close
close

Empresas

Cómo construir una cultura organizacional para retener el talento

Tener claro cuál es el propósito y los objetivos de la empresa, es el primer paso para lograrlo. 

cultura organizacional

cultura organizacional

PORTAFOLIO

POR:
Portafolio
mayo 18 de 2022 - 03:44 p. m.
2022-05-18

La construcción de la cultura organizacional se ha convertido en una prioridad para todas las empresas. Los hábitos, las rutinas y los rituales, aspectos que construyen dicha cultura, conforman un elemento transversal que puede llevar a los líderes a impactar a la organización de forma positiva, y retener el talento humano. 

(Cómo encontrar talento especializado para las empresas de tecnología).

Por lo que, resulta importante involucrar a todas las partes de la compañía en el desarrollo de la cultura organizacional. “Pensar hoy en día en la cultura organizacional solamente desde el área de recursos humanos es un grave error. La cultura viene dada desde las cabezas de la empresa y es el área de talento humano junto con esos líderes quienes deben ser responsables de llevar su implementación en la organización”, señaló Santiago Morales, director de Marketing en Talentu, plataforma de talento para reclutar y resolver los problemas de retención de las organizaciones.

Eso sí, desarrollar la cultura organizacional en la empresa no es una tarea sencilla porque es algo que se crea con el día a día. Por eso, Talentu da a conocer cinco recomendaciones o pasos para implementarla de la mejor manera.

(Este es el procedimiento para prevenir y combatir el acoso laboral).

Cultura organizacional para retener el talento.

Cultura organizacional para retener el talento.

PORTAFOLIO

1. Tener claro cuál es el propósito y los objetivos de la empresa, su misión, los valores al interior de esta. 

2. Identificar quiénes son los líderes de la organización que le pueden ayudar a bajar estos propósitos y valores al resto de los equipos.

3. Dar conocer a toda la empresa el norte a tomar. Se pueden realizar actividades periódicas para chequear el conocimiento de los objetivos, valores y propósitos.

4. Medir de manera constante el impacto de los objetivos que se están desarrollando. Además, se pueden otorgar incentivos a aquellos que adopten las nuevas costumbres.

5. Escuchar de manera atenta a los trabajadores para identificar cómo se pueden mejorar las actividades, cómo se sienten con esos valores y por qué los ayudan a lograr el propósito de la empresa.

PORTAFOLIO

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido