Carbón y petróleo, entre los intereses de China en Colombia

Colombia entró en el rango de país “estratégico” para China, en virtud de que puede suministrarle fuentes energéticas competitivas.

Juan Manuel Santos y su homólogo chino, Hu Jintao.

EFE

Juan Manuel Santos y su homólogo chino, Hu Jintao.

POR:
mayo 09 de 2012 - 11:59 p.m.
2012-05-09

Así le confirmó el presidente de ese país, Hu Jintao, a su colega colombiano Juan Manuel Santos durante la entrevista que sostuvieron este miércoles en Beijing.

El petróleo y el carbón son el secreto.

Si se dan las cosas que los gobiernos y empresarios de los dos países han examinado de manera preliminar, Colombia podría entregar grandes cantidades de esos minerales al gigante asiático, a precios competitivos y de manera sostenida.

Las expectativas parecen ser más interesantes porque para llevar esos productos al continente asiático se requiere la construcción de un gigantesco oleoducto y una red ferroviaria que los chinos están dispuestos a financiar.

China, que arribó recientemente al puesto de segunda economía del mundo, después de Estados Unidos, y crece a un ritmo sostenido superior al  9 por ciento anual, quiere ser socio de Colombia en estos frentes.

Estos ambiciosos objetivos quedaron plasmados en varios de los nueve acuerdos de cooperación suscritos entre Colombia y China.

Dentro de lo acordado también encuentran temas como la creación de un grupo de trabajo que determine la factibilidad de negociar un Tratado de Libre Comercio (ver recuadro) entre los dos países, un tratado de cooperación agrícola y pautas en materia de cooperación en el sector de minas y energía.

EL OLEODUCTO

Se trata de revivir un viejo sueño que por su lado han examinado Colombia, China y Venezuela. La posibilidad de este proyecto parece ahora más cerca porque el Banco Chino de Desarrollo, que es varias veces más grande que el Banco Mundial, expresó su interés concreto de financiar la obra y ser socio del proyecto

Este ducto conectaría los centros de petróleo de Colombia (Oleoducto Bicentenario, que busca potenciar la extracción y transporte de crudo saliente de los llanos orientales, especialmente del Meta) con el Pacífico colombiano.

Inclusive está previsto que también seria alimentado por una dosis de crudo venezolano para lo cual se construiría otra parte de ese oleoducto en territorio del vecino país.

Según el ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas, en este momento se examinan siete trazos  que finalmente unirían la producción petrolera de Colombia y Venezuela con el Pacífico para llegar a Tumaco, Buenaventura u otra locación que ofrezca ventajas.

Se cree que el proyecto puede estar listo en 2018 y tener costo cercano a 8 mil millones de dólares.

También que por esta vía, en un término no lejano, Colombia y Venezuela le podrían vender a Asia, pero preferencialmente a China, cerca de 600 mil barriles diarios de crudo (300 mil cada uno).

Para los chinos esta opción es importante en virtud de que podría reducir los costos ostensiblemente por barril y le daría confianza, por ser dos países con reservas petroleras significativas, sobre todo Venezuela.

“El oleoducto que hemos mencionado de Venezuela hasta el Pacífico es una inversión que le interesa muchísimo al Gobierno chino; así nos lo expresaron el Presidente y varios de los empresarios”, afirmó Santos.

La iniciativa conjunta que a finales de marzo acordaron impulsar los gobiernos de Colombia y Venezuela, para determinar la viabilidad del Oleoducto al Pacífico, como ruta de evacuación del crudo que está demandando y que necesitará

China, tomó mayor forma en la visita de Estado que adelanta el Gobierno a ese país asiático.

Así se desprende del acuerdo firmado entre Ecopetrol, Sinochem Corporation (la mayor petrolera de ese país, que también es estatal) y el

China Development Bank Corporation (CDB). Bajo este pacto de cooperación, Ecopetrol quedó a cargo de terminar los estudios de prefactibilidad para la eventual construcción de esta línea de transporte de crudo, con base en lo cual se establecerá la viabilidad de avanzar en las fases de maduración del proyecto, para diseñar el modelo de negocio. Una vez definido este modelo de negocio se invitará a Sinochem, a través de la petrolera Emerald, que es su filial en Colombia, a participar junto con otras compañías en el desarrollo de los estudios posteriores que se requieran para madurar la eventual construcción del oleoducto.

