Empresas

Casi la mitad de la producción de canteras caería en el 2020

Asogravas afirma que por coronavirus, la extracción de los materiales de construcción sería de 90 millones de toneladas.

Canteras

En Cundinamarca, el desarrollo de proyectos de infraestructura requerirían de 25 millones de toneladas de materiales.

Asogravas

POR:
Alfonso López Suárez
abril 21 de 2020 - 11:23 p. m.
2020-04-21

A partir del próximo lunes la reactivación del sector de canteras para la producción de materiales de construcción será con mucha cautela y a cuenta gotas.

(Lea: ‘Por coronavirus, cayó la operación minera en un 75%’)

La razón, luego de un mes en que esta industria desaceleró la extracción en más del 95%, retomar su ritmo no solo será complejo, sino a la vez paquidérmico, porque los desarrollos de los proyectos de vivienda están empantanados.

(Lea: En medio de la pandemia, hay oportunidades para invertir)

Así, a pesar que el presidente de la República, Iván Duque, abrió el sector de la construcción luego de 30 días de aislamiento preventivo obligatorio, la demanda de edificaciones estaría frenada ante la incertidumbre por la covid-19.

(Lea: Dian llama a cumplir con los impuestos para contribuir en la crisis)

Esto, afectaría de manera sensible el desarrollo mismo de la operación del 42% de los títulos mineros en el territorio nacional que se dedican a la producción de gravas, gravillas y pétreos. A lo anterior se suma que en el mes de cuarentena las canteras dejaron de producir 13 millones de toneladas de material que representan en facturación $40.000 millones brutos.

“Para el presente año la proyección en materia de extracción se trazó en 160 millones de toneladas, pero con la crisis sanitaria por la covid-19, se estima que el volumen esté entre los 90 millones y 120 millones de toneladas”, señaló Carlos Fernando Forero, directo general de la Asociación Colombiana de Productores de Agregados Pétreos (Asogravas).

En el mismo sentido, Juan Camilo Nariño, presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM) subrayó que el sector de canteras dependerá en buena media de la demanda de vivienda “ya que está directamente asociada a los materiales de construcción, fabricación de ladrillos y de cerámicas, que provienen de las gravas y gravillas, y que a partir del próximo lunes 27 de abril se reactivará de forma progresiva”.

Sin embargo, el panorama a partir del 2021 se despejaría para este sector teniendo en cuenta que no solo el sector de construcción para edificaciones recobraría su dinamismo, sino que en el de obras públicas, importantes iniciativas se desarrollarían como el Metro de Bogotá, megaproyecto en el que se utilizarían poco más de seis millones de toneladas de materias de construcción para su montaje.

Estimaciones de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) proyectan que si a esta megaobra se agregan las otras iniciativas que se ejecutarían a nivel nacional como son las vías 4G y 5G, los trenes de cercanías, así como las ampliaciones de los puertos fluviales y marítimos, el aumento en la producción de gravas, gravillas y pétreos podrían llegar a los 210 millones de toneladas en promedio por año al 2026.

“Solo en Cundinamarca, las obras para conectar al departamento con Bogotá como las autopistas con túneles o viaductos, o el regiotram, se utilizarían más de 25 millones de toneladas de material producido en las canteras”, subrayó Forero.

Pero no solo el sector de canteras dependerá en su reactivación del ritmo que imponga la demanda de vivienda, también de los protocolos en prevención sanitaria que se apliquen en las obras de construcción y de cuanto tiempo demoré la emergencia.

El director de Asogravas recalcó que el proceso de recuperación del sector de canteras será muy lento, y las expectativas para lo que resta del presente año decrecerán considerablemente. “Tener un número sobre la operación es complicado, no se tiene certeza sobre el comportamiento de l actividad edificadora, lo único claro es que el ritmo va a ser menor al que se traían antes de la covid-19, indicó.

Agregó que la caída de la operación puede ser entre el 25% y el 40% ya que la demanda de materiales se dilatará en el tiempo y la curva de crecimiento para el sector de la construcción solo se verá en el 2021.

“El gremio estima que habrá cierto movimiento en el sector por el dinamismo en las tareas de infraestructura, pero la dificultad va a ser en edificaciones ya que si bien hay unos proyectos congelados (cerca de 2.000 según cifras de Camacol), la dinámica será diferente ya que se sustenta en la confianza inversionista, así como en la del consumidor, pero con un panorama incierto por lo que representa la pandemia por la covid-19, se presentará una ralentización que tomará algunos meses”, reiteró Forero.

Así, los materiales de construcción que producen las canteras y que son el primer eslabón del encadenamiento productivo en la industria de la edificación decrecerán en su extracción, lo que llevará a su contracción por lo menos en lo que resta del año.

Alfonso López Suárez

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido