encontrar más contenido