Ardila Lülle: homenaje a una vida dedicada al desarrollo empresarial

El industrial colombiano fue exaltado esta noche en los Premio Portafolio. Con su sello, el conglomerado sigue sus planes de expansión.

Carlos Ardila Lülle

Postobón es ‘la joya de la corona’ de la organización empresarial que ha construido por décadas Carlos Ardila.

Archivo CEET

POR:
Portafolio
noviembre 29 de 2018 - 09:17 p.m.
2018-11-29

En 1999, el empresario Carlos Ardila Lülle fue homenajeado por este diario como el empresario del Siglo XX. Y esta noche, en el Club El Nogal, durante la edición anual de los Premios Portafolio, el auditorio en pleno aplaudió el reconocimiento que se le hizo a la Vida y Obra.

Ambos momentos no son aislados. Encierran el valor que su trayectoria y su conglomerado empresarial representa para la historia y el desarrollo del país, el cual se extiende a lo que va del Siglo XXI y, seguramente, a los años venideros.

El industrial Ardila, nacido en Bucaramanga, el 4 de julio de 1930, ingeniero egresado de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, en Medellín, fundó y gestó la Organización Ardila Lülle, OAL, uno de los principales conglomerados empresariales de Colombia y de América Latina.

El eje y origen de su trasegar exitoso en el sector privado es Postobón.

En muchas ocasiones se han escuchado rumores acerca de la venta de esa que puede ser considerada ‘la joya de la corona’ del Grupo pero en más de una oportunidad el mensaje ha sido que no cambia de dueños.

El empresario entró al mundo de las gaseosas en la década de los 50 del siglo pasado, cuando empezó a trabajar en Gaseosas Lux.

En 1954, participó en la creación de la fórmula de una bebida color rosado, sabor a manzana, lo que dio vida a Manzana Postobón, única en el mundo por su color y sabor, e ícono para los colombianos.

En 1968 Gaseosas Lux S.A. se fusionó con la sociedad Postobón S.A. y Ardila fue nombrado su presidente.

Bajo su batuta, aglutinó a las principales empresas del sector en el país por medio de adquisiciones y fusiones. Con el tiempo, la firma colombiana ha evolucionado respondiendo a las expectativas de los consumidores y tiene un amplio y diversificado portafolio.

Con su liderazgo la Organización Ardila Lülle se abrió paso en diferentes sectores, destacándose el negocio agroindustrial, con los ingenios Incauca y Providencia, así como con la empresas Peldar y Tapas La Libertad, entre otros.

En los años 70, expandió sus negocios a las comunicaciones, tras adquirir a Radio Cadena Nacional (RCN).

La marca RCN comenzó en 1997 a participar en televisión como canal privado, incursionó en la industria textil al comprar Coltejer, que posteriormente fue adquirida por el grupo Kaltex, de México.

Otras compañías que hacen parte de OAL son Iberplast, desarrolladora de empaques; Nutrium, empresa procesadora de fruta; Los Coches, uno de los mayores concesionarios y distribuidores de vehículos en el país; Win Sports, canal dedicado a temas deportivos, y NTN24, canal internacional de noticias. También adquirió el diario económico La República.

Un capítulo aparte en la historia del Grupo, con el sello de Carlos Ardila y con liderazgo actual de sus hijos, Carlos Julio y Antonio José, merece el de la cerveza.

Con el espíritu innovador que anima a los líderes, quiso diversificar en bebidas y le  puso competencia a Bavaria.


A mediados de los 90 montó una moderna planta en 1996 en el municipio de Tocancipá. De esa actividad industrial nacieron marcas como Leona y Cerveza Cachorra.
La capacidad de distribución de Postobón era una de sus fortalezas.

Sin embargo, en el 2004, la planta fue vendida a Bavaria S.A., en un momento en el que OAL no escapó de las dificultades económicas que enfrentaba Colombia. La decisión, si bien fue dolorosa para Ardila y su organización, los expertos la reconocen como oportuna y valiente, propia de su talante.

En general, adoptó una política de austeridad en el gasto de sus compañías, disminuyó los costos de producción, se propuso que todas sus filiales generaran flujo de caja y se obsesionó con la idea de disminuir los pasivos financieros causados por los programas de expansión de principios de los 90.

Pero como en el mundo de los negocios nada está escrito, hace cuatro años el Grupo empresarial retomó la idea de volver al mundo cervecero, gracias a una asociación a través de Postobón con la empresa chilena CCU (Compañía Cervecerías Unidas S.A.). De esta manera nació Central Cervecera de Colombia S.A.S. Hoy avanza en la construcción de una planta en el municipio de Sesquilé.

Más allá de su ejercicio empresarial, Carlos Ardila Lülle se ha mostrado comprometido con el país y las causas sociales. Ha sido benefactor de instituciones médicas, promotor de las principales actividades culturales y patrocinador del deporte colombiano.

Siga bajando para encontrar más contenido