Colombia, en mora de ponerle lupa a la seguridad vial vehicular

La siniestralidad en las vías es resultado de múltiples factores, y no depende exclusivamente de la pericia de los conductores.

Darío Hidalgo

Según Darío Hidalgo, director de Fundación Despacio, en 2018 hubo 6.879 muertes por siniestros viales.

Cortesía: Fundación Despacio

POR:
Portafolio
agosto 12 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-08-12

La tasa de mortalidad en Colombia por siniestros viales es intermedia en la región: 13,8 muertes por cada 100.000 habitantes, un valor superior a la de Chile de 12,5 muertes por la misma proporción, e inferior a la de Brasil de 19,7 muertes. De acuerdo con Fundación Despacio se trata de una problemática de salud pública que debe ser atendida, ya que todo incidente ocurrido en las vías, sea o no fatal, es prevenible. Darío Hidalgo, director de Fundación Despacio, amplía a continuación esta perspectiva.

Lea: (Se realiza foro de seguridad vial en Colombia)

¿Cuál es la situación de Colombia en seguridad vial?

En 2018 tuvimos 6.879 muertes por siniestros viales. Consideramos que tenemos un campo de mejora enorme. Los países más avanzados en este aspecto tienen menos de tres muertes por cada 100.000 personas al considerar que una sola muerte es inaceptable, y hacen todo lo que está en su alcance para llegar a cero fallecimientos a causa de siniestros viales.

¿Qué puede hacer Colombia para avanzar en seguridad vial?

En nuestro país necesitamos un trabajo conjunto del Gobierno, las empresas y los individuos. El Gobierno puede avanzar en diseño seguro en la infraestructura, en fortalecer los requisitos para acceder y mantener la licencia de conducción, actualizar el Código de Tránsito, promover la instalación de Cámaras Salvavidas, y a través de la Policía, ejercer un control efectivo de comportamientos riesgosos como el exceso de velocidad y no usar casco para motociclistas. Por su parte, el sector privado puede avanzar en la compra de vehículos más seguros para sus empresas, contar con planes estratégicos de seguridad vial, e incorporar la cultura de la seguridad vial en su ADN. Y, por último, las personas podemos adoptar comportamientos más seguros.

¿Cuál es el rol que juega el diseño vehicular en la seguridad vial?

El diseño vehicular es parte de una cadena que también incluye infraestructura y servicios de movilidad y comportamiento de las personas. Son todas partes de un sistema que debe estar en capacidad de evitar choques y mitigar sus consecuencias. Los eslabones más fuertes de esta cadena son el diseño vial y el diseño de los vehículos. El primero condiciona el comportamiento, por ejemplo, facilitando el tránsito a una velocidad segura. El segundo reduce la probabilidad de choque en caso de siniestro, protege a los ocupantes y a las personas fuera de los vehículos. Esto es lo que se conoce como un sistema seguro, que no depende exclusivamente de la pericia de los usuarios de la vía.

¿Cómo estamos en seguridad vial vehicular en el país?

En Colombia murieron en 2018 un total de 1.860 personas en siniestros viales asociados a vehículos livianos. Es decir tres de cada 10 víctimas de violencia vial estuvieron involucradas con automóviles. Según Latin NCAP, que realiza pruebas de choque de vehículos y otorga estrellas de seguridad, el resultado de una prueba realizada en 2015 arrojó que cuatro de cada 10 vehículos que se compran en el país no son seguros.

¿Hay una tarea pendiente en regulación?

Así es. Si bien en los últimos años incorporamos requerimientos de frenos ABS, bolsas de aire y cinturones de seguridad, nuestras normas tienen un atraso de por lo menos 20 años con respecto a las normas aceptadas en países de la OECD (sin México y Chile), en Colombia aún no exigimos el control electrónico de estabilidad ni la protección de impacto lateral, el frenado autónomo de emergencia o la protección de peatones en caso de atropello, ni el uso obligatorio de sillas para niños. Estos elementos no pueden ser considerados un lujo.

¿Cuál es el impacto de estos elementos de protección en la seguridad vial?

Todos estos elementos salvan vidas y su impacto social y económico es muy positivo. Un estudio de TRL de 2019 indica que la implementación de normas de los elementos de seguridad para vehículos tiene el potencial de salvar 14.000 vidas en los próximos 10 años en Argentina, Chile, Brasil y México, un equivalente económico de USD 28.900 millones. Nuestra estimación en Despacio, aplicando la misma metodología de TRL, es que se tendría el potencial de salvar 2.867 vidas y un impacto económico neto positivo de USD 1.529 millones en Colombia.

¿No son los vehículos seguros más caros?

No necesariamente. Hay algunos vehículos de gama baja que, pese a ser económicos, incluyen condiciones de seguridad adecuadas. Además, TRL estima que el costo adicional de proveer elementos de seguridad está entre USD 200 y 1.000. Este valor es realmente bajo en comparación a los beneficios y al final la vida es invaluable. Si se hacen obligatorios los elementos de protección, este valor se reduce.

¿Y por qué este tema no está en la agenda nacional?

La mayoría de las marcas han comercializado sus vehículos priorizando comodidad, precio y consumo de combustible, dando poca atención a la seguridad. Como resultado, el mercado ha respondido a estos elementos de manera prioritaria. Una encuesta realizada por el Centro Nacional de Consultoría muestra que más del 40 por ciento de los potenciales compradores de vehículos priorizan esos factores y solo 16 por ciento menciona la seguridad como un elemento a tener en cuenta al comprar. Esto puede empezar a cambiar con la nueva regulación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial sobre publicidad impresa (Resolución 567 de 2018), a partir de octubre próximo, que obliga la inclusión de elementos de seguridad en la publicidad, mejorando así la información a los consumidores.

Siga bajando para encontrar más contenido