Uno de los puntos importantes consiste en que no habrá exclusividad para Sinochem, compañía que está interesada en participar en aspectos posteriores de este proyecto, entre ellos los estudios, la estructuración del financiamiento y los aspectos operativos.

A su turno, banco CDB posee un gran interés en apoyar las oportunidades de financiamiento relacionadas con la eventual cooperación entre Sinochem y Ecopetrol.

El acuerdo, que estará vigente por 3 años, no es vinculante y no genera obligaciones legales entre las partes.

China no sólo está buscando una salida para su crudo por el Pacífico, para reducir costos y tiempos en el transporte, sino que ello les permitiría incrementar sus inversiones en el país en la exploración y producción de hidrocarburos.

CARBÓN Y ALIMENTOS

Para sostener su acelerado crecimiento, China necesita de distintas fuentes energéticas. Y el carbón metalúrgico que se produce en Boyacá, Cundinamarca y los Santanderes, el cual tiene un alto poder calorífico y se vende a un buen precio en el exterior, es atractivo para el mercado chino.

Pero el suministro de este producto en grandes cantidades para la potencia asiática requiere también de la construcción de una red de ferrocarriles con salida al Pacífico, la cual tendría, se igual forma, financiación china.

Otro de los acuerdos suscritos tiene que ver con un tema que Santos ha sido reiterativo en destacar, relacionado con la venta de carne bovina a China.

“Eso es algo para nosotros muy importante, de manera que podamos tener ese acceso. El mercado chino es prácticamente ilimitado para nosotros”, aseguró el mandatario colombiano.

Están por iniciarse los estudios fitosanitarios que permitan que esta empresa sea una realidad.

Si bien Colombia no registra actualmente excedentes en su producción de carne bovina, sí tiene capacidad para aumentarla rápidamente en el momento en que exista una demanda mayor.

RÍO MAGDALENA Y RONDAS EXPLORATORIAS

Los chinos también quieren entrar al Río Magdalena. De hecho, le propusieron al Gobierno colombiano hacer el dragado del río. Y a su vez expresaron su intención de asumir el control del Magdalena para su navegabilidad.

Adicionalmente, ofrecieron asumir el compromiso de generar una fuente hidroenergética de recursos con las aguas del Río Magdalena.

En lo que tiene que ver con las rondas exploratorias de crudo que se realizarán en Colombia durante el presente año.

Hay 109 bloques por adjudicar, informó el ministro Cárdenas.

Al término de su encuentro con Hu Jintao, Santos aseguró que “si lo que se firmó se concreta en proyectos específicos”, su visita a China “pasará a la historia”. En todo caso, afirmó que se trata de un “punto de inflexión en las relaciones entre los dos países”.

Adicional al encuentro con su homólogo chino, Santos se reunió con empresarios chinos involucrados con los sectores del agro y la energía. También impartió una conferencia en la Universidad de Pekín.

Santos y su colega también abordaron temas relacionados con el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y sobre la posibilidad de que China se acerque a la Alianza del Pacífico, que Colombia integra junto a Perú, Chile y México.

HACIA UN TLC

Entre los nueve acuerdos suscritos ayer entre Colombia y China se destaca la suscripción de un memorando de entendimiento para crear un grupo de trabajo que determine la factibilidad de negociar un TLC entre los dos países.

En este frente el Gobierno tiene la decisión de cristalizar un acuerdo con el gigante asiático.

El proceso de estudio previo de este acuerdo comercial el cual, a juicio de Luis Carlos Villegas, presidente de la Andi “no es conveniente”, puede tardar cerca de un año.

A finales de 2011 el comercio global entre Colombia y China superó los 10 mil millones de dólares, convirtiendo a China en el segundo socio comercial de Colombia.

La balanza comercial es deficitaria: Colombia exporta 2 mil millones de dólares e importa 8 mil. De las exportaciones, cerca de 1.200 millones de dólares corresponden al petróleo. El resto son productos como café y no tradicionales.

Edulfo Peña

Enviado especial de EL TIEMPO

Beijing.

Siga bajando para encontrar más contenido