close
close

Empresas

Cerrar el ‘anillo’, piedra angular del suministro de gas en el país

Con un gasoducto se busca garantizar a mediano plazo el abastecimiento del combustible en un 75% del territorio nacional.

infografía

Portafolio

POR:
Alfonso López Suárez
octubre 10 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-10-10

La nación viene desarrollando una megaobra que a mediano y largo plazo garantizará aún más la confiabilidad en el suministro de gas natural, tanto residencial como comercial, industrial y vehicular, en el norte occidente, oriente, centro y sur del territorio nacional.

(Lea: ¿Por qué Colombia está importando gas natural?)

Se trata de un anillo de abastecimiento prácticamente en una línea de gasoducto que servirá para atender la demanda en la mayor parte del país con el combustible que se produce a nivel local en los campos de Córdoba y Sucre, y que se sumaría al que se importe por la regasificadora de Barú (con proyecto de ampliación).

(Lea: Al país aún le quedaría mucho crudo: 430.000 millones de barriles)

La obra, que viene haciendo parte de los distintos planes de abastecimiento de gas natural de la Upme, busca no solo cerrar el circuito bidireccional de abastecimiento del gas natural por el occidente del territorio nacional, sino que además se conectaría por el norte para seguir al oriente hasta el interior del país, lo que dará mayor confiabilidad al sistema.

(Lea: Promigas, Ecopetrol y TGI harán pilotos de hidrógeno)

“El sector del gas natural tiene un presente y un futuro estable y confiable. Tenemos el abastecimiento garantizado para los ,ás de 10.3 millones de usuarios, conectados a un servicio robusto”, señaló Luz Stella Murgas, presidenta de Naturgas.

Línea noroccidental

El tramo del anillo al que le falta kilómetros para cerrarlo es el denominado Gasoducto del Noroccidente, proyecto con el que se busca abrir una segunda línea de abastecimiento de gas por el occidente del país, con el que se busca además fortalecer el punto de distribución de Mariquita para garantizar la oferta en el centro y suroccidente.

Para la Upme, con el gasoducto Jobo-Medellín-Mariquita-Bogotá (cuya longitud sería de aproximadamente 508 kilómetros), es conveniente incluir dentro de las obras la disponibilidad de que el gas natural fluya en dirección sur-norte y norte-sur entre los nodos de Cartagena y Jobo, una vez se decida su construcción”.

La entidad resalta además que, es conveniente la construcción de un gasoducto alternativo al de Ballena-Barranca por el noroccidente del país, que interconecte los nodos de Jobo, Medellín, Mariquita y Bogotá, para unir la costa con el interior”.

El proyecto ya inició su proceso de montaje con el tramo Jobo - Medellín de 264 kilómetros, el cual comenzaría obras entre finales del 2021 e inicios del 2022, que será liderado por Canacol Energy, compañía que ya hizo la convocatoria a empresas interesadas en desarrollar el trayecto, y cuya inversión se trazó en US$400 millones.

El contrato para la construcción de esta línea unirá nuestros campos en el departamento de Córdoba con la ciudad de Medellín, y tendrá la capacidad de transportar 100 millones de pies cúbicos día (mpcd) de gas”, explicó Charle Gamba, presidente y CEO de Canacol Energy.

Los otros dos tramos en proyecto de construcción son el trayecto Medellín - Mariquita de 139 kilómetros, y Mariquita - Bogotá de 105 kilómetros.

Con la construcción del gasoducto del Noroccidente, se propone el montaje de una planta de regasificación en Mariquita, así como el de un loop con un diámetro de 10 pulgadas, ya que la ampliación de la estación de compresión en nodo solo incrementaría marginalmente su capacidad de transporte.

Línea norte y oriente

Para continuar con el anillo al norte y oriente del país, el Gasoducto de Noroccidente se conecta con la línea Jobo - Cartagena, que a su vez estará conectada con el tubo Cartagena - Barranquilla - Ballenas - Barranca - Bogotá.

Para la Upme, con la bidireccionalidad desde Jobo hasta Bogotá por el norte del país, y aprovechando ya una línea establecida en el oriente, robustecería el sistema, a lo que se sumaría la ampliación de la regasificadora de Barú, lo que permitiría el abastecimiento hacia el interior, en un proyecto que está a corto plazo mientras entra en operación la regasificadora del Pacífico en Buenaventura y el Gasoducto del Noroccidente está montado en su totalidad.

“Según estudios preliminares, se podría incrementar la capacidad actual de regasificar y entregar al Sistema Nacional de Transporte (STN) de 400 a 450 millones de pies cúbicos día (mpcd) en el 2022, en el cuarto trimestre de 2025 hasta 600 mpcd, y en los años siguientes el volumen suministrado sería de 750 mpcd, lo que permitiría mayor gas para la costa y el interior del país”, explicó José María Castro, gerente de Spec, firma que administra la regasificadora de Barú.

La razón que llevó a la nación a desarrollar la bidireccionalidad del la línea Jobo - Bogotá por el norte y oriente del país es por el declive en los campos de Chuchupa y Ballena, mientras que los campos de Cupiagua, Cusiana y Pautó en el piedemonte llanero surten de gas natural el centro oriente del país.

Entre las obras a desarrollar se destacan el montaje de los tres loops entre Cusiana y Vasconia, en los tramos Porvenir – Miraflores, Puente Nacional – La Belleza, y Puerto Romero – Vasconia, para aumentar la capacidad del sistema. Estas obras incrementarán el volumen de transporte el cual pasará de 417 a 471 mpcd de gas, que representan la mitad de lo que hoy consume el país en una jornada.

Además, se han realizado adecuaciones menores en las siete estaciones de compresión a lo largo del gasoducto Ballena hacia Barranca.

En el montaje del anillo vienen participando activamente la empresas Promigas y TGI, las cuales manejan el negocio en el territorio nacional.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido