Construcciones prefabricadas crecieron 167% en 5 años

Los estratos medio y alto jalonan el sector. La VIS se posiciona como la mejor oportunidad.

POR:
julio 29 de 2012 - 06:46 p.m.
2012-07-29

Los últimos años han sido de bonanza para el sector que se dedica a la producción de estructuras prefabricadas en el país, que encontraron su lugar como una alternativa al momento de adquirir vivienda.

Tal ha sido el desarrollo de este sistema constructivo que el número de unidades iniciadas pasó de 3.147 durante el primer trimestre del 2007 a 8.402 en el mismo periodo de este año, cifra que representa un incremento del 167 por ciento en las construcciones.

Entre los factores que han contribuido al desarrollo del segmento, están la rapidez con que pueden ser edificadas (entre 60 y 70 por ciento más rápido, dependiendo de la complejidad de la construcción), la economía en los costos (alrededor de 20 por ciento menos que una casa tradicional) y la versatilidad para ubicarlas, especialmente en zonas que están afuera de las áreas urbanas.

Aunque, tradicionalmente, las viviendas prefabricadas se han asociado a personas de escasos recursos, lo más curioso detrás de este crecimiento es que son las personas de estratos medio y alto quienes jalonan su desarrollo, según reportan diferentes representantes del sector.

VIS, la oportunidad

En este contexto, los productores de casas prefabricadas ven los proyectos de Vivienda de Interés Social (VIS) como una alternativa de crecimiento para los próximos años, pues, incluso, algunas entidades sin ánimo de lucro ya utilizan esta alternativa para atender las necesidades de población vulnerable.

“Estamos desarrollando algunos proyectos de vivienda en atención a la ola invernal. Ofrecemos este tipo de vivienda a las familias en zonas muy apartadas de Colombia”, asegura María Margarita Ruiz, directora general de Servivienda.

Al respecto, el viceministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, señaló que el Gobierno ve con buenos ojos la entrada de estos actores a participar en el proyecto de las cien mil viviendas que adelanta la actual administración, siempre y cuando sus casas cumplan con las normas de sismoresistencia.

"Debe ser fácilmente portable para que pueda llegar a sitios alejados donde no tengamos industrias tradicionales. El país todavía tiene mercado para crecer y la oferta se concentra en los centros urbanos”, señaló el funcionario.

Cristina Bustamante / Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido