Cuatro obstáculos para el liderazgo

manejo de crisis

Manejo de crisis en las empresas.

123rf.com

POR:
Portafolio
enero 11 de 2019 - 09:00 p.m.
2019-01-11

Me gusta la expresión que dice “toda moneda tiene dos caras” y se aplica a algunas necesidades humanas, que cuando se encuentran fuera de balance, se convierten en obstáculos para su liderazgo.

(Lea: Liderazgo: se invierte, pero mal)

En mi trabajo como coach ejecutiva, he confirmado que cuando un profesional intenta modificar comportamientos que producen un impacto negativo en su liderazgo, la dificultad para transformarlos, en 4 obstáculos, que no permiten que los líderes sean efectivos.

(Lea: Dos tipos de liderazgo para un mismo objetivo)

Quiero compartir los 4 obstáculos que les impide a los líderes desarrollar alcanzar metas, porque al ser conscientes de esto, es posible trabajar en aspectos que impactan positivamente los resultados y entorno.

Necesidad de controlar desbalanceada: Controlar es una forma de mantenerse a salvo de peligros, alcanzar metas y evitar resultados indeseados. Las personas con fuerte necesidad de controlar son activas, cumplen con sus objetivos, producen resultados de alta calidad, y ante las dificultades se responsabilizan y solucionan.

Sin embargo, cuando los líderes son muy perfeccionistas y poco tolerantes ante las equivocaciones; se estresan cuando las cosas no se dan como las planearon; se comunican desde la frustración, y se sobrecargan con responsabilidades que no les corresponden, y la necesidad de controlar está fuera de balance. Esto afecta su capacidad para delegar, comunicarse con asertividad, manejar el tiempo y el estrés.

Necesidad de ganar desbalanceada: Querer ganar trae muchos beneficios. Un nivel sano de ambición es una característica positiva que ayuda a crear una visión inspiradora y enfocarse en los objetivos. Las personas con fuerte necesidad de ganar se comunican de manera directa, ponen límites, enfrentan el conflicto y trabajan bajo presión hasta alcanzar sus metas.

No obstante, si infunden miedo para imponer su autoridad, ganar argumentos y hacer que otros sigan sus instrucciones, su necesidad de ganar está fuera de balance, lo que afecta a su equipo, el clima laboral, la capacidad para escuchar, mantener la calma, comunicarse con respeto, generar lealtad, recibir retroalimentación y construir confianza.

Necesidad de agradar desbalanceada: Para convivir en armonía es importante saber ceder, demostrar interés por el otro y colaborar. Las personas con fuerte necesidad de agradar son muy empáticas, generosas, respetuosas, solidarias y saben escuchar. La necesidad de agradar está en desequilibrio cuando no expresan sus ideas o desacuerdo por miedo al conflicto; dicen ‘sí’ queriendo decir ‘no’, y sacrifican su propio bienestar por complacer a los demás.

Necesidad de defender desbalanceada: Es importante saber defender nuestro tiempo, espacio personal e ideas. Estas personas son concretas al comunicarse, manejan bien su tiempo y ante los problemas mantienen la perspectiva.

La necesidad de defender está desbalanceada si constantemente señalanlas equivocaciones en los argumentos de otros; proyectando una imagen de arrogancia, y dejando de compartir con sus colaboradores por correr detrás del tiempo. Esto afecta su capacidad de escuchar, congeniar con sus equipos y comunicarse con empatía.

Melanie Amaya Hurtado
Cofundadora y CEO de Amayaco

Siga bajando para encontrar más contenido